HOSPITAL DEL ALMA

HOSPITAL DEL ALMA

Por El Duque de Santo Ton

 

(Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)

 

Querido Duque:

Un profesor de la preparatoria dice que yo vivo paralizado por el miedo. No entiendo bien a qué se refiere ¿puedes ayudarme?

Adrián

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Adrián:

El miedo es una emoción muy fuerte, desagradable, causada al sentir cierta clase de peligro. Nace ante la sensación primaria de riesgos o amenazas. Cuando se siente lo descrito anteriormente, pero no existe razón alguna, como debe ser tu caso, se llama angustia o ansiedad. Es un sentimiento muy normal en los seres, inclusive los animales lo sienten, y aunque se relaciona con lo negativo, no siempre es así, puesto que si no se sintiera, muchas veces no podrían evitarse ciertos accidentes, ya que nadie estaría alerta. Es imposible no mencionar que existen miles de personas que viven atemorizadas, como en tu caso, lo cual no las deja vivir plenamente su vida y tratan diariamente de evitar todas esas cosas que los asustan. No se dan cuenta de que los males de los que huyen están en ellos mismos. Así es, ya que todos los acontecimientos están en la mente, y sólo haciéndoles frente pueden superarse. Espero que me hayas entendido.

 

Duque de Santo Ton:

Vivo en Tuxtla desde hace cinco años, por cuestiones laborales, y como soy soltero, vino mi mamá a quedarse en mi casa por tres semanas. Antes la amaba, era muy cariñosa conmigo, pero eso cambió al enterarse de que soy gay. Es muy cruel e irónica conmigo y siempre me recrimina cosas en doble sentido. Yo me pregunto que si no me quiere ¿para qué me visita?

Eduardo

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Eduardo:

Yo creo que sí te quiere pero tiene que comportarse así porque ésa fue la educación que le impusieron. Te visita porque te quiere y a nadie le caen mal unas vacaciones gratis, aunque sean en Tuxtla Gutiérrez.

 

Querido Duque de Santo Ton:

Junto a mi casa vive un político, y la banqueta siempre está llena de hombres armados y mal encarados. Sin embargo, la mujer y la hija del funcionario son más prepotentes que sus guaruras, tratan con desprecio a todo el mundo y son un par de idiotas para manejar. Sin embargo, los vecinos permanecemos callados y dejamos que nos traten como si fuéramos ciudadanos de segunda.

Julián

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Julián:

En realidad si no estás cerca del poder o del dinero, que en realidad son lo mismo, puedes considerarte un ciudadano de segunda. Triste pero cierto.

 

Duque:

Por favor, si vas a responder, que sea con respeto y sin juzgar. Tratando de resumir para no aburrirte, tengo que decirte que me mata la soledad, tengo 30 años y nunca he tenido novia ni he besado ni he tenido sexo con nadie. Soy tímido y me cuesta conseguir amigos, además de que no me gusta mi cuerpo, sobre todo porque sudo mucho cuando me pongo nervioso. Me siento desesperado voy a enloquecer, cuando me preguntan “¿cuándo vamos a conocerte una novia?”, enloquezco, piensan que soy homosexual. Pero lo más grave es que me gustan las mujeres mucho menores que yo, soy un pedófilo y aunque nunca he abusado de una adolescente, quienes conocen mis preferencias me tratan como rata y depravado, me dicen que merezco morir ¡me juzgan por algo que no he hecho! La verdad no aguanto más las voces en mi cabeza no puedo ni dormir. Gracias por leer y entender.

Felipe

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Felipe:

Lo que tú tienes no es una crisis de identidad ni una depresión sentimental, tú eres carne de manicomio. Te recomiendo que te acerques a un especialista antes de que en tu mente detone alguna crisis seria que pueda traducirse en daños severos a tu persona o a la de los que te rodean.

 

Querido Duque:

Hace unos meses mi novio me dejó por razones que no explicó del todo bien. Hace poco lo volví a ver, me invitó a cenar y a bailar y, como siempre, terminamos cogiendo. Al terminar, él me propuso que nos siguiéramos viendo para tener relaciones sexuales pero sin compromiso, sólo como amigos, porque por el momento no quiere ataduras. Yo, como una tonta, acepté con tal de tenerlo cerca de mí sin importar el cómo.

Paloma

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Paloma:

Lo peor que puedes hacer en el amor, es dejar entrever que no tienes dignidad. Al saber tu novio que puede tenerte a la hora que se le antoje, sin ninguna responsabilidad, no tardará en tratarte como prostituta o como su amante que, para el caso, es lo mismo. Así que, Palomita, amárrate bien ese calzón y termina con ese muñeco de utilería que aunque esté muy guapo se nota que no te quiere.

 

Hola Duque:

Por alguna extraña razón la gente a mi alrededor piensa que soy brujo. Desde amigos de la Universidad hasta la gente de mi calle. No me visto de negro, no soy parte de ningún culto, no hablo de esos temas porque me molesta que al final siempre quieren que confiese, etc, etc, etc. Antes por un tiempo me parecía divertido dar esa imagen, porque así se me acercaban las chicas y me pedían que les leyera la mano. Les inventaba cualquier cosa y se iban contentas y me servía para coquetearles pero luego volvían y me querían preguntar más cosas hasta quererme involucrar para que les ayudara con sus problemas y eso ya no era divertido. Ahora lo último que me pasó es que un día vino una vecina. Tocó la puerta, le abrí y estando dentro me preguntó cómo estaba y que si estaba mi mamá (tengo 21 años). Le dije que estaba solo y en eso empezó a contarme sus problemas con su marido. Que la engañaba, que no podía tener hijos y yo con cara de atención pero pensando por dentro que yo por qué tenía que estar escuchando eso y de repente vi que se había abierto la blusa y me dijo que si no quería "tocar". La verdad fue tanta la sorpresa, que me dio un susto y no se me hizo nada excitante ni cachonda la situación. Le dije con pena que no gracias y me pidió que por favor la ayudara a que se mejoraran sus problemas. Que ella sabía que yo tenía habilidades y que me lo pedía de buena manera (todo eso mientras seguía con los senos de fuera y la blusa abierta). Yo para relajar la situación le comenté que debería platicar mas con su marido, que deberían ver un consejero matrimonial y ya tras un rato se normalizó la conversación y se cubrió los pechos. Se fue de la casa y me dijo que lo pensaría. La verdad ahora tengo miedo de que le cuente o le diga algo a su marido. Solo tengo 21 años y no quiero estar envuelto en líos de adultos ni con maridos celosos. Tampoco quiero que me ande buscando gente loca con sus problemas locos. No sé de dónde sacan tanta cosa y quieren que los ayude yo. Y palabra que le echo muchas ganas para que no me convenzan a mí mismo porque me busca tanto la gente para esto que la verdad a veces ya me lo ando creyendo.

Sebastián

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Sebastián:

Seguramente esa señora no anda diciendo que eres brujo sino puto.

Comentarios