HOSPITAL DEL ALMA

HOSPITAL DEL ALMA

Por El Duque de Santo Ton

Consultas gratis: santapiedra@gmail.com

 

 

 

Duque de Santo Ton:

Me voy a casar en mayo, y por lo mismo me compré un traje de novia muy escotado, tan escotado que se tiene que usar sin ropa interior. Cuando lo vio mi mamá me dijo que más que un traje nupcial, mi vestido parecía de prostituta, que la boda iba a ser en una iglesia y no en un burdel. Me sentí muy humillada y decidí no cambiar de opinión, y aunque mi madre no esté de acuerdo.

Malena

Comitán

 

Querida Malena:

La que es golfa es golfa.

 

 

Querido Duque:

Mi novia era más golosa a la hora de tener sexo y hasta me proponía cambio de posiciones y era muy caliente. Ahora se queda quieta, no insinúa nada y por el contrario pone obstáculos y cuando la penetro, llora.

Alejandro

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Alejandro:

Es obvio que tu novia está resentida contigo, trae un resentimiento emocional que no logra resolver y eso le impide desearte sexualmente, simplemente te tolera. Te sugiero que la lleves a tomar un café y le preguntes directamente qué le pasa. Si eso no funciona, entonces traten de ir a terapia de parejas y si eso no bastara, entonces prepárate para una separación porque esa niña te va a abandonar.

 

Duque de Santo Ton:

Yo no soy chiapaneco pero vivo aquí, aunque estudié la preparatoria en un colegio súper exclusivo de la Ciudad de México, en la generación 1974-1977. No sé quién de mi generación me localizó, y una tipa de la que ya no me acordaba me llamó por teléfono para invitarme a una reunión de ex alumnos. Obviamente yo no quería ir, pues ha pasado tanto tiempo, que ya no tengo nada en común con esa gente, pero mi esposa, que sí es chiapaneca, estuvo insistiendo hasta que me convenció de ir a la a la reunión, aunque tuviera que regresar al otro día en el primer vuelo. Fue una experiencia aterradora, en la que tuve que soportar la narración de los éxitos y fracasos de un grupo de personas de las que sí me acuerdo, pero a los que el tiempo ha tratado tan mal, que no son ni la caricatura de lo que alguna vez fueron. Gordas y arrugadas las mujeres, calvos y panzones los hombres me parecían una película surrealista que no quería ver. Por fortuna, la fiesta terminó pronto, pero pasaron un álbum para actualizar los datos de los miembros de la generación, y yo los puse todos equivocados porque no los quiero volver en mi vida ¿para qué?

Tulio

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Tulio:

Con toda seguridad viste reflejado tu propio deterioro físico y tus frustraciones en todos y cada uno de tus ex compañeros; pero debes entender que la vida pasa y que mientras puedas respirar y recordar, bien vale la pena vivirla y enfrentarla. Esas panzas, esas arrugas y esas cabezas pelonas te hacen recordar que el final se encuentra cerca y por eso te entra la ansiedad. Cálmate y no trates de huir del pasado.

 

Duque:

Mi hermana está embarazada y no quiere abortar, le pregunté el nombre del papá del niño para hacer que le cumpla y dice que no tiene caso hablar, porque el tipo es casado. No sé cómo ayudarla.

 

Gilberto

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Gilberto:

Lo primero que se me ocurrió fue decirte que tu hermana regale a su hijo en adopción, pero después me arrepentí porque no creo que haya algo más pecaminoso que eso. Lo único que puedes hacer es darle fortaleza moral y apoyarla económicamente hasta donde sea posible, Dios se encargará del resto. Estoy seguro de que tu hermana saldrá adelante porque, aunque haya sido tan ligera de cascos como para fornicar con un casado, ha conservado los principios suficientes como para no abortar. En todo caso, si tu hermana tiene facilidad de palabra, podría chantajear al papá del bebé con hacer público su pecado ni no le da dinero. No te recomiendo que lo hagas tú porque sería tremendo el papelón al que te someterías.

 

Duque de Santo Ton:

Mi hijo está en preparatoria y se fue de intercambio seis meses a Londres (Inglaterra), y cuando regresó me salió con el chistecito de que no sólo es gay, sino que durante su estancia en Inglaterra se enamoró de un joven chino; que al terminar la preparatoria se piensa ir a vivir con él, pues el muchacho pertenece a una familia muy privilegiada del Lejano Oriente. Al principio le puse tremenda golpiza y lo amenacé con sacarlo de la escuela en la que estudia e inscribirlo en una de gobierno, pero fue tal mi remordimiento, que no solamente le sigo pagando la escuela, sino que hasta estoy ahorrando para su viaje a China cuando termine sus estudios.

Meche

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Meche:

Vaya cinismo el tuyo ¿Por lo menos le exigiste que no vaya a reprobar ninguna materia?

 

Duque de Santo Ton:

Mi hermana vive en Milán y vino a pasar el verano con nosotros. A mí me trajo una gabardina preciosa, con botas y gorro a juego. Me quedó divina y la he estado usando todos los días, pero dice mi mamá que es “too much” como para San Cristóbal, que ese tipo de prendas se usan en ciudades más sofisticadas y no en un triste pueblo rabón como San Cristóbal.

Marisol

San Cristóbal

 

Querida Marisol:

En San Cristóbal hasta los turistas extranjeros andan mal vestidos. No sólo te vas a ver ridícula con tu juego de gabardina, botas y gorro, sino que la gente se va a reír de ti por andar de loca. Mejor trata de vender esas cosas a alguna de tus amigas que acostumbre viajar y disfruta por lo menos del dinero que te den a cambio.

 

 

Querido Duque de Santo Ton:

Estoy asustada por la ola de crímenes violentos que se ha desatado en Tuxtla. Además, alguien que no conozco me manda todos los días videos en los que se ven crímenes reales cometidos por sudamericanos, la cosa más sádica y cruel que te puedas imaginar. Con decirte, que de tanto verlos, ya me siento deprimida.

Eugenia

Tuxtla Gutíerrez

 

Querida Eugenia:

Veo que eres adicta a la nota roja y a la violencia explícita, lo que, aunque no lo creas, tiene una fuerte connotación sexual. Te sugiero que te pongas a ahorrar para pagar una buena terapia porque, con tanta pendejada, te estás volviendo loca.

 

Duque de Santo Ton:

La otra noche me estacioné en uno de esos lugares que se supone que están reservados para discapacitados, y cuando me estaba bajando del coche, una adolescente me vino con una perorata en el sentido de que yo era una desconsiderada y que no tenía conciencia cívica y cosas así, hasta que le dije que yo no veía a nadie que necesitara ocupar ese espacio y que mejor ni se metiera, porque yo soy esposa de un político muy poderoso que la podía desaparecer si se ponía pendeja. La verdad es que mi esposo es un burócrata mediano, que apenas y gana lo suficiente para pagar a medias los gastos de la casa.

Celia

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Celia:

Me parece que además de ser la mujer de un fracasado, no tienes la menos educación ni idea de lo que es una señora decente. Lo que no entiendo es el motivo por el que la chamaca se creyó tu cuento, si las mujeres de los políticos viven rodeadas de choferes, guaruras y escoltas, por lo que no tienen que ocupar lugares destinados para gente con capacidades especiales ni ponerse a discutir con otra muerta de hambre que le reclame.

Comentarios