Felipe Arizmendi pide recibir a nuevo obispo con fe y amor

Felipe Arizmendi pide recibir  a nuevo obispo con fe y amor

Rodrigo Aguilar llegará a San Cristóbal de Las Casas el próximo 3 de enero de 2018

 

 

 

Santiago López

San Cristóbal de Las Casas

 

El Papa Francisco designó el pasado viernes 3 de noviembre a Rodrigo Aguilar Martínez como nuevo obispo de la Diócesis de San Cristóbal, en sustitución de Felipe Arizmendi Esquivel, quien presentó su renuncia el 1 de mayo de 2015, cuando cumplió 75 años de edad, como indican las normas de la Iglesia.

Rodrigo Aguilar Martínez, hasta ahora obispo de Tehuacán, iniciará su ministerio episcopal el 3 de enero de 2018 por lo que Arizmendi Esquivel agradeció la oportunidad de hacer servicio episcopal en Chiapas por casi 27 años, “más de 9 años en Tapachula, a donde llegué el 7 de marzo de 1991, y 17 años y medio en San Cristóbal de Las Casas, desde el 1 de mayo de 2000 hasta la fecha”

“He procurado mantenerme fiel a lo que dije el día de mi llegada a San Cristóbal: No vengo a competir, ni a destruir, sino a complementar. Nunca quise competir con mi ilustre antecesor, Monseñor Samuel Ruiz García. Él abrió caminos que habían sido inspirados por el Espíritu Santo en el Concilio Vaticano II”, añadió.

En un mensaje difundido explicó que estos cambios son normales en la vida de la iglesia, tal como los 12 apóstoles elegidos por Jesús que no eran permanentes y eternos, sino que tuvieron sucesores a través del tiempo, “por ello Dios, por medio del Papa Francisco, eligió al obispo Rodrigo Aguilar Martinez, como nuevo pastor de esta Diócesis quien llega el 3 de enero”.

Invitó a recibirlo “con fe, amor y comprensión” y con disposición a colaborar con él en la pastoral evangelizados de la Diócesis; “les ruego que oremos por él para que el espíritu santo lo anime y fortalezca”.

Es de mencionar que el Papa nombró como Administrador Apostólico de la diócesis a Felipe Arizmendi, según el documento original en latín que el mismo día en que nombraron a su sucesor o le aceptaron la renuncia.

El mismo 3 de noviembre, antes de saber esta información, en la Diócesis de San Cristóbal, Arizmendi Esquivel se había reunido el Colegio de Consultores, y había sido nombrado Administrador Diocesano por lo que prevalecerá su nombramiento y continuará en la práctica, con casi todas las facultades de obispo diocesano hasta la llegada de su sucesor el 3 de enero de 2018.

Por último, dijo que regresará a su Diócesis de origen, Toluca, a partir del 4 de enero de 2018, “donde me dedicaré, mientras Dios me conceda vida y salud, y de común acuerdo con esa diócesis y con mi diócesis actual, Tenancingo, a escuchar a las personas en confesión y en asesoría espiritual. Me encomiendo a sus oraciones. Muchas gracias”.

Comentarios