SI NO ERA ARISCA

 SI NO ERA ARISCA

Por Manuel Zepeda Ramos

 

Carrie, la estrella bipolar de la serie Homeland -ya va en el séptimo capítulo-, agente de la CIA un día o jefa otro día en el Oriente Medio mientras no la corran, se mete en líos tremendos -su gran problema de salud la obliga a tomar medicamentos que ya no le hacen efecto porque su jornada diaria es un desorden completo, en donde su vida cabalga en el lomo de un machete-, pero siempre, decía, al final de cuentas, los resuelve y beneficia a su país. Desde Langley, allá en Virginia, recibe condecoraciones y reconocimientos por su excelente trabajo a favor del de la barra y las estrellas.  El otro personaje, el que habita la Casa Blanca y sus millones de enemigos en todo el mundo dicen que es bipolar, “tuitea” todo el tiempo desde el baño de sus aposentos, también dicen eso, para joder a cientos de millones de habitantes del Mundo, en donde no ha dejado títere con cabeza en eso de allegarse enemigos voluntarios. A diferencia de Carrie, nunca le atina a nada y no tengo la menor duda que hoy, Donald Trump, es el habitante de la Tierra que más odia el resto de sus habitantes.

Con México, por supuesto, no es la excepción.

Desde la campaña nos agarró de su puerquito. A costillas de México y sus habitantes, el presidente del país más poderoso de la tierra se ensaña con nosotros: nos agrede, nos insulta y nos difama para obtener la mayor cercanía posible con sus electores. Le funcionó: ganó las elecciones. Pero a casi 15 meses de haberse convertido en el huésped nuevo de la CB, sus resultados son prácticamente nulos porque no ha obtenido ningún triunfo ante el Congreso, salvo el de la disminución de los impuestos que se convirtió en una bomba de tiempo porque solo beneficia a los ricos -como él-, y no a sus electores pobres que lo llevaron a la presidencia y que ahora quiere que lo elijan para un segundo periodo porque ya está en campaña. Los legisladores ya se dieron cuenta que pudiera haber pronto por esa decisión un desajuste serio en la economía norte americana. El último tuit a costillas de México, fue la gota que derramó el vaso. Del estreñimiento pasó a sentirse general condecorado y que nos manda uno más lleno de insultos y diatribas a costa de su frontera sur y el no poder construir el muro que quiere que pague México para proteger a su pueblo indefenso de las asechanzas de las drogas y de los asesinos latinos. Manda una orden, que le da su investidura, para enviar a la guardia nacional -soldados sin ser ejército-, para salvaguardar la integridad nacional.

Ahí se prendió la lumbre.

El escándalo no se esperó un segundo. El pueblo se indignó, protestaron todos los candidatos a la presidencia, el Senado se pronunció y el Presidente Peña Nieto, como el estadista que es en momentos álgidos, protestó con energía mediante una carta a Trump que se convirtió en un manifiesto al mundo para que se entere,  bien dicho y bien hecho, que provocó al de los pelos güeros asombro y preocupación, además de diarrea casablanquesina.

Salvo Anaya, que le quiso enmendar la plana al presidente con la mano de su nuevo coordinador que sueña otra vez con la cancillería y unos pesos más, todos los otros candidatos estuvieron a la altura de las circunstancias, como lo requiere nuestro país en momentos urgentes de unidad nacional.

Las intervenciones militares en México de parte de los de enfrente, han sido recurrentes a lo largo de la historia.

En 1847, entrando por el Puerto de Veracruz, el ejército norteamericano nos invadió con el beneplácito de la burguesía de la época. Las caravanas de bienvenida de los ricos del puerto y de Puebla fueron indignantes. Eran tiempos oscuros de México que los pocos querían la llegada de un emperador para que nos gobernara. La verdad de esta invasión era que venían por la mitad del territorio mexicano. La gesta heroica del Castillo de Chapultepec y la muerte de los héroes niños, cadetes del colegio militar, manchó de sangre joven las manos del ejército de Estados Unidos. El general Taylor, al frente de su ejército, dijo sentirse avergonzado por el asesinato de los cadetes mexicanos. Se acantonaron en la CDMX. Las familias de los poderosos ofrecían a los soldados gringos sus casas para que se hospedaran. Eran tiempos difíciles. Los conservadores en la cámara de diputados, defendían en grandes discursos la no venta de las tierras mexicanas. Que nos la quiten, decían, pero no las vendamos. Así, con el tiempo, podremos recuperarlas. Ganaron los liberales y con ellos el tratado de Guadalupe Hidalgo que daba el extenso territorio nacional a los norteamericanos.

Otra invasión gringa fue la de 1914, también al Puerto de Veracruz, de allí sus muchas haches, de heroica, que su nombre lleva tatuado indeleblemente.

El pretexto era la llegada de armamento, vía Veracruz, para Venustiano Carranza y su ejército constitucionalista. La relación de los gringos con el Chacal Huerta ya estaba deteriorada. Quien lo puso por haber cumplido con el asesinato de Madero y Pino Suárez, Wilson, ya no era embajador en México. Más momentos difíciles para nuestro país.

La invasión fue con saña, masiva y humillante. Solo el colegio naval, los presos del puerto y una sociedad civil valiente, enfrentó a los gringos. El teniente de artillería José Azueta, ex cadete, se distinguió por su valentía. Entrando por la calle de Landero y Cos, Azueta, con una ametralladora, enfrentó al ejército gringo que estaba apostado en la aduana del puerto.

De ese enfrentamiento, quedó herido de muerte. Recuerdo mucho una foto que formó parte de una gran exposición que montamos en la Universidad Veracruzana, en las rejas del museo de antropología sobre la invasión del 14. Aparecía Azueta postrado en un cama de la Beneficencia Española, con el rictus de muerte, negándose a ser atendido por un médico del ejército gringo. Recuerdo otra foto, ya de su tumba, llena de flores llevadas por los jarochos. El cadete Virgilio Uribe también resultó muerto de un balazo en la cabeza, estando apostado en una de las ventanas del colegio naval.

Eventos recurrentes han sido las invasiones gringas a territorio nacional. Ahora, el anuncio de la guardia nacional en la frontera, prendió los focos rojos de la memoria histórica nacional. El imaginario colectivo dio la voz de alerta.

“Si sus recientes declaraciones -le decía a Trump-, derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones. Solo actuaremos en el mejor interés de los mexicanos. Evocando las palabras de un gran presidente de los Estados Unidos de América: no tendremos miedo a negociar; pero nunca vamos a negociar con miedo. Estamos listos a negociar, pero siempre partiendo de la base del respeto mutuo”. Palabras del Presidente de México, que ayer lo vimos convertido en estadista.

La mula no era arisca, la hicieron a garrotazos.

Comentarios