HOSPITAL DEL ALMA 15/05/18

HOSPITAL DEL ALMA 15/05/18

Por El Duque de Santo Ton

(Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)

Querido Duque de Santo Ton:

M i suegra me atrae muchísimo sexualmente. Es guapísima y tiene cuerpo de modelo, aparte de que casi somos de la misma edad.

Ella tiene 49 años y yo 41. Su hija tiene 30 y llevamos una relación normal, nada que comentar al respecto, pero mi suegra me excita más, es guapísima y tiene un cuerpo monumental, aparte de exitosa e inteligente; el otro día soñé con ella teniendo un sexo riquísimo. Nadie sabe de esto, obvio, pero me quedé pensando mucho en ese sueño y por gran coincidencia la vi justo al día siguiente. Ella es bastante atrevida y sé que ha tenido bastantes aventuras. No es casada siempre ha sido madre soltera. Cuando nos juntamos en familia, ella se ríe mucho conmigo y me trata muy bien, no podría decir que le gusto pero me encantaría que así fuera.

Eliseo

Tuxtla Gutiérrez

Querido Eliseo:

Debes tener mucho cuidado, pues estás jugando con fuego. Las mujeres están acostumbradas a las infidelidades de sus maridos, pero no las toleran cuando las comenten con sus amigas, sus hermanas o sus madres.

Ton:

Mi suegra opina que su hijo debería haberse casado con una mujer blanca, porque mi esposo tiene la cara dibujadita, así como de muñeco y yo, según ella, me parezco a la máscara de Pakal. Lo que más coraje me da es que lo dice porque yo soy de Palenque. Es tan cruel la señora, que a mis hijitos les dice que hubiera dado todo lo que tiene con tal de que sus nietos no fueran tan prietos ni estuvieran tan cabezones.

Candy

Tuxtla Gutiérrez

Querida Candy:

Aunque esa señora sea una racista que desprecia a su propia gente, no creo que tu actitud sea la adecuada al enojarte porque te dice que te pareces a la máscara de Pakal, ya que él era el rey de Palenque, el lugar donde naciste. Más bien debería darte orgullo. Si tus hijos son prietos y cabezones no debe importarte porque, al fin y al cabo, son tus hijos y del “muñeco”.

Duque:

No me lo vas a creer, pero te juro por Dios que en San Cristóbal miré a la princesa Carolina de Mónaco paseando por el atrio de Santo Domingo. Iba de lentes oscuros, sombrero y pantalones estilo “Capri”. Ya está vieja, pero todavía se ve muy guapa ¿crees que haya venido de incógnita a conocer Chiapas?  Yo quería pedir un autógrafo a la princesa pero no lo hice por temor a un desaire.

Chiquis

Tuxtla Gutiérrez

Querida Chiquis:

No creo que la señora a la que viste haya sido la princesa de Mónaco, con toda seguridad te has de haber tomado algunos tequilas de más y como después de unos tragos la vida se ve más bonita de lo que realmente es, creíste ver a una princesa en lo que con toda seguridad era una turista europea y millonaria, de las pocas que llegan a San Cristóbal, porque la mayoría son unas chancludas, sin un peso en la bolsa y que en lugar de comprar artesanías vienen a Chiapas a vender sus porquerías. 

Duque de Santo Ton:

Soy una muchacha que quiere tener amigas y amigos en Tuxtla. Me gusta tomar la copa, ir a los antros y verme bonita. Odio las drogas, pero las cosas una vez al año no hacen daño.

Amira

San Cristóbal

Querida Amira:

Para cínicas tú ¿eh?

Señor Duque:

Mi vecino de enfrente es un señor muy guapo y simpático, que siempre me saluda con mucha educación. Sin embargo, el segundo piso de su casa no tiene cortinas y lo veo cuando se desnuda o cuando se pasea o se pone a hablar por teléfono en calzoncillos (o sin ellos). Es tan conchudo que se rasca los genitales o entre las pompas y después se huele la mano. Es un cochino. Claro que no sabe que lo observo porque tengo cortinas traslúcidas.

Yoya

Tuxtla Gutiérrez

Querida Yoya:

Por lo que me escribes me parece que así como tu vecino disfruta dejando que veas sus partes, tu gozas viéndolas, por lo que si ambas perversiones se complementan ¿para qué protestar?

Duque:

Voy a cumplir 25 años de casado y le he sido infiel a mi esposa en muchas ocasiones. De hecho hasta tengo hijos regados por ahí, pero me extraña que ella no me haya faltado ni con el pensamiento, nunca la he visto ni coquetear con nadie, su vida sexual se limita a nuestra cama. A veces me dan ganas de decirle que si quiere echarse su aventura, que lo haga, que por mí no hay bronca.

Rodrigo

Tuxtla Gutiérrez

Querido Rodrigo:

Tu mujer juró serte fiel hasta la muerte y lo ha cumplido. Quienes critican esa actitud son quienes se dejan llevar por las ideas gringas de la poligamia y de la libertad sexual. Es lógico, la mayoría no son católicos, como lo es tu señora.

Duque querido:

Veo mormoncitos güeros por todas partes y me la vivo en plena calentura todo el día, están preciosos, ahora sí quiero que uno caiga en mis redes, creo que lo merezco. Hasta se lo he pedido a Dios, pero parece que mi Dios y el de los mormones no es el mismo, porque por más que les coqueteo, ninguno me hace caso. Dame un consejo.

Anita

Tuxtla Gutiérrez

Querida Anita:

Mastúrbate viendo una película porno, porque esos güeros se dicen muy hijos de Dios pero son más racistas que Hitler.

Duque:

Una de mis cuñadas dice que yo no debería permitir que mi hija se casara con su prometido, sólo porque de joven fue chofer. Claro que ahora es millonario y tiene mucho porvenir político, tampoco soy idiota. La verdad es que yo nunca he sido muy fijada en el pasado de las personas ni en su abolengo. Con sólo que mi yerno pueda darle vida de millonaria a mi hija, yo seré feliz. De hecho poca gente sabe que mi abuelita fue criada en casa de una de las familias de Tuxtla que alguna vez fueron ricas y que ahora no tienen ni para pagar la renta.

Lilly

Tuxtla Gutiérrez

Querida Lilly:

Estoy de acuerdo contigo en que al dinero jamás debe hacérsele el feo, pero el que tu abuela haya sido sirvienta seguramente habrá influido para que tu hija se enamorara de un tipo que fue chofer. Las cabras siempre tiran al monte.

Querido Duque:

Con todo y eso de que en las fotos sales obeso, me atraes mucho sexualmente. He tenido sueños húmedos contigo y no te voy a decir quién soy, porque ya me conoces personalmente y quiero saber si te das cuenta por ti mismo de quien soy.

Clarisa

Tuxtla Gutiérrez

Querida Clarisa:

Me gustan los juegos lúbricos, pero si fueras directa perderíamos menos tiempo, ya que a mí, si me gusta alguien le entro y si de plano no me late, por mucho que me aviente los calzones, yo no me bajo los míos.

Hola Duque de Santo Ton:

Oye, una amiga de la primaria es íntima de la agregada cultural del Consulado de México en Barcelona, y acaba de estar con ella en su oficina, y dice que apareces en un catálogo de pintores que han expuesto en ese recinto diplomático. Yo creo que eres tú porque según ella el pintor se llama Julio Domínguez Balboa, es chiapaneco y la exposición fue en 1994 ¿eres tú o es algún pariente tuyo?

Jimena

Tuxtla Gutiérrez

Querida Jimena:

No me gusta contarlo, pero sí soy yo. Expuse con gran éxito en ese consulado, y tuve muchos invitados mexicanos y españoles, que compraron algunos de mis cuadros. También aparezco en el catálogo de expositores de los Salones Anuales de Bellas Artes (INBA), correspondientes a 1988 y 1989, lo cual también fue un honor. Yo era pintor, pero un día me convertí en periodista, no sé por qué. También fui un prestigioso abogado y catedrático, especializado en el régimen jurídico de la cultura.

Duque:

Tengo una esposa bella velluda, velludita, como dice la canción. A mí me gusta así su monitor, pero ella ya me advirtió que se lo va a depilar todo, hasta que no le quede nada de pelo, que porque es más higiénico y que porque se sentirá más cómoda cuando hagamos el amor. Yo ya me le hinqué para que no lo haga, porque a mí me excitan muchos sus pelos, pero dice que sí se los va a cortar ¿qué hago?

Paco

Tuxtla Gutiérrez

Querido Paco:

No hagas nada, todo el mundo es libre de hacer lo que guste con su monitor. Mejor hazte a la idea y acostúmbrate lo antes posible. Las lampiñas, aunque no sean naturales, también tienen su encanto.

Comentarios