HOSPITAL DEL ALMA

HOSPITAL DEL ALMA

Por El Duque de Santo Ton

Consultas gratis: santapiedra@gmail.com

 

 

Duque de Santo Ton:

Siempre la temporada de Navidad me causa mucha tristeza ¿por qué será?

Lulis

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Lulis:

Seguramente porque se te ha de pasar la mano con los tragos. El alcohol es una droga muy fuerte y depresiva. El hecho de que asistas a las posadas no implica que tengas que acabar con todas las botellas, solamente porque son de a grapas.

 

Querido Duque:

Soy un hombre, la verdad, muy atractivo, yo lo sé, el espejo me lo dice. No voy al gimnasio, pero tengo buen cuerpo, soy alto, bien formado y como dirían en las películas “muy bien dotado”. A las mujeres les encanto, me asedian y ninguna se me resiste cuando le propongo tener sexo, por lo que me doy el lujo de escoger sólo a las más jóvenes y bonitas. No soy ni pobre ni rico, por lo que ahora también trato de que mis compañeras de cama también sean niñas ricas dispuestas a compartir conmigo su dinero, su coche, sus cosas, sus casas. No me lo vas a creer, pero siempre lo consigo, porque además tengo cara de niño bonito, se nota que me hicieron con amor y como no me gusta trabajar, me aprovecho de ello, casi nunca pago en restaurantes ni en antros porque para eso están las tarjetas de crédito de mis novias. Algunas de ellas me reclaman porque no puedo ser fiel a una sola, pero eso sería, además de egoísta, imposible ¿piensas que esté mal lo que hago?

Humberto

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Humberto:

Claro que no está mal lo que haces, la prostitución siempre ha existido desde que el hombre es hombre y ha ido adquiriendo diversas formas, como venderte a las “niñas bien”, que por caprichosas pagan con tal de tener al galán de moda dentro del cuerpo. El único problema es que no siempre serás galán ni siempre estarás de moda, cuando empieces a perder frescura y potencia, esas mismas niñas que ahora pagan por tus servicios, ya no serán tan niñas y pagarán por los amores de otros hombres más jóvenes y tú tendrás que venderte al mejor postor, independientemente de su físico o su género. Los años pasan y acaban con cualquier carrera, por más brillante que sea.

Duque:

Tengo un vecino como de cuarenta años guapísimo, si lo vieras Duque, está rete chulo. Lo raro es que vive solo, solito en su alma. Tiene su casa muy mona, muy bien arreglada, él mismo se guisa y lava los platos. Sabe barrer, sabe trapear, sabe planchar, sabe hacer las camas y, como te decía, está guapísimo. Lo raro es que no creas que mete a nadie a su casa, ni a mujeres ni a hombres. Uno podría pensar en que no le gustan las mujeres y que por eso no se ha casado, pero no, tampoco se le ha visto con hombres ni es amanerado ni nada ¿qué pasará con él?

Sara

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Sara:

Como dice el dicho: “gallo que no canta… algo tiene atorado en la garganta”.

 

 

 

Duque:

Mi hermana les dijo a mis papás que se quería ir a vivir con su novio, y le contestaron que estaba loca, que primero se casara o fuera independiente, y que entonces hiciera lo que quisiera. Entonces mi hermana, así muy enojada, les dijo que eran unos anticuados y que si lo que les daba miedo era que perdiera su virginidad, que mejor ni se preocuparan porque ella hace mucho que la perdió. Mi papá la agarró de los pelos y le pegó tan feo, que hasta le aflojó un diente y le dio de patadas cuando estaba tirada en el suelo. Desde entonces está castigada y no la dejan salir con su novio ni con nadie. De hecho dice mi papá que si vuelve a ver al novio cerca de la casa le va a poner tal golpiza que no le van a quedar ganas de regresar. Mi hermana tiene 16 años, yo 13 y tampoco quiero ser virgen.

Dora

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Dora:

Espero que el caso de tu hermana te sirva de ejemplo y no hagas loqueras. El asunto de la virginidad es algo muy íntimo y en ese sentido, dada tu edad, lo único que puedo recomendarte es que si vas a volverte sexualmente activa, siempre utilices el condón y te informes sobre todos los métodos profilácticos para prevenir el embarazo y las enfermedades de transmisión venérea. Ahora, por lo que respecta a tus padres, si ya te diste cuenta de su forma de reaccionar ante el tema, es mejor que ni lo toques delante de ellos.

 

 

 

Duque de Santo Ton:

Yo leo mucho tu columna y me río con lo que te escriben y con lo que contestas, pero mi novio dice que eres pura mentira, y que todo lo inventas y que como periodista vales camote. Pero a mí no me importa que valgas camote, yo te sigo leyendo.

Beatriz

Tuxtla Gutiérrez

 

 

Querida Beatriz:

Me encanta tu léxico.

 

 Querido Duque de Santo Ton:

Mi abuelo tiene un rancho muy grande cerca de Acapetahua, y me ha dicho que quiere que vayas a conocerlo para que pruebes el cochito que hacen allá, y también el queso de doble crema que es único. Si me dices cuando, yo puedo conseguir quien te pase a recoger a tu casa y luego te pase a dejar, tú nada más me dices y lo organizamos.

Karmina

Chiapa de Corzo

 

Querida Karmina:

Dile a tu abuelo que odio la carne de puerco y que el queso de doble crema me produce urticaria, pero que de todas maneras le agradezco el detalle de invitar a un desconocido a su casa de campo.

Duque:

El hermano de mi esposo tiene 18 años y es de Comitán, pero como ya entró a estudiar al Tecnológico de Monterrey, mi marido lo trajo a vivir a nuestra casa. Como no tenemos mucho espacio, el muchacho duerme en la sala, pero el muy cochino, todas las mañanas despierta con su talega bien parada y a mí me da vergüenza mirarlo así o que mis hijitos vean así a su tío. Ya le dije a mi marido que le busquemos una casa de abonados, pero él dice que su hermano no necesita andar pasando miserias, que su casa sirve para dar cobijo a su familia, que no por mis chocanterías se va a olvidar de sus obligaciones con los suyos, ya no sé qué hacer.

Rosa María

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Rosa María:

Eso de las erecciones matinales no es una cochinada ni nada voluntario, es una característica fisiológica del cuerpo masculino. Se me hace raro que no te hayas dado cuenta si duermes y despiertas con tu marido al lado. Tampoco estoy de acuerdo con que tu molestia sea una chocantería, pues tu cuñado, con la edad que tiene, necesita intimidad lo mismo que ustedes. Me gustaría que le explicaras eso a tu marido, dando prioridad a los intereses del chamaco para que nadie se vaya a sentir.   

Comentarios