EN LA MIRA 27/04/18

 EN LA MIRA 27/04/18

La mayor promesa incumplida de Peña en Chiapas 

Por Héctor Estrada 

Y como se veía venir, el mayor proyecto sexenal de Enrique Peña Nieto en materia de infraestructura para Chiapas terminó por convertirse en la mayor promesa incumplida del gobierno federal que ya se acaba. Se trata de la autopista San Cristóbal de las Casas – Palenque que, con el tiempo, la incapacidad operadora del gobierno local y los errores en los procedimientos políticos, perdió toda posibilidad de concretarse.

 

Las tareas encomendadas a Velasco Coello para facilitar las obras fracasaron junto a su gobierno entero. No hubo un proceso de acuerdos o negociaciones efectivas. Los grupos opositores al proyecto le ganaron la batalla sin que los dos secretarios de gobierno en turno pudieran hacer algo para abrir posibilidades de diálogo y concertación.

Para hacer un poco de memoria, el anuncio formal se hizo el 12 de febrero de 2014 durante la inauguración de Aeropuerto de Palenque. Ahí, frente a Manuel Velasco Coello, legisladores, funcionarios federales e invitados especiales, Enrique Peña Nieto dio a conocer que el megaproyecto tendría un presupuesto asignado de 10 mil millones de pesos e iniciaría su construcción ese mismo año para concluirse antes de terminar su administración. Sin embargo, las cosas no salieron conforme lo planeado.

Inmediatamente después del anuncio la avalancha de protestas, emanadas de comunidades indígenas, comenzaron a hacerse públicas. El 31 de agosto de ese mismo año alrededor de dos mil pobladores del municipio de Bachajón se manifestaron para mostrar su inconformidad contra el proyecto federal. A ellos le siguieron protestas en Ocosingo, Chilón y San Cristóbal de las Casas, que se intensificaron durante el 2015.

De acuerdo a información de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), tan sólo durante el año 2014 el trazo carretero fue modificado cinco veces para evadir los puntos comunales de mayor conflicto. El paso por tierras o comunidades tzotziles se convirtió en la mayor dificultad para realizar los procesos de compra a propiedad federal.

El 6 de enero de 2014 la comunidad de Los Llanos inició un juicio de amparo en contra de cualquier permiso y licencia otorgada para la implementación (dentro de su territorio) de la autopista San Cristóbal de Las Casas-Palenque sin consulta libre, previa e informada en la comunidad. Finalmente, el 18 de enero de 2016 se concedió la suspensión de plano de todos los permisos y licencias que habían sido otorgados hasta esa fecha.

Desde ese momento la viabilidad del proyecto comenzó a complicarse más y el interés de las autoridades federales para concretarlo también se esfumó. De acuerdo a información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), mediante su plataforma virtual “Transparencia Presupuestaria: Observatorio del Gasto”, durante el mes de marzo de 2016 la obra recibió un importante recorte de siete mil millones de pesos al financiamiento total.

De un sólo movimiento se le recortó el 70 por ciento del presupuesto original. Según información de la misma SCT, la obra, con la clave presupuestaria 15096270004 en el Ramo de Comunicaciones y Transportes, debió haber iniciado durante los dos primeros años del actual sexenio para concluirse a finales de 2016 o 2017. No obstante, actualmente el proyecto de 182 kilómetros registra oficialmente nulo avance.

El último golpe presupuestal fue aplicado durante el transcurso de este mismo año. La SCT informó que, durante 2018 en el proyecto sólo se ejecutarán 250 millones de pesos, de los 500 mil que se habían prometido desde 2017. El proyecto ha sido reducido a una simple obra de modernización o mejoramiento de la vieja carretera. El gobierno de Enrique Peña Nieto ha dejado la propuesta en el olvido a merced de administraciones futuras.

El proyecto de la autopista San Cristóbal – Palenque, firmado ante notario público como principal propuesta de campaña para Chiapas por Enrique Peña Nieto, es sin duda el mayor fracaso de los gobiernos sexenales que agonizan. Se trataba innegablemente de una obra prioritaria para el comercio, el turismo y la intercomunicación social con la Región Selva que se ha postergado por muchos años y lamentablemente deberá esperar a la llegada de gobiernos menos ineficientes… así las cosas

Comentarios