HOSPITAL DEL ALMA 11/09/18

HOSPITAL DEL ALMA 11/09/18

El duque de Santo Ton

(Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)

Señor Duque:

Tengo 72 años, por lo que ya no se me para el pene y por lo mismo no puedo hacer sexo con mi esposa. Ella es más joven que yo y no deja de intentarlo, pero yo no le puedo responder como hombre.

 

Froilán

Tuxtla Gutiérrez

Querido Froilán:

El hecho de que no se te pare el pene, no se debe a que tengas  72 años de edad, ya que la vida sexual de las personas no acaba con la edad. Tu problema se llama “disfunción eréctil” y debes consultar a un médico para que te ayude. La impotencia es curable en todas las etapas de la vida, solo se requiere de un buen diagnóstico, para recibir el tratamiento adecuado. Aunque, ya que lo mencionas, a tu edad podría deberse a consecuencia de alguna enfermedad como la diabetes o bien algún problema con la próstata, ambos casos tienen cura.

Duque:

Tengo 18 años de edad, y en el mismo edificio en el que vivo hay una señora de 50, que es viuda, soltera, divorciada o dejada. A veces es muy provocativa conmigo y me pregunta que si ya he tenido mi primera relación sexual, que si ya tengo novia y cosas así. Siempre me tira la onda y la verdad es que me atrae físicamente pero no sé cómo decirle que no quiero tener sexo con ella, porque no me late tanto como para eso y tampoco sé cómo lo tome.

Pablo M.

San Cristóbal

Querido Pablo M.

Cuando la vieja te tire los perros descaradamente, es el momento en el que debes hacerle saber que su coqueteo es halagador pero que no la llevara a la cama contigo. Puedes decirle algo como: “me halaga que me digas esas cosas y sí eres muy atractiva, pero no quiero tener sexo contigo, te pido por favor que me respetes en este sentido”. Muchas mujeres creen en el mito de que los hombres a cualquier edad debemos estar listos para responde a cualquier provocación, más si son jóvenes pues las hormonas están muy aceleradas y se aprovechan de ello, pero crecer y madurar sexualmente implica elegir libremente con quién sí y con quien no tener intimidad, usa tu derecho, aunque lo más seguro es que piense que eres gay y se lo cuente a todo el edificio.

Querido Duque de Santo Ton:

Mi esposo y yo tenemos 5 años de casados, y tenemos un hijo de tres. Antes, él era el típico macho mexicano al que le gustaban todas las mujeres, veía porno sin parar, tenía en su teléfono fotos y videos de mujeres desnudas. En ocasiones encontré conversaciones, fotos y videos y el contestaba cosas muy calientes. Tenía dos redes sociales, buscaba mujeres de todas las edades, relaciones abiertas y a distancia. Me disgusté mucho, peleamos y el prometió dejar todo esto. Una noche estaba muy raro, por lo que revisé su celular y me sorprendió una conversación que tuvo con un hombre, que le decía cosas como: “quiero ver tu pene, quiero saber qué tan grande es”; muy a su estilo, mi esposo le respondió muy sensual y le envió unas fotos de su pene y otras en ropa interior transparente. Tengo miedo de que mi marido se haya vuelto gay, dime qié puedo hacer.

Sonia

Tuxtla Gutiérrez

Lo primero que tienes que hacer, es dejar de espiar los celulares ajenos, incluso el de tu esposo; ya que además de ser un acto de mala educación, puede conducirte a confusiones como la que tienes. Para salir de ella tienes que hablar con él, enfrentarlo, cuestionarlo. Todo el mundo tiene derecho a decidir si quiere y puede estar en pareja con una persona que tiene gustos diferentes. Quiero decirte que nadie se hace homosexual de la noche a la mañana, ni esos gustos se quitan por obra y gracia del Espíritu Santo. Si a tu marido le gusta el arroz con popote, puedo jurarte que el antojo no es de ahora sino desde que se inició en la vida sexual. Tal vez por eso presumía tanto de ser “mujeriego”, en un infructuoso afán de taparle el ojo al macho. Trata de tomar la mejor la mejor decisión pensando en tu hijo y en la manera en la que lo han educado.

Querido Duque:

Hace ya más de siete años que hago el amor con mi papá y no me siento mal. Él y mi mamá se separaron cuando ella estaba embarazada de mí. Todo empezó porque yo no me crié con mi papá, el vivía en Nueva York y cuando regresó a Tuxtla, mi mamá había fallecido y yo ya estaba grande. Por disposición de mi abuelita, me fui a vivir con él a los 15 años y cuando cumplí 18 empezamos a tener sexo. A mí siempre me gustó mi papá, ya que es muy guapo, y empecé a dormir con él, a acurrucarme para despertarle el amor que no me tuvo en años. Mi amor y su amor empezaron a crecer y hoy a mis 22 años soy toda suya, lo hacemos hasta anal y quiero tener un hijo con él y sé que desea lo mismo, me cela mucho y eso me excita. Sé que no es lo tradicional y quiero saber si está mal lo que pasa o sólo es otra manera de hacer una familia, si somos de esas que ahora se llaman “diversas”.

Asunción

Tonalá

Querida Asunción:

Tanto tu padre como tú son un par de puercos, ya que el incesto es una ley que va contra natura, y lo más seguro es que si engendran un hijo, éste les saldrá con tres ojos, con cuatro patas o con cola de cochino. Yo te aconsejo que pongas fin a esa relación antes de que sea tarde, pues esa familia “diversa” que piensas tener no está bien vista por la ética ni por la moral ni por la ley ni, mucho menos, por la religión.

Querido Duque de Santo Ton:

¿Cuando no se tiene pareja es preferible no tener sexo a tenerlo con desconocidos? Considero la salud más importante que el sexo, aunque dicen que no tenerlo también es malo para el bienestar. Me gustaría saber tu opinión.

Cristina

Chiapa de Corzo

Querida Cristina:

Me gusta mucho la importancia que das a tu salud. Por otra parte, no es que sea malo el sexo con desconocidos, lo que ocurre es que es mucho más riesgoso. En realidad no tener sexo no es malo ni perjudica mientras sea una decisión personal y no una circunstancia no deseada. Hay personas casadas que viven muy felices sin sexo, porque para ellas la masturbación no es “lo que hay que hacer cuando no tienes a alguien” sino una experiencia erótica tan valiosa como la de pareja.

Querido Duque:

Mi nombre es Sergio, vivo en Tuxtla y no soy feo, eso me dicen. Soy de mente abierta y me gustaría tener sexo sin límite y sin compromiso, con mujeres de cualquier edad, sí, de cualquier edad, menos con menores o deficientes mentales. Las interesadas pueden llamar a mi celular: 9611322422, ya que éstas cosas me gusta tratarlas personalmente.

Sergio

Tuxtla Gutiérrez

Querido Sergio:

Acabo de contestar un mensaje, diciendo que lo único malo del sexo con desconocidos y sin compromisos, es el alto riesgo que conlleva en muchísimos sentidos, pero ahí lo ves.     

Comentarios