HOSPITAL DEL ALMA

HOSPITAL DEL ALMA

Por El Duque de Santo Ton:

Consultas gratis: santapiedra@gmail.com

 

 

Querido Duque de Santo Ton:

Desde hace seis meses voy al gimnasio todos los días, la verdad es que me siento muy bien física y mentalmente, porque estoy renovada. Sin embargo, tengo el problema de que mi entrenador personal me encanta. Tiene el cuerpo de un dios griego y viste tan solo camiseta y short de licra que permiten ver su tanga de hilo dental, sobre todo cuando empieza a sudar. Cada vez que se me acerca siento escalofríos como si fuera una quinceañera calenturienta. Entonces trato de tranquilizarme, de no ver su entrepierna ni sus nalgas pero creo que me estoy enamorando de él. Aunque yo estoy felizmente casada hace treinta años, él es soltero y no tiene novia, pero me da mucha vergüenza proponerle una salida porque lo puede tomar a mal.

Isabella

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Isabella:

Aunque no siempre cedemos, a los hombres nos halaga mucho que una mujer trate de seducirnos. Si tienes ganas de comerte ese pollito sé valiente y tírale los perros a tu instructor, con toda seguridad te corresponde. Eso sí, prepara una buena propina ya que por lo general ese tipo de asesores esperan una recompensa por los trabajos extra.

 

Querido Duque:

Desde que era menor de edad yo ya vivía de los hombres, igual que mi madre y mi abuela. Somos una familia a la que se le facilita vivir del sexo porque no tenemos inhibiciones y desde pequeñas sabemos que para eso nacimos. Sin embargo, como si mi vida fuera una película de Marga López, un señor me propone regenerarme y darme una vida de señora, a cambio de que deje de talonear y de drogarme. La verdad es que yo no quiero, no nací para ser ama de casa, odio levantarme y acostarme temprano y acostarme con un solo hombre. Mi mamá y mi abuelita me apoyan, pero mis amigas del talón me dicen que aproveche para dejar un ambiente en el que, por cierto, he sido muy feliz.

Macarena

Tuxtla  Gutiérrez

 

Querida Macarena:

A mí también me parece que el cuento del hombre maduro que regenera a una meretriz es puro cuento, tarde o temprano tú volverás a la vida que realmente te gusta y en la que te mueves como pececilla en el agua. El sexo y el dinero fácil son lo tuyo, no te conozco pero lo percibo en tu forma de escribir. Eres carne de burdel y estás conforme con ello.

 

Querido Duque:

Leí en una revista que existe una operación para que las mujeres puedan recuperar su virginidad. Cuando yo me casé ya no era virgen y me gustaría sorprender a mi marido, para que me estrene como Dios manda.

Linda

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Linda:

Hoy en día existe una cirugía que permite restaurar o reconstruir el himen, es decir, puede recuperarse la virginidad. Dicha intervención quirúrgica se ha vuelto muy popular en Latinoamérica, en donde los “estrenos” son una moneda de cambio. Con este procedimiento quirúrgico es posible reconstruir las estructuras anatómicas de los genitales femeninos para que el canal vaginal sea mucho más estrecho puesto que la mayoría de las veces después de los partos pierde fuerza y vigorosidad. Sin embargo, tú ya estás más estrenada que una película de Harry Potter, no malgastes tu tiempo ni tu dinero.

 

Duque:

A mi novio y a mí nos invitaron a una isla privada que está en el Caribe, y lo primero en lo que pensó él fue en que tendríamos sexo en la playa, pues no habrá más testigos que los otros huéspedes y los criados. Yo sí quiero ir a esa isla pero no tener relaciones sexuales en la playa, lo cual me parece bizarro. Dime qué piensas.

Ernestina

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Ernestina:

El sexo sobre la arena de la playa, será algo que recordarás siempre, tanto si te sale bien como si te sale mal. Es una experiencia muy excitante, pero debes recordar que la arena se te mete hasta en los rincones más recónditos, además de que al calor del sexo podrían, sin darse cuenta, acostase sobre vidrios rotos, basura, bichos y hasta heces humanas o animales. Tal vez sea menos arriesgado hacerlo dentro del mar, pero antes debes lavarte con agua dulce. La sal seca la lubricación natural e impide una penetración fácil y placentera. Existen lubricantes solubles al agua que podrían ayudarte.

 

Querido Duque de Santo Ton:

Mi hija de diez años me preguntó que de dónde vienen los bebés, y yo estaba tan desprevenida que no supe que responder. No quiero cometer algo indebido, dime qué debo hacer.

Rosario

San Cristóbal

 

Querida Rosario:

Cuando una niña formula esas preguntas, algunos padres se ponen nerviosos y recurren al cuento de la cigüeña. Grave error: tu hija no tardará en buscar otras respuestas que la confundirán aún más. Le debes hablar con naturalidad y sin titubeos. Ella no debe percibir que es un tema tabú o prohibido. Las toneladas de datos equívocos que circulan en Internet o la información que le comparten los compañeros de clase, no siempre son los más indicados para resolver las dudas de tu hija. No existe una edad ideal para hablar sobre este tema; todo dependerá de la inquietud que ella tenga. Recuerda que debes aclarar sus dudas al respecto y solo lo que ella pregunte. No es necesario entrar en detalles. Cada púber despierta a la sexualidad en edades diferentes; unos se adelantan y otros se retrasan. Igual ocurre con el primer enamoramiento; no hay una edad ideal para que nuestros hijos tengan su primer amor.

 

Querido Duque de Santo Ton:

¿Es cierto que existe la anorexia sexual?

Lourdes

San Cristóbal

 

Querida Lourdes:

La anorexia sexual se presenta cuando se tiene una baja considerable en el apetito sexual (a niveles poco normales). También se le conoce como anafrodisia o deseo sexual inhibido y se manifiesta cuando las personas tienen poco o ningún deseo sexual. Las personas que padecen de anorexia sexual buscan alejarse por completo del sexo. Los síntomas son variados y muchos expertos aseguran que es difícil detectar a quienes la padecen. Sin embargo, la anorexia sexual se manifiesta poco a poco y las personas que sufren este padecimiento buscan distanciarse de cualquier situación que los haga tener alguna actividad sexual y, sin darse cuenta, poco a poco, este rechazo se convierte en adicción. Las razones detrás de este trastorno deben ser analizadas por un experto; sin embargo, muchos aseguran que se manifiesta en las personas que tienen baja autoestima, miedo a perder a sus parejas y al desarrollo sexual personal, ya sea por cuestiones religiosas o por las consecuencias físicas y emocionales que el lazo sexual genera. Los principales síntomas de que se padece anorexia sexual son: miedo al placer sexual, temor mórbido al contacto sexual, obsesión e híper vigilancia sobre el tema sexual, distorsiones de la apariencia del cuerpo, aversión as las funciones corporales y temor excesivo por las enfermedades de transmisión sexual. Es una fuente inagotable de ansiedad.

Comentarios