HOSPITAL DEL ALMA

HOSPITAL DEL ALMA

Por El Duque de Santo Ton

(Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)

 

Querido Duque:

Mi novia es de Yajalón pero radica en Tuxtla porque aquí estudia.   Vive sola en un departamento que alquilaron para ella sus papás, quienes también le mandan dinero cada fin de semana. Ella es tan generosa, que deja que yo me acueste con ella en su cama y compra una botella y botanas para recobrar fuerzas cuando hacemos el amor. Sin embargo, la otra noche me confesó que tiene un primo que también llega a visitarla, y que los dos, tendidos en la misma cama, ven películas pornográficas que él consigue. El primo es mayor que ella, mi novia tiene 24 años y su primo, unos 37. Ya le dije a ella que, según mi parecer, no es correcto que dos primos de diferente sexo vean juntos y solos películas pornográficas, a lo cual ella me dice que no tiene nada de malo y que ella hacía esto con el primo desde antes de conocerme y que yo me estoy imaginando cosas que no son. Me dijo que soy un paranoico ¿será cierto?

Andrés

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Andrés:

Las películas pornográficas tienen la única finalidad de excitar al espectador para masturbarse o para tener sexo. Así que tu novia está tomando leche de dos mamilas; ese tipo ni es su primo y se acuesta con ella igual que tú. Si no te gusta compartir o que te mientan, mejor busca otro amor.

 

Querido Duque de Santo Ton:

Mi novio y yo cumplimos hace tres años de ser pareja. En el sexo todo nos va más o menos bien. Mi consulta es porque el único problema que tenemos es que en los días que yo tengo la regla no se me antoja tener relaciones íntimas con él. Incluso me atrevería a decir que me da asco todo el tema de la sangre (también me parece poco higiénico cuando mis amigas me cuentan que ellas sí lo hacen). El caso es que mi novio insiste en tener relaciones durante esos días y hasta quiere practicarme el sexo oral aunque est{e sangrando. Yo no sé qué hacer.

 Isabel

Chiapa de Corzo

 

Querida Isabel:

El tener sexo con alguien debe ser ante todo algo placentero para ti. Si existe algo que no te plazca o te provoque asco, entonces lo mejor es hacérselo saber a tu novio de manera tajante y si él insiste en darte el “beso del payaso”, así se conoce en el argot popular a esa práctica, entonces búscate otro novio mamacita porque ese que tienes es un cochino.

 

Querido Duque:

Soy un hombre de 26 años, y toda mi vida he sufrido por el hecho de ser homosexual. Lo soy desde siempre, perdí la virginidad a los doce años y hasta la fecha nunca he tenido sexo con mujeres, siempre he vivido mi sexualidad de manera oculta. Bueno, no tanto, porque todo el mundo que me conoce sabe que soy gay: mis amigos, mi familia, mis conocidos, etc. Ellos lo aceptan, no les importa, pero yo tengo problemas graves de autoestima. No me acepto, no creo ser normal. Creo que lo normal es hombre con mujer y esto está provocado por problemas psicológicos. No puedo evitar pensar que estoy mal hecho, que soy una desgracia y que todos a pesar de que me aceptan, también guardan su distancia conmigo y me segregan.

Benigno

Tuxtla Gutiérrez

 

Querido Benigno:

Como tú mismo lo escribes, el problema está en ti no en los demás. El hecho de que te segreguen por ser homosexual es algo con lo que debes luchar tú mismo, porque reprobar el sexo entre hombres o entre mujeres es un lugar común que siempre estará presente en tu vida y está en ti aprender a lidiar con él.

 

Querido Duque de Santo Ton:

Tengo una enorme curiosidad por saber qué se siente hacer el amor con dos hombres a la vez. Las mujeres tenemos esa posibilidad, y no se me quita de la cabeza hacerlo algún día. Pero sé que es complicado. No puedo hablarlo con nadie pues parecería que fuese una enferma del sexo. Ya sé que es algo muy personal. Pero sólo anónimamente puedo pedir algún consejo, y he pensado en mi querido Duque de Santo Ton porque sabe todo y lo que no lo inventa.

Amparo

San Cristóbal

 

Querida Amparo:

Yo no invento nada, aunque a veces expreso mi opinión.  Te felicito por aceptar que tienes una fantasía sexual y quieres llevarla a la realidad. Evidentemente, el soñar que estás en la cama con dos hombres implica el deseo de ser penetrada por las tres cavidades de tu cuerpo que lo toleran (vagina, ano y boca) e incluso llegar a pensar en una interacción entre ambos sujetos. En nuestra sociedad me parece que encontrar personas dispuestas a jugar ese juego debe ser difícil a causa del machismo rampante que nos domina y que considera impensable que dos hombres tengan sexo en la misma cama y al mismo tiempo, aún con el pretexto de querer hacer un trío con una mujer.

 

Querido Duque de Santo Ton:

Cada vez oigo hablar más de la eyaculación femenina. Yo no la tengo o al menos eso creo, pero tampoco tengo muy claro a qué se refieren con la eyaculación femenina, si es importante y por qué se está poniendo tanto de moda.

Carmen

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Carmen:

La eyaculación femenina es la expulsión, a través de la vulva, de un fluido con cierta energía durante el orgasmo. Antes no se tocaba el tema con frecuencia, pero ahora está de moda, y muchas mujeres sienten que están incompletas o algo no está bien en ellas si no experimentan la eyaculación. Debo aclararte que no todas las mujeres son capaces de eyacular, pero el que no se eyacule no quiere decir que el orgasmo sea menos placentero que si no lo hay.

 

Duque:

¿Qué diferencia existe entre moda y elegancia?

Mireya

Tuxtla Gutiérrez

 

Querida Mireya:

La palabra elegancia proviene del latín, del verbo elegiré, que significa elegir, por consiguiente, la elegancia consiste en saber escoger y seleccionar las prendas en virtud de unos factores determinados como, las propias particularidades físicas, el ambiente, la hora, el lugar y la ocasión. Elegancia no significa ir a la última, con lo que los diseñadores imponen por temporadas, no hay que ser un esclavo de la moda, podemos seguir las tendencias actuales teniendo en cuenta nuestras características físicas, sociales y profesionales, esto nos facilitará a encontrar el equilibrio y la armonía entre lo que nos favorece y procede en cada situación. Hay que tener en cuenta que la elegancia no va unida al poder adquisitivo, vemos constantemente personas públicas, que por mucho que lo intentan no consiguen la combinación y elección adecuada: elegancia y estilo.

Comentarios