EN LA MIRA

EN LA MIRA

Otra vez Manuel Velasco sin poder comprobar recursos

 

Por Héctor Estrada

 

Mientras Chiapas reaparece nuevamente entre las cinco entidades con el mayor número de irregularidades dentro del primer “Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2016”, con más de mil 800 millones de pesos sin comprobación, uno de los principales cómplices de la impunidad con la que hoy se ejercen los recursos públicos en la entidad chiapaneca era encumbrado por el aparato gubernamental en medio de un evento masivo, pagado justamente con recursos públicos.

La visita de Miguel Ángel Osorio Chong a Chiapas del pasado miércoles ofreció diversas lecturas evidentemente políticas. Se da paradójicamente en el marco de la visita de ex presidente Vicente Fox Quesada y la ex primera dama de México y aspirante a la Presidencia de la República, Margarita Zavala, quien por cierto tenía programada desde días antes realizar una de actividades justamente en Chiapa de Corzo. Ahí donde de última hora fue armado el evento para el Secretario de Gobernación.

La decisión sobre el día, lugar y hora de la visita de Osorio Chong fue tomada prácticamente durante el transcurso del mismo martes. Justo el día de mayor actividad panista en Chiapas y tan sólo unos días después de que los resultados de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) pusieran a Chiapas en “el ojo del huracán” por el nuevo cúmulo de irregularidades detectadas en el manejo de los recursos federales asignados el año pasado. Había que dar desde el Gobierno Federal un “espaldarazo político al cachorro”.

Y es que la situación no es para menos. De acuerdo al Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2016, el gobierno de Chiapas suma un monto de mil 811.8 millones de pesos bajo observaciones por la posible mala aplicación de recursos. Entre las irregularidades detectadas por la ASF destacan retenciones de impuestos y aportaciones correspondientes a los trabajadores a instancias como el Seguro Social.

Solamente en recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, las autoridades locales no pudieron comprobar el destino de retenciones de nómina por más de 466 millones de pesos. En la revisión a los recursos federales transferidos por la Secretaría de Salud, la administración de Manuel Velasco, del Partido Verde, también obtuvo observaciones por no haber informado al SAT de casi 300 millones de pesos de Impuesto Sobre la Renta (ISR) retenidos a los trabajadores entre febrero y diciembre de 2016.

Lo grave del caso es que no se trata de asunto aislado. Desde 2013 el número de irregularidades detectadas en la Cuenta Pública ha ido en aumento. Según la propia ASF, durante el ejercicio 2015 se detectaron irregularidades en el manejo y destino del presupuesto federal asignado a Chiapas por más de 2 mil 934.6 millones de pesos. Chiapas se colocó en ese año como la tercera entidad del país con más observaciones por parte de la Auditoría Superior.

Entre 2011 y 2014 la entidad registró irregularidades en recursos que ascendieron a más de tres mil 785 millones de pesos. La mayoría de los procesos de investigación corresponden a los primeros dos años de gobierno del actual mandatario estatal. Sin olvidar que en 2014 se señaló a Chiapas por un presunto desfalco de más de 702 millones de pesos cometidos contra el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB), debido al pago de “compensaciones discrecionales a empleados sin mediar lineamientos, evaluaciones o comprobación que justificaron su entrega” durante 2013.

Además de los 538 millones de pesos fueron ocupados para “pagos indebidos de nómina durante el ejercicio 2012 con recursos de 2013”; irregularidades por más de 200 millones de pesos durante la aplicación del programa Seguro Popular en Chiapas y más de 400 millones de pesos en adjudicaciones directas y pago por equipos para hospitales que simplemente no fueron entregados durante ese mismo año.  Entre otras tantos “detallitos” que, hasta ahora, parecen no inquietar en lo mínimo a quienes administración los recursos de la entidad.

 

Lo que hoy sucede en Chiapas, con total impunidad, sólo es posible mediante la complicidad federal. Una inmunidad temporal bajo acuerdos de conveniencia mutua. Por eso es que aquí, pese a que se vive la peor crisis social, económica, salaria y de servicios públicos (con miles de personas despedidas de sus fuentes de ingresos), para el gobierno estatal parece no haber preocupación equivalente. Para los de “arriba”, aquí simplemente no pasa nada… así las cosas.

Comentarios