HOSPITAL DEL ALMA

HOSPITAL DEL ALMA

Por El Duque de Santo Ton

Consultas gratis: santapiedra@gmail.com

 

 

Querido Duque:

Estoy enamorada del  hermano de mi mamá. Es un hombre muy guapo, muy blanco, muy alto y con muy finas maneras, todo un caballero. Lo malo es que está casado y tiene cincuenta años de edad. Yo tengo quince, pero es mi amor imposible, aunque cada que puede me acaricia los senos o me pellizca las nalgas con el pretexto de que está bromeando.

Lucy

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Lucy:

Entre broma y risa, puede suceder algo entre tu tío y tú que les dejaría muy mal sabor de boca. Respecto a eso de que estás enamorada del ruco, olvídalo, ya se te va a pasar el delirio.

 

Querido Duque:

Tengo treinta y dos años, soy española y vivo en San Cristóbal. A mi novio le ofrecieron un buen puesto en algo del gobierno de Chiapas y me pidió que me viniera con él. Yo estaba sin trabajo, muy enamorada, y me pareció buena idea terminar mi tesis doctoral en un país latinoamericano. No nos costó mucho adaptarnos, pero después de dos meses comencé a echar mucho de menos a mi gente de Madrid, donde llevaba una vida social de lo más apasionante. Él trabaja como doce horas al día y apenas nos vemos. El caso es que estaba pensando en volverme a Madrid y romper con mi novio, cuando me quedé embarazada accidentalmente. Decidimos seguir juntos y tener al bebé, pero la crianza sola se me ha hecho muy dura y apenas he podido avanzar en mi tesis. Ahora que ha pasado un año desde el nacimiento, mi compañero me dice que ya no siente nada por mí y que cree que se está enamorando de una compañera chiapaneca del trabajo. Estoy desesperada porque lo siento como una traición absoluta; me cuesta entender que se haya desenamorado tan de golpe, y estoy llena de rabia. No sé si volverme o quedarme para no separar al niño de su padre. Si me quedo él tendría que mantenerme económicamente y no quiero. Él sigue trabajando doce horas al día, y yo no quiero ser egoísta, pero no puedo con todo sola. Él me pide que me quede y que vivamos separados (imagino que él con su nueva novia) pero cerca para poder ver al niño todos los días. Yo necesito a mi gente en este momento, no tengo arraigo en este país y me costaría mucho empezar una nueva vida aquí.

Mercedes

San Cristóbal

 

Querida Mercedes:

Yo te recomendaría que hablaras con tu novio y le dijeras que piensas regresar a Madrid, pues para como están las cosas en México, tú, como intelectual, no tienes la menor oportunidad de brillar, ya que aquí si algo no se valora es la cultura. Podría sugerirte que le dijeras al corrupto ese que te consiguiera alguna chamba en alguna universidad del gobierno para cobrar sin trabajar, pero si tienes algo de valores y de educación sería como retroceder ¿no te parece?

 

Querido Duque:

Tengo 25 años de edad y me encanta ir al gimnasio con mi mejor amiga. En un principio, todo el mundo creía que ella éramos novios, pero poco a poco fueron pasando cosas que dejaron claro que no lo somos. Un día, realizando nuestra rutina, vimos a un entrenador físico más o menos de mi edad, con un cuerpazo (aunque su rostro no es muy agraciado) que nos quedamos los dos (mi amiga y yo) atónitos, yo más: chorreando la baba. La cuestión es que ella al ver que me encantaba me propuso ir a sus clases. Yo accedí con un poco de ilusión pero estaba consciente de que era el típico heterosexual en un entorno bastante machista. Fuimos a su clase y desde el primer momento conmigo expresaba más amabilidad, estaba más atento conmigo, y en por los espejos me miraba las nalgas, te lo juro. Días después entablamos una conversación él, mi amiga y yo y al parecer le daba más importancia a lo que yo le decía, y así una tras de otra, siempre me ponía más atención a mí. Se dio cuenta que yo me ponía algo nervioso y empezó a ser más evidente. En sus clases se acercaba a mí, me buscaba la mirada e incluso hubo comentarios con doble sentido. Pedí consejo a mi amiga y a su novio y empezamos ya a sospechar las intenciones del tipo. Hace una semana, cuando estaba en las regaderas, lo escuché hablando con sus amigos, cogí mis cosas y pretendía irme rápido sin que me viera, pero antes de salir me llamó por el diminutivo de mi nombre y me dijo “hasta luego”. Al voltear, me di cuenta de que estaba desnudo, sin toalla ni nada. Sinceramente, me excité. Creo que cada vez me gusta más y adoro esos detalles que tiene conmigo, pero no quiero echarlo todo a perder ¿Qué hago?

Florentino

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Florentino:

No te angusties, muchos de los hombres que trabajan como “instructores personales” en los gimnasios siempre están a la caza de chicos gay, ya que con el ejercicio, a sus pupilos se les alborota la hormona y terminan teniendo sexo, a cambio de dinero, claro; así que si quieres comerte de esa lima un gajo, vacía tu cuenta de ahorros y vive la vida loca con Míster Músculo, ya que no creo que te salga nada barato ni, mucho menos, gratis. Aprovecha la oportunidad de consentirte con tu vicio preferido.

 

Duque de Santo Ton:

Yo soy un hombre normal, casado y con hijos, pero desde que era adolescente he tenido la fantasía de que me penetra un ser ambiguo, que es hembra y macho al mismo tiempo. Lo que quiero decir es que esa persona de mi imaginación tiene cuerpo de mujer pero miembro viril ¿qué significará esa fantasía?

Gute

Chiapa de Corzo

 

Querido Gute:

Si tu fantasía es permanente y añoras cumplirla, quiere decir que se te antoja jugar el rol pasivo en una fantasía gay, pero no te atreves a reconocerlo y por lo mismo y por eso encierras al activo en un personaje femenino pero con ciertos atributos que le permitan entrar en tu cuerpo.

 

Duque:

Mi novio me regaña porque dice que me pongo mucho perfume y que eso sólo lo hacen las golfas y las criadas.

Cruz

Tuxtla Gutiérrez

 

 Querida Cruz:

Perfumarse demasiado es un grave error, que lejos de impregnarte de sensualidad, hace que lastimes la nariz de tu amado. Lo recomendable es que oprimas levemente una vez el rociador de tu botella de perfume únicamente en lugares estratégicos como las muñecas, atrás de las orejas, en la parte interna de los codos y rodillas y entre tus senos (cuídate: echarte perfume en el monitor ya que puede irritarte). Perfumarte en estas zonas hará que el perfume te dure mucho tiempo sin necesidad de excederte en la cantidad, lo cual logrará que despidas a lo largo del día un aroma sutil e irresistible.

 

Duque:

Mi esposa y su padre llevan años sin hablarse, debido a que tuvieron un problema que nadie sabe qué fue. De hecho a mí me llamó mucho la atención una tarde que nos encontramos al señor en el cine y yo lo saludé y le pregunté que como seguía de sus problemas de circulación y su hija ni siquiera volteó a verlo ni me hizo ningún comentario respecto a él ¿qué será que es lo que pasa entre los dos?

Tobi

Tuxtla Gutiérrez

Querido Tobi:

A mí me huele a que hay un asunto incestuoso no resuelto oculto tras ese muro de distanciamiento.

Comentarios