EN LA MIRA: Manuel Velasco y sus ¿juegos del hambre?

EN LA MIRA: Manuel Velasco y sus ¿juegos del hambre?

Escenario electoral en Chiapas, aún en incertidumbre

 

 

Por Héctor Estrada

 

¿Se enteró usted que Chiapas fue sede de los X Juegos Nacionales Populares en noviembre pasado? Seguramente no. El fracaso del evento deportivo fue sacado a la luz pública apenas este fin de semana tras dos meses de silencio absoluto en que las autoridades estatales y los medios locales trataron de ocultar el escandaloso desastre organizacional ocurrido en nuestra entidad.

La información publicada por la revista Proceso, retomada por diversos medios de otros estados, deja en evidencia la mala organización y el maltrato sufrido por más de mil 300 deportistas de 23 estados del país a quienes ni siquiera se les garantizó seguros médicos y alimentación adecuada.

Las declaraciones hechas por el propio delegado nacional de los Juegos Nacionales Populares, José Mora Pérez, han sido duras y contundentes contra el gobierno de Manuel Velasco Coello como organizador del evento. Y es que, las consecuencias generadas por el desinterés y abandono de gobierno del estado anfitrión tuvieron implicaciones directas en la salud de los deportistas.

De acuerdo al texto publicado: “cuando el mandatario pidió a las autoridades federales que su estado fuera la sede de la justa deportiva ofreció 4 millones de pesos extras a los 8 millones que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) destinó para el torneo. Sin embargo, las irregularidades de los organizadores marcaron a los JNP como los peores de su historia”.

El desaire del gobernador (no asistió a la inauguración) fue el menor de los problemas en los juegos; decenas de atletas, entrenadores y jueces se enfermaron y no pudieron participar. Incluso, algunos de ellos regresaron en mal estado a sus entidades de origen. Al menos 123 personas contrajeron salmonelosis, entre otras infecciones estomacales, por el consumo de alimentos y bebidas en mal estado.

De acuerdo con el reporte de los atletas que se enfermaron de salmonela, 33 son de Guerrero; 20, de Morelos; 20, de Veracruz; 15, de Nuevo León; 10, de Baja California; 10, de la Ciudad de México; 8, de Guanajuato; 4, de Zacatecas y 3 son de Quintana Roo. Pese a lo anterior, el gobierno de Manuel Velasco Coello nada hizo para remediar la situación, denuncia el coordinador de los Juegos Nacionales Populares, José Mora Pérez.

El promotor de la competencia narró a Proceso diversos detalles del maltrato que inicio desde el primer día cuando decenas tuvieron que dormir en los pasillos de moteles y hoteles de paso, debido a que al gobierno de Chiapas “se le olvidó” pagar el hospedaje de los jóvenes. Además de episodios relacionados con la alimentación de los deportistas que en ocasiones recibieron de cenar únicamente una torta de frijoles.

Para los gastos de logística y atención se tenían programados 12 millones de pesos, ocho entregados directamente por la Comisión Nacional de Cultura Física Y Deporte (CONADE) al Gobierno de Chiapas. Sin embargo, desde el fracaso organizacional, el silencio ha sido la indicación oficial para dejar en el evento en el olvido lo más pronto posible. Poco se ha dicho de lo sucedido en Chiapas que en otros estados resultó un escándalo.

Lo sucedido con los Juegos Nacionales Populares requiere de explicaciones claras. Los señalamientos hechos por Mora Pérez no son asunto que deban tomarse a la ligera, pues expresan irregularidades serias en la organización de un evento para el que se utilizaron recursos públicos y dejó a Chiapas muy mal colocado en la percepción nacional de los deportes involucrados.

Escenario electoral en Chiapas, aún en incertidumbre

Finalmente terminaron los tiempos de precampañas y recolección de firmas de apoyo a candidaturas independientes en Chiapas con postergadas indefiniciones y aparentes buenas noticias para los aspirantes a contender sin la sombra de los desacreditados partidos políticos. Un panorama lleno de especulaciones, guerra sucia y jaloneos que parece aclararse de forma muy paulatina.

En torno a la contienda por el gobierno de Chiapas las precampañas concluyeron casi de la misma forma en que comenzaron. La plataforma conformada por Morena, PT y Encuentro Social fue la única de las tres inscritas en definir a su candidato oficial a la gubernatura. Un anuncio que francamente resultaba mero protocolo, tras cuatro meses desde que se consumó el acuerdo político que dejó la vía libre a Rutilio Escandón Cadenas.

Rutilio ha transitado por los procesos del calendario electoral sin mayores complicaciones, mientras las verdaderas disputas se dan al interior de las demás coaliciones. Cosa muy distinta es lo que sucede en el frente integrado por el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano. Ahí apenas se han comenzado a ver los primeros destellos de formalidad en el proceso interno.

Durante su estancia en Chiapas, el dirigente nacional del PRD, Manuel Granados, ni siquiera pudo definir el método de selección que usarán para determinar al candidato o candidata. Presentaron a medios un aparente acuerdo de civilidad entre los aspirantes, pero el asunto sigue estando poco claro con plena intencionalidad. Dicha coalición no ha determinado nada, simplemente porque está a la espera de las definiciones externas.

“Por Chiapas al Frente” no es más que una coalición de “comodín”. Ha nacido para perder en la contienda venidera y sólo aguarda a su uso utilitario como cascarón para albergar al posible candidato verde en autoexilio. En resumen pues, dicha coalición se moverá con base a los resultados de lo que suceda al interior de la disputa entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Y es justo en este último matrimonio forzado (entre el PRI y el Verde) donde todos los reflectores de la controversia están colocados. Ahí los acuerdos simplemente no terminan de cerrarse. La integración de fórmulas completas al gobierno de Chiapas y el Senado de la República mantiene el tema en plena indefinición. La candidatura al gobierno del estado para Roberto Albores Gleason parece cada vez más inminente.

Es en las candidaturas al Senado donde los hilos se tensaron más durante las últimas semanas. Ahí es donde no terminan de ponerse de acuerdo; donde la posibilidad de desplazar a uno de los fieles aliados por los chantajes de otro han complicado las cosas. Pero los acuerdos están prácticamente por cerrarse. Es cuestión de días para que tanta tragicomedia interna llegue a su final.

En las candidaturas independientes es donde están mejores noticias. Se ha colado un candidato a la contienda por el gobierno de Chiapas, cinco posibles a la disputa por una curul en el congreso local y más del 70 por ciento de los aspirantes a los gobiernos municipales. Más allá de los pros y contras que cada candidato tenga en la percepción individual su participación es oxígeno puro para una democracia tan lastimada como la mexicana… así las cosas.

Comentarios