EN LA MIRA

EN LA MIRA

¿Qué esperan para detener a Proactiva-Veolia?

 

Por Héctor Estrada

 

Por si fuera poco, el deficiente servicio que presta hoy la empresa Veolia (antes Proactiva) y la grave contaminación que ha generado en las inmediaciones del relleno sanitario que opera, un nuevo problema de mayor relevancia se ha sumado a la lista de argumentos que justificarían la inmediata actuación de las autoridades de los tres niveles de gobierno a fin de detener de una vez por todas su anómalo funcionamiento: el paulatino envenenamiento de río Suchiapa.

Lo denunciado este lunes por el Diario Ultimátum se configura como un caso de seriedad y verdadera preocupación. Y es que, los lixiviados emanados del relleno sanitario y las aguas residuales de los complejos habitacionales Real del Bosque, Bonanza y Casas Geo han elevado de manera crítica durante los últimos años la concentración de contaminantes y sustancias tóxicas en el afluente.

El episodio más alarmante del caso sucedió apenas el pasado 14 de mayo cuando habitantes del poblado Pacú denunciaron la repentina aparición de numerosos peces muertos entre las aguas del río. De acuerdo con el dictamen de lo sucedido, como resultaba evidente, la muerte masiva de peces fue consecuencia de la intoxicación provocada por los contaminantes arrastrados dentro del afluente.

Los indicios de contaminación comenzaron a resentirse desde que parte de las aguas residuales del fraccionamiento Real del Bosque empezaron a ser derramadas de manera irregular sobre las márgenes del arroyo Sabinalito del río Suchiapa. Sin embargo, los crecientes escurrimientos y filtraciones emanadas desde relleno sanitario de la empresa Veolia han empeorado la situación de forma acelerada, elevando los niveles de riesgo como nunca.

El grupo ciudadano “Salvemos al Río Suchiapa” ha realizado la documentación de casos sobre posibles afectaciones a la salud de habitantes del poblado Pacú por la contaminación del río. De esta manera, aunque aún no se ha concluido el concentrado de información y cotejo con los datos de los familiares y la Secretaría de Salud, han adelantado que hasta el momento se tienen detectados al menos ocho casos sospechosos de personas fallecidas a consecuencia de cuadros cancerígenos.

Sin embargo, la situación en la cabecera municipal no es muy distinta. En ese sentido, Blanca Nidia Vicente Ribera, bióloga y representante de “Nimalari, Ecocultura Sustentable Asociación Civil”, precisó que en Suchiapa el 90 por ciento de la población se abastece de los cárcamos que se surten del río, lo que complica la situación debido a que el único tratamiento previo que se le da al agua para consumo doméstico es la simple cloración.

Y es que, la zona donde se encuentra el relleno sanitario de Veolia (Proactiva) tiene conectividad con el río Suchiapa y sus escurrimientos van directo al afluente, arrastrando las fugas de lixiviados que son metales pesados, concentrados venenosos, principalmente de mercurio y bencenos.

De acuerdo con el último estudio realizado por la empresa “Laboratorios ABC” a los mantos acuíferos del predio San Martín Mujular, colindante con el Relleno Sanitario de Tuxtla Gutiérrez, en el perímetro de mayores filtraciones, se confirmó la presencia de metales altamente tóxicos como mercurio, aluminio, cromo, arsénico, cobre, magnesio y zinc, además de diversos plaguicidas y herbicidas; justo en la zona donde se ubican los principales escurrimientos pluviales hacía el río Suchiapa.

El laboratorio bajo registro de la Secretaría de Salud 350972-1 advirtió en ese entonces (mayo de 2014) que la cantidad de bacterias, así como de fierro, magnesio, cloruros, nitratos, nitritos y nitrógeno amoniacal, se encuentran encima de los límites permitidos por la Norma Oficial Mexicana 127-SSA1, significando un evidente riesgo salubre para la interacción humana y el entorno natural de la región. Y hoy las circunstancias podrían estar mucho peor ante la omisión gubernamental y la imparable contaminación.

Actualmente existe una mesa de trabajo en el Congreso del Estado dentro de la que participan pobladores, organizaciones civiles y dependencias como el Instituto Estatal del Agua (INESA), la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), la Secretaría del Medio Ambiente e Historia Natural (Smahn) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA). Sin embargo, los avances para detener la contaminación toxica del relleno sanitario son lentas y siguen siendo insuficientes.

El director del Instituto Estatal del Agua, Andrés Carballo Bustamante, ha admitido la contaminación y gravedad del caso. Sin embargo, ninguna instancia participante en la mesa de trabajo ante el legislativo estatal ha querido entrarle al tema legal para enfrentar a Veolia. Han esquivado la defensa jurídica, empujando a un “acuerdo amistoso”.

Cómo se puede hablar de acuerdos cuando la factura del ecocidio ya ha cobrado en la salud de los pobladores, su sustento económico y, de confirmarse, hasta la vida misma. ¿Por qué se protege tanto a Proactiva-Veolia? ¿Qué acuerdos tan poderosos hay detrás de su inmunidad? Es un caso que urge de la acción inmediata y responsable, pues se está llevando de por medio el bienestar de miles de personas que no pueden seguir pagando el costo de la corrupción y la impunidad.

Comentarios