HOSPITAL DEL ALMA

HOSPITAL DEL ALMA

Por El Duque de Santo Ton

(Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)

 

 

Querido Duque:

Necesito un consejo. Desde hace unos días siento que mi esposa sospecha que me gustan los hombres y anoche me lo preguntó, y no supe si confesarle que sí. Alguna vez, ella me dijo que con unas amigas vieron una película gay y que a ella le gustaría ver como un hombre de verdad domina y humilla a otro hombre y lo hace su mujer, que le excitaría mucho y me insinuó que si yo lo haría. La bronca es que a mí me gustaría ser al que dominen y traten como a una mujer y creo que esto no le gustaría mucho a ella porque, según dice, el que penetra nunca deja de ser hombre, mientras el que al otro le quitan la hombría cuando se le introducen el miembro o lo ponen a hacer sexo oral. No sé cómo tratar el tema, ni siquiera sé si ella tiene razón ¿Qué hago?

Omar

Tapachula

 

Querido Omar:

Creo que antes de hablar con tu mujer, necesitas poner en claro cuál es tu orientación sexual y no dejarte llevar por esas falsas creencias que mencionas. Todo ser humano que tiene sexo con otro de su mismo género realiza un acto homosexual, cualquiera que sea la forma o las cavidades involucradas. Una vez que tengas luces al respecto, puedes pensar la manera de iluminar a tu mujer en el tema.

 

Duque de Santo Ton:

Tengo 21 años y hace unos meses mi novio me dijo que necesitaba algo de dinero para pagar unas deudas que él tenía, yo no sabía cómo ayudarlo y me preguntó que si haría lo que fuera por él y le dije que sí. Entonces me planteó algo muy raro, me dijo que tenía un amigo al que yo le gustaba y que si estaba con él le daría el dinero. Yo le dije que no, que no lo haría, pero me insistió y me rogó que lo ayudara, y pues yo acepté. Mi novio me llevó a la casa de su  amigo. Era un señor como de unos 40 años o más, y yo me sentí demasiado incómoda, pero lo hice. El señor primero era muy delicado y me decía “mi amor”, pero después me hablaba sucio y me decía que era una perra y que él era mi dueño, lo cual me excitaba más. Al terminar, lo hizo adentro de mí sin condón, fue algo raro pero me gustó. Después de eso con mi novio estuvo todo normal, como si nada. Desde esa ocasión ha pasado tres veces más, igual por dinero, pero no sé si ayudarlo así está mal.

Alejandra

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Alejandra:

Tú lo que estás haciendo es prostituirte e independientemente de consideraciones morales, ejerces uno de los oficios más peligrosos del mundo. La verdad yo no creo que hagas lo que haces por ayudar a tu novia sino porque te gusta el sexo cochino.

 

Duque:

La vida cotidiana con mi mujer se ha vuelto monótona y aburrida en el plano sexual. Ella está siempre cansada y cae rendida a las nueve y media o diez de la noche, y es justo a esa hora que a mí me gusta romancear. Total que ella se queja, yo me quejo y no tenemos vida sexual. El otro día, por sugerencia de un amigo, le dije que teníamos una comida con un cliente que por favor encargara a los niños con alguien y en lugar de llevarla a comer la llevé a un hotelito. La sorpresa le gustó, tuvimos dos horas para nosotros y recordamos esas escapadas nuestras, de cuando éramos novios. Pero dos semanas después ya estábamos de regreso en la misma rutina. Me doy cuenta que si no hago cosas yo, ella no las va a hacer ¿se estará volviendo frígida?

Gustavo

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Gustavo:

Todos los matrimonios llegan a caer en la monotonía sexual, lo cual es lógico. Me parece que el detalle del “hotelito” fue genial, deberías tenerlos con más frecuencia, pero resígnate, tarde o temprano caerán nuevamente en el hartazgo. El matrimonio tiene otros valores distintos a la sexualidad.

 

Querido Duque de Santo Ton:

Quiero saber si es normal que mi novio espíe a sus vecinas con unos binoculares. Dice que son mujeres que no conoce, que viven en casas distintas, pero que se divierte espiando a la gente y más a chicas guapas cuando se desvisten, dice que es una tontería que me ponga celosa.

Jackie

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Jackie:

Tu novio padece una perversión conocida como “voyeurismo”, que consiste en sentir placer por el simple hecho de mirar lúbricamente a las personas desnudas o haciendo el amor. No es nada para alarmarse pero tampoco para aplaudir.

 

Querido Duque:

Por las noches me entra un sentimiento de angustia, porque tengo miedo de perder mi chamba, de no poder pagar mis deudas, una angustia por el futuro que no me deja en paz y mi esposa me molesta con que no la escucho, no la entiendo, no la quiero. Yo, lo que no quiero es preocuparla, pero me desespera tanto que me voy enojado a mi cuarto y ahí, a solas, escondido, me empiezo a sentir otra vez angustiado, me hago el dormido cuando la escucho entrar y hasta que no se duerme no me muevo ¿qué me recomiendas hacer?

Guillermo

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Guillermo:

Tu caso es idéntico al de miles de hombres y mujeres de este estado. Debes aprender a controlar tus emociones y sobreponerte, con la angustia no ganas nada. Si no puedes con ella, consulta a un psiquiatra.

 

Duque de Santo Ton:

Mi madre y mi tía siempre han sido mujeres guapas, obsesionadas con estar en forma; se ejercitan, hacen dieta, se pasan horas en el salón de belleza y ahora que saben que ando con una gordita sabrosa, que para ellas es hippie, obesa y descuidada, no dicen nada pero me doy cuenta de lo que piensan y, aunque me vale madres, noto que no les gusta para mí. No es algo que me dicen, pero sé que es lo piensan y a mí lo que me gusta de mi novia es que es natural, gordita y sencilla y que no está metida en las estupideces frívolas de la moda. Duque ¿les hago saber lo mucho que me valen madres o las ignoro?

Emilio

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Emilio:

Cualquiera de las dos medidas, son efectivas.

 

Querido Duque:

Mi hija y su novio llevan cuatro meses, pero como ambos son mayores de 21 años y se conocieron en el trabajo, viajan juntos con el pretexto de la chamba y de conocer los alrededores de la ciudad. Este muchacho ha influenciado mucho a mi hija, rompen mis reglas y viajan como si ya estuvieran casados sin estarlo. No es que me moleste, lo que sucede es que se ha vuelto frecuente. Obviamente sé que tienen relaciones sexuales y no sé qué hacer al respecto.

Aurelia

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Aurelia:

Aunque no conozco a tu hija, me parece que entre sus planes no está el matrimonio, pues cualquiera sabe que los novios que viajan juntos sin estar casados jamás se casan.    

Comentarios