HOSPITAL DEL ALMA

HOSPITAL DEL ALMA

Por El Duque de Santo Ton

Consultas gratis: santapiedra@gmail.com

Querido Duque de Santo Ton:

Tengo un problema y no sé cómo afrontarlo. Soy heterosexual y nunca me he sentido atraída por otra mujer, salvo hace unos 10 años pero no pasó nada. Últimamente me siento más que atraída por una mujer de dos años menos que yo, digo "más que atraída"; porque siento que me estoy enamorando de ella. En principio creí que era solo atracción sexual, y debo confesar que me he masturbado varias veces pensando en ella, pero ahora va a más que la atracción sexual, me ha enamorado su forma de ser, de los detalles que tiene conmigo, de su inteligencia, de su saber estar, de su madurez, de la manera de relacionarse con otras personas. Es tan cordial, tan atenta con todo el mundo que hace que quiera que piense en ella como mi pareja. Cada vez que estoy con ella me muero por abrazarla, por besarla y confesarle lo mucho que la quiero y la deseo. Estoy en una situación complicada ya que ella es mi sirvienta y jamás hemos hablado de su vida personal, no sé si le gustan las mujeres o no, sé que es soltera y que no tiene novio. Un par de veces me ha nombrado a una amiga pero como eso, como su amiga, y yo no puedo controlar los celos que corroen mi interior. Tengo ganas de decirle lo que estoy sintiendo pero siento pánico de que lo tome mal y no quiera seguir trabajando en casa de mi mamá. No sé qué

Hacer.

Minerva

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Minerva:

No sé cómo te atreves a decir que eres heterosexual si solamente al leerte advierto en ti que eres más tortillina que Tía Rosa. No es sexismo, pero creo que si en un hombre se ve mal acosar sexualmente a una criada, en una mujer resulta de muy mal gusto. No te atrevas a romper la línea divisoria entre la sirvienta y la patrona porque lo vas a lamentar, aunque a tu chacha también le guste tallar pelucas.

 

Duque:

Yo soy abogado litigante y me acaban de ofrecer una correduría pública, pero la verdad no sé qué es eso. Me enteré de que tú estudiaste derecho y de que dabas clases ¿tú sí sabes?

 Chalo

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Chalo:

La gente común y corriente por lo general ignora qué es un corredor público, pero, tienes razón, yo soy perito en jurisprudencia, por lo que en pocas palabras puedo decirte que la Ley Federal de la Correduría pública lo define como un profesional del derecho, habilitado por la autoridad para desempeñar las funciones de agente mediador en las transacciones mercantiles. También puede transmitir e intercambiar propuestas entre dos o más partes; asesorar en la celebración o ajuste de un contrato o convenio de naturaleza mercantil; servir de perito valuador para estimar, cuantificar y determinar el valor real de todo tipo de bienes, derechos y obligaciones; asesorar jurídicamente a los comerciantes; y fungir como árbitro para resolver controversias derivadas de actos mercantiles. Incluso es un fedatario público. Chalo, se nota que no estás preparado para ocupar un puesto que, según sé, se obtiene mediante un concurso de oposición, pero te voy a suplicar que no vuelvas a preguntarme cosas que tú puedes averiguar con sólo estudiar un poco.

 

Querido Duque de Santo Ton:

Estuve fuera de Chiapas algunos años, pero recuerdo que me encantaba comer en el mejor restaurante de Tuxtla, y le pedí a mi marido que me llevara el domingo. Es una lástima que lo que antes era un punto de reunión de gente bonita de Chiapas se ha convertido en un sitio repleto de burócratas golondrinos, completamente desconocidos por nuestra sociedad, de aspecto muy vulgar y de una prepotencia tremenda. En la mesa de junto había una pareja de chilangos que se daban aires de ser de las Lomas de Chapultepec, pero que a leguas se les notaba que crecieron en la colonia Obrera, porque eso sí, muy blanquitos pero muy corrientes. Al terminar de comer, tanto ella como él encendieron sendos cigarrillos y se pusieron a fumar cuando hasta el más imbécil sabe que en los lugares cerrados, eso no sólo está prohibido sino que ya se considera una descortesía. Yo sufro de crisis de asma por lo que el humo me hace mucho daño; mi marido le pidió al mesero que les suplicara que apagaran sus cigarros. No sólo no lo hicieron, Duque, sino que para demostrar su poder, empezaron a pedir tragos digestivos sin dejar de fumar hasta que se fueron. Me sentí muy molesta, y además el ambiente, a pesar de los precios, está más revuelto que en El Pelucas. Yo no regreso.

 Mirna

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Mirna:

Puedes jurar que toda esa gentuza que mencionas, como la pareja esa de fumadores, no pagó ni la propina de lo que consumió y que la cargó a alguna cuenta de “gastos de representación”. Estoy de acuerdo contigo en que aquel restaurante tan agradable, tan tradicional y lleno de chiapanecos, se ha convertido en una especie de oficina o sala de espera de fuereños oportunistas. Sólo faltan los tríos y los cantantes de música ranchera para completar el cuadro.

 

Duque de Santo Ton:

¿Es cierto que eres homosexual?

 Mariela:

Si te refieres a que si he tenido coitos con otros hombres, no. Sin embargo en la sexualidad no hay nada escrito y nadie puede meter las manos al fuego por nadie, ni por uno mismo.

 

Hola Duque:

Me salió una perrilla y no sé cómo curármela. Sé que hay remedios caseros, pero yo no conozco ninguno.

Marcela

San Cristóbal

 

Querida Marcela:

Las perrillas maduran y desaparecen aplicando calor sobre ellas, aunque la zona en la que aparecen, el párpado, es muy delicada. Tienes dos formas de hacerlo: una es al estilo de nuestras abuelas, que frotaban un anillo de oro hasta que subía la temperatura y lo pasaban en cruz varias veces al día sobre la perrilla. Esto tiene un fundamento científico: el oro es un metal buen conductor del calor, y al pasarlo en cruz sobre la perrilla, intensificas el calor local sólo en el punto que lo necesita. La otra solución casera son los fomentos con paños empapados de agua de manzanilla tibia. La manzanilla desodoriza, desinflama y desinfecta, y al ser tibia, otorgas calor para madurar el absceso. Es conveniente usar gasas estériles o algodón limpio para hacer los paños, dejar reposar en el ojo afectado unos minutos y repetir la operación. Esto, por supuesto, varias veces al día hasta que madure. A veces se debe consultar al oftalmólogo ya que el contenido purulento tiene una gran carga de bacterias como estafilococos y otras que pueden dañar la córnea si se derrama sin previa protección antibiótica.

 

Querido Duque:

La prima de una amiga recibió una invitación al “Vintage” del MAP (Museo de Arte Popular), y por compromiso debe adquirir unas piezas, claro de diseñadores prestigiados, pero finalmente ropa usada. Se niega a ver a su marido con un traje Armani, que le costará 3 mil pesos y que su valor real es de 3 mil dólares, sólo porque lo usó López Dóriga en Tercer Grado. ¿Será tener falta de glamour dejar pasar esa ganga?

 

María Josefa

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida María Josefa:

Desde tiempos inmemoriales, usar ropa usada ha sido un privilegio de los mendigos y los muertos de hambre. Si quieres ayudar al Museo mejor dales un donativo y deja que vendan sus porquerías a un ropavejero.

Comentarios