EN LA MIRA

EN LA MIRA

Se destapa millonario desfalco de Vicky Rincón

 

 

Por Héctor Estrada

 

Tremendas son las acusaciones que han caído sobre los hombros de la ex alcaldesa y ahora regidora tuxtleca Victoria Rincón Carrillo quien, según expedientes del ayuntamiento capitalino, durante su administración adquirió una deuda por 104 millones de pesos para la construcción y habilitación de un relleno sanitario y diversas obras viales que nunca se realizaron, cuyo destino del monto de inversión total se desconoce hasta la fecha.

Las pruebas sobre la adquisición de la deuda constan en la Acta de Cabildo 137 del Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez 2001-2004 y precisan diversas obras que nunca se llevaron a cabo. Destacan la supuesta construcción de un camino de acceso al relleno sanitario por un monto de 12 millones de pesos; la construcción de relleno sanitario por 10 millones de pesos y la pavimentación de la Prolongación Calle Ciro Farrera, del Bulevar Belisario Domínguez a Carretera Chicoasen, incluyendo un puente en el Río Sabinal, con un costo de 17 millones.

A las obras proyectadas se suma la pavimentación de la Calle Club de Leones, de Bulevar Belisario Domínguez a la 5ta Norte, incluyendo el puente sobre el Río Sabinal, con un costo de 20 millones de pesos; la apertura de la Prolongación del Bulevar Juan Sabines, del Fraccionamiento Los Laureles a Plan de Ayala, con un costo de 15 millones de pesos y la construcción de la Techumbre del Mercado Pascacio Gamboa, con un costo de 10 millones de pesos.

Además de la sectorización, detección y control de fugas de agua en las colonias de la Zona Norte, con un costo de 5 millones de pesos; la construcción de 4 puentes en la colonia Bienestar Social por 3 millones de pesos y la pavimentación de la Prolongación de la 12 Poniente Norte, entre 17 Avenida Norte Poniente y Libramiento Norte, por un monto similar de 3 millones de pesos. Todas son obras que recibieron recursos de financiamiento federal y nunca se realizaron.

Y el caso relacionado con el “relleno sanitario fantasma” parece tomar dimensiones aún mayores, pues resulta, según expedientes, que el predio comprado por el Ayuntamiento tuxtleco para la construcción del relleno sanitario, cuando Rincón Carrillo era alcaldesa, pertenecía a amigos cercanos de la presidenta municipal; pero además se encontraba en una zona ejidal (Ejido de Copoya) que legalmente no podía ser adquirida de manera directa por la figura del ayuntamiento.

En caso de corroborarse semejante fraude y desfalco a las arcas municipales durante la administración 2001-2004, este hecho significaría otro tremendo escándalo de saqueo desproporcionado al municipio tuxtleco. Y es que, el predio comprado podría, incluso, ser perdido por el gobierno municipal mediante un litigio agrario. No obstante, lo que aún pesa sobre los tuxtlecos es que los 104 millones de pesos son una deuda vigente.

Es una deuda adquirida con el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos a un plazo inicial de 10 años que luego fue reestructurada a 20 años, por lo que aún cuesta a las y los tuxtlecos. Una obra que además hubiese evitado el tremendo problema que hoy enfrenta la capital chiapaneca con el caso Proactiva. Estuvo en manos de Victoria Rincón Carrillo resolver anticipadamente una problemática que hoy sangra las arcas municipales, pero a avaricia y corrupción pudieron más. lamentablemente… así las cosas.

Comentarios