HOSPITAL DEL ALMA

.

HOSPITAL DEL ALMA Por El Duque de Santo Ton (Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)   Querido Duque: Mi novia es de Yajalón pero radica en Tuxtla porque aquí estudia.   Vive sola en un departamento que alquilaron para ella sus papás, quienes también le mandan dinero cada fin de semana. Ella es tan generosa, que deja que yo me acueste con ella en su cama y compra una botella y botanas para recobrar fuerzas cuando hacemos el amor. Sin embargo, la otra noche me confesó que tiene un primo que también llega a visitarla, y que los dos, tendidos en la misma cama, ven películas pornográficas que él consigue. El primo es mayor que ella, mi novia tiene 24 años y su primo, unos 37. Ya le dije a ella que, según mi parecer, no es correcto que dos primos de diferente sexo vean juntos y solos películas pornográficas, a lo cual ella me dice que no tiene nada de malo y que ella hacía esto con el primo desde antes de conocerme y que yo me estoy imaginando cosas que no son. Me dijo que soy un paranoico ¿será cierto? Andrés Tuxtla Gutiérrez   Querido Andrés: Las películas pornográficas tienen la única finalidad de excitar al espectador para masturbarse o para tener sexo. Así que tu novia está tomando leche de dos mamilas; ese tipo ni es su primo y se acuesta con ella igual que tú. Si no te gusta compartir o que te mientan, mejor busca otro amor.   Querido Duque de Santo Ton: Mi novio y yo cumplimos hace tres años de ser pareja. En el sexo todo nos va más o menos bien. Mi consulta es porque el único problema que tenemos es que en los días que yo tengo la regla no se me antoja tener relaciones íntimas con él. Incluso me atrevería a decir que me da asco todo el tema de la sangre (también me parece poco higiénico cuando mis amigas me cuentan que ellas sí lo hacen). El caso es que mi novio insiste en tener relaciones durante esos días y hasta quiere practicarme el sexo oral aunque est{e sangrando. Yo no sé qué hacer.  Isabel Chiapa de Corzo   Querida Isabel: El tener sexo con alguien debe ser ante todo algo placentero para ti. Si existe algo que no te plazca o te provoque asco, entonces lo mejor es hacérselo saber a tu novio de manera tajante y si él insiste en darte el “beso del payaso”, así se conoce en el argot popular a esa práctica, entonces búscate otro novio mamacita porque ese que tienes es un cochino.   Querido Duque: Soy un hombre de 26 años, y toda mi vida he sufrido por el hecho de ser homosexual. Lo soy desde siempre, perdí la virginidad a los doce años y hasta la fecha nunca he tenido sexo con mujeres, siempre he vivido mi sexualidad de manera oculta. Bueno, no tanto, porque todo el mundo que me conoce sabe que soy gay: mis amigos, mi familia, mis conocidos, etc. Ellos lo aceptan, no les importa, pero yo tengo problemas graves de autoestima. No me acepto, no creo ser normal. Creo que lo normal es hombre con mujer y esto está provocado por problemas psicológicos. No puedo evitar pensar que estoy mal hecho, que soy una desgracia y que todos a pesar de que me aceptan, también guardan su distancia conmigo y me segregan. Benigno Tuxtla Gutiérrez   Querido Benigno: Como tú mismo lo escribes, el problema está en ti no en los demás. El hecho de que te segreguen por ser homosexual es algo con lo que debes luchar tú mismo, porque reprobar el sexo entre hombres o entre mujeres es un lugar común que siempre estará presente en tu vida y está en ti aprender a lidiar con él.   Querido Duque de Santo Ton: Tengo una enorme curiosidad por saber qué se siente hacer el amor con dos hombres a la vez. Las mujeres tenemos esa posibilidad, y no se me quita de la cabeza hacerlo algún día. Pero sé que es complicado. No puedo hablarlo con nadie pues parecería que fuese una enferma del sexo. Ya sé que es algo muy personal. Pero sólo anónimamente puedo pedir algún consejo, y he pensado en mi querido Duque de Santo Ton porque sabe todo y lo que no lo inventa. Amparo San Cristóbal   Querida Amparo: Yo no invento nada, aunque a veces expreso mi opinión.  Te felicito por aceptar que tienes una fantasía sexual y quieres llevarla a la realidad. Evidentemente, el soñar que estás en la cama con dos hombres implica el deseo de ser penetrada por las tres cavidades de tu cuerpo que lo toleran (vagina, ano y boca) e incluso llegar a pensar en una interacción entre ambos sujetos. En nuestra sociedad me parece que encontrar personas dispuestas a jugar ese juego debe ser difícil a causa del machismo rampante que nos domina y que considera impensable que dos hombres tengan sexo en la misma cama y al mismo tiempo, aún con el pretexto de querer hacer un trío con una mujer.   Querido Duque de Santo Ton: Cada vez oigo hablar más de la eyaculación femenina. Yo no la tengo o al menos eso creo, pero tampoco tengo muy claro a qué se refieren con la eyaculación femenina, si es importante y por qué se está poniendo tanto de moda. Carmen Tuxtla Gutiérrez   Querida Carmen: La eyaculación femenina es la expulsión, a través de la vulva, de un fluido con cierta energía durante el orgasmo. Antes no se tocaba el tema con frecuencia, pero ahora está de moda, y muchas mujeres sienten que están incompletas o algo no está bien en ellas si no experimentan la eyaculación. Debo aclararte que no todas las mujeres son capaces de eyacular, pero el que no se eyacule no quiere decir que el orgasmo sea menos placentero que si no lo hay.   Duque: ¿Qué diferencia existe entre moda y elegancia? Mireya Tuxtla Gutiérrez   Querida Mireya: La palabra elegancia proviene del latín, del verbo elegiré, que significa elegir, por consiguiente, la elegancia consiste en saber escoger y seleccionar las prendas en virtud de unos factores determinados como, las propias particularidades físicas, el ambiente, la hora, el lugar y la ocasión. Elegancia no significa ir a la última, con lo que los diseñadores imponen por temporadas, no hay que ser un esclavo de la moda, podemos seguir las tendencias actuales teniendo en cuenta nuestras características físicas, sociales y profesionales, esto nos facilitará a encontrar el equilibrio y la armonía entre lo que nos favorece y procede en cada situación. Hay que tener en cuenta que la elegancia no va unida al poder adquisitivo, vemos constantemente personas públicas, que por mucho que lo intentan no consiguen la combinación y elección adecuada: elegancia y estilo.

EN LA MIRA

.

EN LA MIRA Por Héctor Estrada   Agustín Bonifaz, de la expulsión perredista a los vínculos delictivos

HOSPITAL DEL ALMA

.

HOSPITAL DEL ALMA Por El Duque de Santo Ton (Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)   Querido Duque de Santo Ton: Siento que a mi edad, y después de divorciarme hace seis meses, me es muy difícil reiniciar mis actividades en el campo sexual, ya que siempre fui muy conservadora en ese aspecto. No he vivido lo suficiente en este terreno, pues mi ex esposo también era un tipo parco y no tenía iniciativa. Siempre caímos en la rutina y eso fue deteriorando nuestra relación; y ahora estoy convencida, cuando converso incluso con mis amigas, de que una nutrida vida sexual, con ciertas perversiones en la que ambas partes estén de acuerdo, enriquece la existencia y te dan ganas de seguir ¿es cierto? Ofelia San Cristóbal   Querida Ofelia: Las perversiones son como las especias o como el chile, aderezan las relaciones de cama e impiden el aburrimiento. Es muy importante lo que dices respecto al acuerdo que debe existir entre los perversos y que recuerdes que vivir nuevas experiencias sexuales no significa que te vuelvas promiscua ni te andes regalando con el primero que te habla bonito.   Querido Duque de Santo Ton: Tengo 33 años y hace dos meses salgo con un hombre de mi edad. Yo tengo una niña de 6 años fruto de una relación anterior y para él no supone ningún problema. Dice que se encuentra muy a gusto conmigo, pero que necesita ir despacio porque no es de la clase de personas que sienten todo al principio, sino que poco a poco se va encariñando con a la persona. Suele hablar de un futuro en común, todo indica que se siente bien a mi lado, además él mismo me ha dicho que todo en mí es lo que buscaba en una persona. Leonora Tuxtla Gutiérrez   Querida Leonora: Para mí que es gay.   Querido Duque de Santo Ton: A mis 30 años nunca he tenido ninguna pareja, pero hace algunos meses conocí a un señor en mi trabajo que literalmente, me encantó. Su aspecto es el de un joven maduro pero después me enteré de que ya tiene 48 años, pero eso no me importa porque el hombre me atrae muchísimo. Él es jefe de área y llevamos una buena relación laboral,  además es muy culto, pertenece a una buena familia y tiene buena posición económica. Al principio no me gustaba, solo me caía bien, me era agradable, pero un buen día él tomó mi mano y me dijo que me había soñado. Yo me puse súper nerviosa, pero empezó a entusiasmarme la idea de que se interesara en mí. Al pasó de los días comenzó con sus juegos y comenzó a tocarme las mejillas y el hombro, no sé qué me pasaba, me bloqueaba y me ponía nerviosa, hasta que un día me dio un beso, para mí fue mi primer beso de lengua y él se dio cuenta y por lógica también supuso que yo no había estado con nadie. Desde entonces empezó a hacerme propuestas para tener un encuentro sexual conmigo, y a mí me daba mucha curiosidad, me interesaba mucho estar con él. En una fiesta de la oficina, él me invitó a que me fuera con él a un motel que le dicen “El Troya”,  pero yo le dije que no porque no estaba preparada para ese paso tan importante. Él no lo comprendió, por lo que pienso que me utilizó y que sólo se burló de mí. Dese entonces no me dirige la palabra ni me contesta el saludo. Lo malo es que no puedo sacarlo de mi mente. Debido a que trabajamos juntos nos tenemos que ver todos los días, pero él me ignora. Gertrudis Tuxtla Gutiérrez   Querida Gertrudis: A tus 30 años te has tardado demasiado en dar ese “paso tan importante”. El hombre está por cumplir 50 años de edad y seguramente no está interesado en seducir a una inocente treintona, sino más bien pasar buenos momentos contigo en la cama. Si es tan maduro, también tendrá más experiencia y sabrá llevarte a esos terrenos que jamás has pisado pero en los que te encantará revolcarte.   Duque de Santo Ton: Soy margarita, una chava de 18 años, y quiero contarte lo siguiente: Yo tengo a mi novio y ya voy para tres años con él. Sin embargo, estudio la prepa en el turno vespertino, y uno de mis compañeros es muy amigo mío, los dos nos llevamos muy bien, excelentemente, convivimos mucho. Él es casado y los dos nos gustamos, sentimos algo en común, yo sé que lo nuestro no puede ir más allá de una amistad, pero ¿qué hacer? estoy muy confundida. Margarita Tuxtla Gutiérrez   Querida Margarita: Si tú ya te vas a casar con otro y tu amigo ya está casado con otra, ustedes no pueden ser nada más que amigos; aunque eso no les impide vivir una aventura para darse ese gusto que se quieren dar. Son jóvenes, son preparatorianos y obviamente los dos se calientan el uno con el otro. Dense la oportunidad de ser infieles a sus respectivas parejas y disfrútense sin límite, pero tengan mucho cuidado de que los descubran porque una simple distracción podría arruinar sus respectivas vidas matrimoniales.   Querido Duque: Soy un hombre solitario. Aunque actualmente tengo un buen puesto en el gobierno, siempre me ha ido mal con las mujeres. Casi toda mi vida he estado solo, no siento merecer a nadie, no me siento correspondido por ninguna mujer. Tengo ya mis ahorritos, una buena casa y dos coches nuevos, pero ni así he podido encontrar mi media naranja. Quisiera saber qué me puede estar pasando. Luis Fernando Tuxtla Gutiérrez   Querido Luis Fernando: Si ni con todas esas ventajas no logras conseguir mujer, tal vez  lo que buscas es hombre y no lo quieres admitir. Con las nuevas reformas legislativas, salir del clóset sigue siendo un estigma pero por lo menos algunos te aplauden.   Querido Duque: Cuando empecé a estudiar en la universidad,  me daba clases un profesor que tenía fama de que le gustaba acosar a sus alumnas. De hecho, su primera esposa había sido alumna de él. Era algo confianzudo (me tocaba mucho el brazo) pero nunca llegó a más. Los problemas comenzaron al año siguiente, cuando me veía algo mas coqueta de lo normal, se encabronaba mucho y se desquitaba con mis compañeros de clase y a mí me ignoraba completamente.  Un día me dijo que se la pasaba pensando en mí y que si accedía a tener relaciones sexuales con él, que ya no me preocupara por las calificaciones. Al principio me indigné por la propuesta pero después la acepté porque ni me gusta estudiar y el profesor coge bien rico ¿hice mal? Noris Tuxtla Gutiérrez   Querida Noris: Ya estás en edad de dar su justo valor a las cosas y actuar en consecuencia. Sin embargo, quiero decirte que la vulgaridad en el hablar (o escribir) no se ve muy bien en ninguna mujer por zorra que sea.

HOSPITAL DEL ALMA

.

HOSPITAL DEL ALMA Por El Duque de Santo Ton (Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)   Querido Duque: Tengo 23 años y me he enamoré de uno de mis subalternos de la oficina.  Soy su superior y mi trabajo directivo me obliga a cubrir las apariencias.  Sé que doy el aspecto de ser una cerda, pero no puedo arriesgarme a que se sepa que tengo un romance con un vulgar empleado administrativo.  Cuando estamos a solas él me reclama porque dice que lo hago sentir inferior, pero es que realmente es inferior; si no fuera porque es muy guapo y me pone muy caliente, ni siquiera lo dejaría tutearme. Alicia Tuxtla Gutiérrez   Querida Alicia: Efectivamente: das el aspecto de ser una cerda.   Querido Duque: Era mi último semestre de universidad entré a trabajar como mesero en un bar de Tuxtla. El tipo que me contrató —mi nuevo jefe— estaba guapísimo. Era mayor que yo y parecía un dios griego. Mi primer turno fue dos días después. Me di cuenta de que mi jefe era muy mamón (era serio e intimidante, como si llevara mucho tiempo en el negocio) pero aun así me encantaba. Un día me preguntó que si quería ir a ver una película con él a su departamento después del trabajo. Todos sabemos qué significa eso. No es la primera vez que pasa. De todas formas me gustaba desde que entré. Además ya tenía mucho tiempo sin sexo, así que acepté. Fuimos a su departamento, vimos veinte minutos de una película que no recuerdo y fajamos. Mi consciencia decía que era mala idea cogerme a mi jefe y me gustaba hacerlo esperar, entonces esto fue todo lo que hicimos. Poco después me volvió a invitar. Fajamos en su cama pero esta vez nos quitamos la ropa. En general soy muy responsable con eso del sexo seguro, pero esta vez me dejé llevar por el momento y me penetró sin condón. A la mañana siguiente me fui de viaje al puerto. Mi jefe me llevó a la terminal de camiones y me estuvo mandando mensajes tiernos para hacer planes y esa clase de cosas. Fue lindo. Sin embargo, cuando me reincorporé al trabajo, lo encontré muy serio, me dijo que ya no quería tener relaciones homosexuales y que ya tenía novia. También me dijo que ya no querían mis servicios en el restaurante, lo cual no creo que sea cierto porque jamás di motivo de queja. Pienso demandar a la empresa y hacer públicas las preferencias sexuales de mi jefe. Hernán Tuxtla Gutiérrez   Querido Hernán: No creo que ganes mucho prolongando un asunto que empezó mal desde el principio. Entregarte a los deseos carnales de tu jefe te colocó en una posición de indefensión en la que él tiene todas las de ganar. Búscate otro trabajo y aprende de esta experiencia. Lo que me parece muy tonto es que hayas tenido sexo sin condón, eso es una ruleta rusa.   Querido Duque: Tengo 12 años y acabo de terminar la primaria. Estoy pasada de peso, no muchísimo, pero sí debo estar más delgada, lo reconozco. Y no me gusta estar gorda. Veo a mis compañeras y amigas y me da envidia verlas delgadas. Me peso muy seguido. En mi casa me dicen constantemente que no coma alimentos que me engordan. A veces hago caso y a veces no. Me gustan los chocolates y el refresco. Casi no como pan ni tortillas, pero me encantan los postres. ¿Me puedes decir de alguna dieta que me ayude a adelgazar? No quiero estar como cadáver, pero sí menos gorda. Mi mamá me dice que con que deje de comer azúcares y refresco bajo de peso. Josefa Tuxtla Gutiérrez   Querida Josefa: No hay nada más desagradable que una adolescente obesa, además de que entre más edad tengas más difícil te será bajar de peso. Te sugiero que pidas a tu mamá que te lleve con un endocrinólogo o con algún médico similar para que te ayude a controlar tu gordura.   Duque de Santo Ton: Tengo una hija de 16 años. Ella actúa muy inocentemente en la casa, delante de su padre y de mí, pero por pura casualidad escuché una conversación que tuvo con una de sus amigas un día que estaban en la casa y ella creía que yo no estaba y hablaba con mucha liberalidad y sinceridad con su amiga. Me quedé fría cuando escuché que le decía que en las noches se sale de la casa cuando su papá y yo ya estamos dormidos y que ha hecho “cosas” con los muchachos, que no ha tenido relaciones íntimas, pero de lo que hace a eso sólo hay un paso y temo que no tardará en darlo ¿Cómo hablo con ella sin decirle que la escuché cuando hablaba con su amiga? No quiero que me pierda la confianza, pero tampoco quiero que arruine su vida con esas cosas o con un embarazo o algo peor. Andrea Tuxtla Gutiérrez   Querida Andrea: Para empezar no puedes perder la confianza de tu hija porque no la tienes. En la actualidad los jóvenes empiezan la actividad sexual a más temprana edad y por lo general es a escondidas. Yo te sugiero que seas tú quien tome la iniciativa, hables con ella y le expliques todo lo que piensas en lo que se refiere al sexo, además de las maneras de protegerse adecuadamente, sin agresividad y sin imposiciones, simplemente con ganas de que la niña no tenga necesidad de salir a la calle a media noche por andar de caliente.   Querido Duque: Llevo años casada y todo normal, mis relaciones son satisfactorias con mi pareja, pero últimamente mi marido sólo quiere penetrarme por detrás, de forma muy brusca y muy cochina, esa es su posición, la que le gusta y la que lo hace llegar a su eyaculación, pero  siempre añade nalgadas muy dolorosas. Eso nunca nos había pasado antes, no sé qué puede estar pasando ¿a qué se pueden deber estos cambios? Me gustaría saber tu opinión, pues yo hablo con él y dice que hay que cambiar, nada más. Martha San Cristóbal   Querida Martha: La vida sexual puede llegar a ser monótona y lo que hace tu marido es experimentar otra forma de disfrutar el acto, para romper la monotonía y encender la pasión. Déjate llevar hasta donde te sea posible y si de plano te duelen mucho las nalgadas, pellízcalo tú a él para que sepa que en el dar está el recibir.   Querido Duque de Santo Ton: para mí es un problema el tener el pene tan grande, por incompatibilidad con mi pareja. Lo que pasa es que a ella a veces le cuesta adaptarse a mi tamaño, sobre todo ahora que toma la píldora y tiene problemillas de sequedad, le cuesta más que antes. También hay posturas que la molestan. ¿Hay algo que pueda hacer para mejorar el sexo con mi pareja? ¿Es problema mío o de ella? ¿O es que somos incompatibles? Adrián Tuxtla Gutiérrez   Querido Adrián: El problema es de ambos y entre los dos pueden encontrar la solución adecuada. Si tienen dificultades para hacerlo, consulten a un médico especialista, les facilitará el camino.

Comentarios