EN LA MIRA

EN LA MIRA

¿Miente gobierno con entrega de recursos para reconstrucción?

 

 

Por Héctor Estrada

 

Las denuncias sobre irregularidades en el proceso de reconstrucción siguen sumándose con el paso de la semanas. Casos de presuntos fraudes a damnificados que fueron censados, empadronados y finalmente no recibieron las tarjetas con el dinero correspondientes se han vuelto una constante en los últimos días, mientras el gobierno asegura que todo va “viento en popa”. Entonces, alguien miente.

Apenas este miércoles un grupo de afectados de distintos municipios acudieron a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos para presentar una queja contra la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) y el Gobierno de Chiapas por las vejaciones cometidas en su contra.

Y es que, aunque las denuncias no dejan de sumarse día tras día, hasta el momento no existe una cifra de personas afectadas en Chiapas por el incumplimiento en la entrega de las tarjetas o la entrega de las mismas sin fondos. Desde hace alrededor de un mes en que el escandalo se destapó los responsables de la investigación han guardado un silencio inquietante.

Se trataba, según lo argumentado por el mismísimo Enrique Peña Nieto, de un proceso vigilado y controlado por el gobierno federal que garantizaba la seguridad y trasparencia de todo lo realizado para ese fin. Sin embargo, las irregularidades no tardaron en hacerse presentes. Las denuncias sobre la clonación de tarjetas comenzaron a inundar las redes a principios del mes de noviembre. Se habían entregado tarjetas cuyos fondos ya habían sido retirados.

Incluso, la tarjeta entregada por el propio presidente Enrique Peña se encontró dentro de las que habían sido entregadas sin fondos, clonadas y saqueadas días antes de su propia entrega oficial. Un hecho inaudito. Y los reportes se propagaron a Chiapas donde las denuncias relacionadas con el mismo fraude aumentaron con el paso de los días. El asunto se convirtió rápidamente en un problema de dominio público.

De acuerdo a la denuncia presentada por el mismo Bansefi, hasta el pasado martes 14 de noviembre se tenían contabilizados un total de 59 casos documentados de tarjetas clonadas en Chiapas y Oaxaca, por un monto general superior al medio millón de pesos. Una cifra que muchos críticos del gobierno federal aseguran ha sido reducida para minimizar drásticamente el tamaño del robo o fraude a los fondos para la reconstrucción.

Desde ese momento no ha habido una actualización en el número de casos. La Sedatu y el Gobierno de Chiapas simplemente han callado. No se trata de un asunto menor. Cada folio autorizado significa un monto de hasta 120 mil pesos que se supone deberían estar ya en manos de los damnificados. Sin embargo, han pasado casi tres meses del terremoto y la entrega de los recursos no se concluye.

El caso luce por demás extraño y sospechoso ante las presuntas clonaciones que se dieron mientras las tarjetas bancarias aún se encontraban en manos de las autoridades responsables, pero sobre todo cuando el nombre de los responsables principales es traído a colación. Por un lado, en la dirección general de Bansefi aparece un nombre conocido y muy controversial dentro de la administración de Enrique Peña Nieto.

Se trata de Virgilio Andrade, el mismo que cuando fue titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP) investigó y exoneró a sus propios amigos, el presidente de la República, Enrique Peña; su esposa, Angélica Rivera; y al Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, por el famoso caso de la “Casa Blanca”. Sí, aunque parezca difícil de creer, hoy es responsable de distribuir el dinero para la reconstrucción. Un cargo otorgado por Peña apenas el 15 de octubre para ese tema en especial.

Del otro lado esta Rosario Robles Berlanga, de quien sobran los turbios antecedentes. Fue enviada a la Sedatu tras los escándalos de corrupción y abusos dentro de diversos programas sociales de la Secretaría de Desarrollo Social que ella dirigía. Ahora es la encargada de distribuir las tarjetas con el dinero de la reconstrucción en equipo con Virgilio Andrade. Dos “joyas” del gobierno peñista que junto a Manuel Velasco hoy se hacen de la vista gorda ante semejante escándalo… así las cosas.

Comentarios