Pobladores de El Bosque retienen y amarran al síndico municipal

Pobladores de El Bosque retienen y amarran al síndico municipal

Los pobladores se mantienen en la postura de no liberarlo, hasta en tanto no les paguen los recursos que les corresponden.

Demandan el pago del Copladem desde el 2017

Enrique Vázquez Palacios

Tuxtla Gutiérrez

Integrantes de la Alianza de Comunidades y Barrios del municipio de El Bosque, mantenían retenido hasta el día de ayer, al Síndico Municipal de ese ayuntamiento, Ramiro González Patishtán, al que junto con un funcionario de gobierno, retuvieron en calles de la cabecera municipal, cuando estos al parecer se hallaban escandalizando bajo los efectos del alcohol, lo que motivó a que no se llevara a cabo el bloqueo carretero que tenían programado para el día lunes.

 

Con esta, suman ya tres las ocasiones en que el funcionario municipal es retenido por habitantes de comunidades, ante la negativa del alcalde del Partido Podemos Mover a Chiapas, Martín Díaz Gómez, de pagar los recursos del Copladem, por lo que los inconformes se los llevaron retenidos hasta el ejido Los Plátanos, donde hasta el pasado martes permanecían en poder de los habitantes de ese lugar.

A saber, la detención del funcionario municipal se dio en los instantes que junto con un funcionario de gobierno, al parecer de nombre Adolfo, delegado de aquella zona, se encontraban bajo los efectos del alcohol escandalizando en calles de la cabecera municipal, cuando los pobladores se percataron de la situación y decidieron retenerlo y llevárselo hacia la comunidad de Los Plátanos.

Allí, el funcionario permanecía hasta hace unas horas retenido, al parecer junto con el funcionario de gobierno, mientras otros grupos buscan al alcalde, Martín Díaz Gómez, para exigirle el pago del Copladem correspondiente a este año 2018, y se mantienen en la postura de no liberarlo, hasta en tanto no les paguen los recursos que les corresponden.

Cabe señalar que la penúltima vez que el síndico municipal fue retenido por los mismos motivos, ocurrió a principios de octubre del año pasado (2017), cuando una turba enardecida llegó hasta la casa del alcalde, ubicada en el ejido de San Cayetano, donde junto con el director de la Policía Municipal y un comandante, fueron llevados hasta la comunidad de Álvaro Obregón, donde de acuerdo con sus usos y costumbres, fueron sometidos a diversos castigos.

Luego de más de quince días de permanecer en manos de los molestos pobladores, los funcionarios municipales fueron liberados luego de que el alcalde presuntamente pagó el recurso que les correspondía a los campesinos por parte del Copladem, lo que en esta ocasión motivó de nuevo a que se encuentre retenido en la comunidad de Los Plátanos. 

Comentarios