HOSPITAL DEL ALMA

HOSPITAL DEL ALMA

Por El Duque de Santo Ton

Consultar: santapiedra@gmail.com

 

 

Querido Duque:

Mi esposo es estriper y últimamente acompañante sexual de algunas mujeres casadas; y lo curioso es que a mí me excita cuando sé que tiene que salir a esas reuniones pero al momento de estar en la cama con él le empiezo a reclamar, tengo cólera y quiero divorciarme.

Silvia

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Silvia:

Si algo te excita, déjate llevar, la calentura es para gozarla cuando nos llega.

 

Duque de Santo Ton:

Mi compañera ha dejado de fumar tabaco, y desde entonces está permanentemente encabronada, y todo lo que hago la irrita. Lleva meses con muy mal genio y dice que no se soporta ni a sí misma, pero que si la quiero tengo que “aguantar” y “aceptarla tal y como es”. El caso es que apenas encontramos momentos para hacer el amor y pasar un buen rato, porque los berrinches le duran días, y algunos son incomprensibles. Yo noto que cada vez que me hace una escena con gritos y llantos me voy desenamorando poco a poco. Yo me enamoré de su alegría de vivir, no de su mal carácter. Sus reproches continuos me cansan y, aunque se lo he dicho mil veces, no cambia su actitud, y me pone a mí también de mal humor. A ratos tengo ganas de romper la relación porque veo que estoy más tranquilo solo, pero no quiero porque aún tengo la esperanza de que cambie. ¿Qué puedo hacer?

Néstor

San Cristóbal

 

Querido Néstor:

Lo mejor que puedes hacer es seguir lo que te indican tus instintos, porque la vieja jamás va a cambiar, de lo que estás enamorado es de una fantasía que solamente existe en tu imaginación.

 

Querido Duque:

Mi cuñado se hizo multimillonario en menos de un año, y mi hermana, que trabajaba vendiendo hamburguesas, ahora es una gran señora que hasta guardaespaldas y chofer tiene, lo mismo que sus hijos. Se cambiaron a una casa muy grande pero, conste que no es por envidia, muy cursi, llena de cristales de Murano, alfombras persas, reproducciones de cuadros famosos, muebles de terciopelo y cosas así, y a mi hermana ya le está pintando su retrato uno de los artistas más famosos de Chiapas. Con decirte que hasta quieren uniformar a sus sirvientas con unas batas de cuadritos y delantales blancos. Yo me pregunto ¿para qué quieren tener tanto dinero si no saben vivir bien?

Lilly

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Lilly:

Aunque nadie niega que es exquisito, el dinero sólo puede ser fascinante cuando está combinado con buenas dosis de “charm” y distinción. Lo bueno es que no le tienes envidia a la hamburguesera de tu hermana.

 

Querido Duque:

Me pregunto por qué las chicas de la alta sociedad, con todos sus principios y buenos modales, son capaces de utilizar a los muchachos pobres y guapos, hacerles creer que los aman, llevarlos a la cama y después darles una patada por ser pobres. Hay muchos muchachos ricos que lo hacen con muchachas pobres, pero ¿por qué son capaces las chicas de sociedad de hacer lo mismo?

Paz

Tuxtla Gutiérrez

 

 Querida Paz:

La calentura no conoce de clases sociales ni económicas. Los principios morales se han relajado tanto, que ahora la moda de las “niñas bien” es actuar como golfas y vestirse como ellas, y a las golfas les fascina vestirse de “niñas bien”, aunque el común denominador entre las jóvenes, pobres o ricas, es comportarse como zorras.

 

Duque:

El otro día estuve me senté a tu lado en una fiesta y tú, que ya estabas bien borracho, te la pasaste comentando que estabas asombrado de la capacidad de los políticos para robar y seguir robando, que la situación del país no está como para robarle al pueblo y no sé qué tanto. En esa ocasión no quise decirte nada porque estábamos en público, pero me parece que si tú eres un amargado y no quieres hacer carrera política, no la hagas y ya, pero deja que los demás mexicanos construyamos nuestro futuro y el de nuestra patria. También quiero decirte que ya le bajes al trago, bebes como si fueras un animal.

Manena

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Manena:

Hubiera sido más discreto que me hicieras tus comentarios en aquella ocasión, a que me mandaras este E Mail al Hospital del Alma, pero lo hecho, hecho está. Respecto a lo que dices, mira Manena yo no me opongo a que la gente trabaje de lo que quiera y en donde quiera, pero me siento con derecho a expresar mi opinión al respecto. Tienes razón en mencionar que yo bebo como una bestia, pero Manena, también aprovecho la ocasión para decirte que una fiesta privada no es el mejor lugar para que una señora de tu categoría muestre ante todo el mundo las tetas al aire, por muy recién operadas que las tengas. Te lo digo porque cuando te agachaste a recoger tu abanico se te vieron hasta los pezones.

 

 Duque de Santo Ton:

Estoy muy mala de mi vista y por más que he visto doctores y optometristas no me compongo, al contrario, cada vez estoy peor. Ya no sé a quién recurrir.

Ileana

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Ileana:

Ruégale a Santa Lucía que interceda por ti ante Dios, Nuestro Señor, y enciéndele un par de veladoras blancas que son las que atraen la luz.

 

Duque:

Mis hijos dicen que están cansados de que los lleve al Parque de la Juventud porque está muy descuidado y porque los juegos, además de feos, están todos rotos  y huelen a orines. Mi esposa insiste en que viajemos a México para que los niños conozcan Six Flags o La Feria de Chapultepec, pero simplemente con lo que cuestan los boletos de camión tendría que gastar todo un año de mi sueldo ¿por qué los niños no se conforman con lo que uno puede darles?

Adrián

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Adrián:

No dramatices: todos, niños y adultos, nos conformamos con lo que tenemos, aunque eso no signifique que nuestros sueños no puedan volverse realidad si luchamos por conseguirlo. La vida da tantas vueltas que en una de ésas todos llegan a Disney World.

 

Duque:

¿Qué sabes del cáncer de próstata?

Coqui

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Coqui:

No mucho, pero me he enterado de que es la segunda causa de muerte en los varones mexicanos. También sé que el riesgo de contraerlo aumenta con la edad y que para prevenirlo, lo mejor es llevar una dieta baja en grasas, comer verduras y tres veces por semana ingerir pescados azules, con altos contenidos de aceites grasos Omega. También es muy importante hacer notar que el examen digito rectal (introducción del dedo del doctor en el recto) es la primera forma de detección. Si existe alguna anormalidad, sigue un examen de sangre y luego uno de orina, para determinar si el padecimiento es benigno o maligno. Sé que suena terrible pero es una muestra de que en ocasiones no queda más que aflojar los músculos.

Comentarios