EN LA MIRA

EN LA MIRA

Marcha Chiapas contra la ola de feminicidios

 

 

Por Héctor Estrada

 

El día miércoles 17 de enero, el clamor de una ciudadanía desesperada salió a las calles de la capital chiapaneca. La ola de feminicidios que afecta a Chiapas no ha dejado otra alternativa que salir a visibilizar una situación insostenible, un escenario que mantiene aterradas a miles e indignados a muchos más. Es una voz multitudinaria que debe escucharse, que no puede ignorarse y requiere de acciones urgentes desde todos los sectores.

Esta vez serán las palabras de ellas quienes inunden este espacio. El discurso sollozante y valiente que retumbó este miércoles frente a Palacio de Gobierno del Estado de Chiapas y expresaba textualmente:

“En Chiapas las mujeres caminamos en la oscuridad, en la desolación, en la impotencia. Tal parece que estamos solas, que nos han abandonado.

La alerta de violencia de género se declaró en nuestro Estado en noviembre del 2016, y sin embargo, desde entonces a la fecha han ocurrido 258 muertes violentas de mujeres, según datos del Observatorio Feminista contra la Violencia hacia las Mujeres en Chipas.

Qué necesitamos hacer? A quién pedir ayuda? Quién va a salvarnos de ser asesinadas de regreso a casa? Hoy nos sentimos rotas, con el alma profundamente lastimada por la muerte de Gloria Castellanos Balcázar, por ella y por Viridiana, Maricarmen, Gabriela, Kimberly, Ruby, Lucrecia, Manuela, Yuri, Angela, Blanca, Rita, y por todas las asesinadas cuyo único pecado era ser mujer.

Pero también compañeras y compañeros, es necesario que dejemos de reproducir ideas equivocadas, ideas que perpetúan la responsabilidad de la víctima y justifican al agresor. “Llevaba minifalda, iba tomada, andaba sola, le gustaba la fiesta, era noviera”, son comentarios que construyen nuestro imaginario colectivo, estableciendo mitos que alimentan nuestra imaginaria realidad, cuando la realidad es que las mujeres somos libres de vestir como queramos, de ir de fiesta, de sentir y dar amor a quien así decidamos, somos libres de transitar a la hora y en donde queramos, sin que estos derechos sean motivo para terminar violadas y muertas en el fondo de un pozo.

La formación de las futuras generaciones está en nuestras manos, dejemos de perpetuar la idea de que somos las mujeres las que nos tenemos que cuidar de los hombres, y mejor enseñémosle a los futuros hombres a respetar la vida y la dignidad de una mujer, porque de las 220 muertes violentas de mujeres, registradas en 2017, todas fueron perpetradas por un hombre.

La sociedad en Chiapas está en duelo permanente por los feminicidios, por lo que urge un cambio de cultura, urge fomentar una cultura de respeto hacia la mujer, urgen acciones contundentes por parte de las autoridades, que la alerta de violencia de género declarada en nuestra entidad no sea solamente un discurso. Que el gobierno entienda que estamos hartas de esta inseguridad, estamos indignadas, nos sentimos impotentes, estamos hartas de su omisión y su desdén.

Seguiremos luchando y saldremos a las calles a protestar cuantas veces sea necesario, por nosotras, por nuestras amigas, por nuestras hermanas, por nuestras hijas, anhelando que un día dejemos por fin de caminar sin el miedo a ser la siguiente. Mientras ese día llega, seguiremos exigiendo justicia, justicia, justicia!”

Comentarios