Debemos hacer lo que nos une y dejar de lado lo que nos divide

.

Debemos hacer lo que nos une y dejar de lado lo que nos divide Por María Elena Orantes López   El país no puede ya inventar destinos artificiales cada seis años. La imposibilidad de llegar a acuerdos entre partidos de distinto signo ha frenado el desarrollo de México en muchos ámbitos de la vida nacional. En sentido técnico padecemos todavía, a nivel gobierno, una macrocefalia institucional que también se refleja en los partidos, a la vez que asistimos, paradójicamente, a la fragmentación de los mismos. El transguguismo está en pleno apogeo. Los resabios de neopatrimonialismo están a la vista de todos, y la personalización de la vida pública sigue presente, a pesar de los contrapesos institucionales.

EN LA MIRA

.

EN LA MIRA Sigue desenfreno y arbitrariedades del dictador sindical en CECyTE Chiapas La imparable corrupción de la obra pública

Comentarios