ENTRELÍNEAS

ENTRELÍNEAS

Por vergüenza renuncie gobernador

 

 

Por JORGE CEBALLOS

 

¡Cuando leemos, escribimos o afirmamos que Chiapas vive un gobierno fallido, no nos equivocamos! Está así porque simplemente tenemos un gobernante de oropel, quien, junto con una plebe de ineficientes colaboradores, está enterrando a la entidad.

Durante los tres años de vivir en este maravilloso Estado, he leído y escuchado que Juan Sabines ha sido quizá el peor de los gobernantes, pero Manuel Velasco Coello, por lo que se ve está empecinado en quitarle ese deshonroso lugar.

Durante su primer tramo de administración, Velasco se dedicó a gobernar desde las revistas del corazón y creyendo que podía pelear un lugar en la nominación presidencial, por lo que dejó que sus cuates acabaran con la quinta y los mangos: desaprovechó tener como aliada a la juventud con qué llegó al poder, eso lo aprovecharon verdaderos lobos a quienes incrustó en diversas dependencias y qué ahora son los nuevos multimillonarios chiapanecos.

Lo anterior no es perorata barata, mucho menos envidia por no estar dentro de la banda de Alí Baba y sus 40 ladrones, es simplemente indignación, por la miseria que muestra una clase gobernante más que podrida.

Juzgue usted si Chiapas no está de cabeza: el viernes hubo un enfrentamiento en la comunidad El Aguaje, producto del fallido desalojo en ese lugar, murieron dos policías y 20 más resultaron heridos, eso nos muestra que las autoridades están rebasadas y que simplemente son inoperantes, ineficientes y tibias.

Las fallas de las flamantes autoridades, son de raíz, desde el mismo momento que se ordenó el desalojo en El Aguaje, fallaron, se supone que la Secretaría de Gobierno a cargo de Juan Carlos Gómez Aranda, tiene un equipo de operadores en todos los municipios, gente que debió estar enterada de que los bloqueadores estaban armados, sin embargo, no dieron parte a sus superiores para que a través del diálogo se destrabara el conflicto.

El error costó dos vidas. No debemos perder de vista que a los grupos indígenas no existe poder humano que los pueda meter en cordura, se hace lo que ellos piden y quieran, así de "fácil" se hacen las cosas.

Quizá el error más preocupante es que el gobierno de Manuel Velasco Coello, volvió a mostrar tibieza, les asesinan a dos policías y todavía van y le entregan 500 mil pesos a quienes provocaron todo esto.

Por las fallas de este operativo, desde el primer momento se les debió haber exigido la renuncia a Juan Carlos Gómez Arando y a José Luis Llaven Abarca, al primero por no cumplir a mantener la paz y estabilidad en la política interna y al segundo por no lograr desalojar.

El crimen de los dos policías no puede ni debe quedar impune, a como tampoco se tiene que perder de vista que en la entidad cualquiera pisotea las leyes ante la apatía de quienes deben velar por la paz y bienestar de los ciudadanos.

Pero no es solo El Aguaje, se tiene que voltear la mirada hacia todos esos lugares en los que constantemente hay problemas y en donde no hacen nada para detenerlos.

Si Manuel Velasco Coello, tuviera un poco de respeto al apellido que heredó, debió renuncia desde hace mucho tiempo, desde que comenzaron a surgir los problemas de corrupción, desde que le dio una patente de Corzo a sus amigos para saquear Chiapas, pero es casi seguro que en la mente del gobernador no está dejar el poder en el año de Hidalgo, porque lo que busca es blindarse y no terminar como sus amigos Javier Duarte y Roberto Borge, aunque de verdad, se merezca estar en el mismo lugar que estos para que formen un trío musical al que bien podrían llamar Los Gobers Ratas, porque han demostrado que tienen una ambición por lo ajeno.

Muchas voces en la entidad señalan que se equivocaron al elegir a Velasco como gobernador, es más señalan que les falló, no se dan cuenta que simplemente fueron parte de un trato comercial, a muchos el equipo de campaña les pagó por el voto, ahí se cerró el trato, en el sexenio lo que tenían que hacer es recuperar lo invertido.

En la mente de cada chiapaneco estará el sacar sus conclusiones en torno a si hizo bien o mal al votar por quien gobierna, lo que se debe tener presente es que Chiapas está de cabeza producto de las malas acciones tomadas al momento de hacer gobierno.

Insistimos, ojalá Manuel Velasco por decencia y respeto a la vida gubernamental renuncie.

Ojalá que quien sea electo gobernador el próximo año, se comprometa a impartir justicia en contra de todos esos personajes que han dañado a Chiapas, y si tiene que empezar por su antecesor, seguramente miles de ciudadanos lo celebrarán.

Comentarios