HOSPITAL DEL ALMA 02/06/17

HOSPITAL DEL ALMA 02/06/17

Por El Duque de Santo Ton

(Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)

Querido Duque: 

Te escribo porque quiero saber si es cierto que al tener sexo en la primera cita los hombres pierden el interés por la mujer. Me pasó con un tipo que me invitaba mucho a salir y yo nunca aceptaba pero la noche que sí acepté, tuvimos relaciones sexuales intensas, porque ambos nos gustamos mucho, pero cuando nos despedimos él insistió en que teníamos que repetirlo, pero al día siguiente sólo me mandó un mensaje por el celular y ya no se volvió a aparecer.

¿Qué se hace en estos casos? ¿No se supone que hay que probar si la persona de verdad nos gusta y nos llena para tener una relación con ella?

Marielena

Tuxtla Gutiérrez

Querida Marielena:

En una sociedad como la nuestra, si entregas el tesoro a la primera estás diciendo, en un lenguaje no cifrado, que eres una mujer fácil, que seguramente se acuesta con todos los que la invitan a salir y que vales tan poco, que el hombre no tiene que hacer ningún esfuerzo para llevarte a su cama porque basta con invitarte a comer unos tacos o beber unas caguamas. Quiero aclararte que eso es lo que observo, no es que así sea mi manera de pensar. Me parece que lo que se consigue fácilmente se valora poco. La norma social indica que el hombre pide y la mujer otorga; si el hombre pide poco y la mujer otorga rápido, el mensaje es obvio.

Querido Duque de Santo Ton:

Vivo en una zona muy exclusiva de Tuxtla Gutiérrez, un pequeño fraccionamiento para gente que tiene dinero de verdad y es muy tranquilo  porque además de que tenemos vigilancia especial del Municipio, también contratamos guardias privados, tenemos alarmas y cámaras de seguridad. Sin embargo, hace poco se cambió a una de las mejores casas, una familia muy corriente. No sé si se sacaron la lotería o de dónde les llovió el dinero, pero se nota que su origen es humilde, que no tienen educación. Nosotros estamos acostumbrados a tratar con otro tipo de gente. No me di cuenta de cuando empecé a fijarme en el hijo más grande, un muchacho como de 20 años, muy moreno y con cara de aborigen, pero con un súper cuerpazo y muy simpático. Él tiene un BMW del año y es muy coqueto, siempre me buscaba la sonrisa pero yo le volteaba la cara para que no fuera igualado, porque no por tener dinero me voy a fijar en un fulano de tan baja estofa. Sin embargo, Duque, debo admitir que soy una zorra, una mujer sin escrúpulos, porque el otro día me subí a la azotea de mi casa y desde ahí lo vi tomando el sol junto a su alberca, y estaba en calzoncillos primero y luego se los quitó y se quedó completamente desnudo. Sin pensarlo, lo grabé con la cámara de mi celular y me la paso viendo el video una y otra vez y eso me excita mucho ¿verdad que soy una golfa?

Lizette

Tuxtla Gutiérrez

Querida Lizette:

¿Una golfa? No, eres una golfa y media.

Duque:

Tuve relaciones con una joven. Bueno, ella tiene 19 años y yo 35. Te escribo porque la muy mañosa me ahora me sale con que era virgen cuando cogimos, pero la verdad es que al momento de penetrarla, no se me hizo difícil introducir el pene ni le salió sangre. Supuestamente tendría que haber sentido físicamente como si le hubiera roto algo ¿no? Por lo menos ver las manchas de sangre. No sé, quiero tu opinión. 

Aurelio

San Cristóbal

Querido Aurelio:

A tus 35 años ya estás bastante grandecito para preguntar esas cosas, pero de todas maneras dile a esa muchachita que vaya a contarle cuentos a su abuela. 

Querido Duque de Santo Ton:

Trabajo como bailarina en eventos. Somos varias muchachas y mi esposo es el representante y  Dj del grupo. Todo iba muy bien con el trabajo pero hace poco me encontré entre los invitados a una despedida de soltero,  al tío de mi marido y a su hijo. Nunca me había encontrado con conocidos, pero ya estaba pagado el show y teníamos que continuar con el espectáculo. Decidí que esa vez saliéramos con antifaces, pues así no me identificarían. Nosotras no somos de las bailarinas que se desnudan, sólo nos quedamos en ropa erótica, pero sin darme cuenta, el tío me arrimó su pene desnudo a una nalga. La situación me excitó y entonces el hijo del viejo me acarició los senos por debajo de la ropa. La verdad no sé si me reconocieron, pero creo que no podré ni mirarlos a los ojos, aunque no me hayan reconocido. ¿Qué hago?

Maruca

Chiapa de Corzo

Querida Maruca:

Tu esposo conoce tu trabajo, sabe a lo que te dedicas y está perfectamente consciente de los riesgos que corres. Lo que tienes que hacer es dejar de sentir culpa y disfrutar lo que haces, tal y como lo hiciste cuando el tío te frotó la nalga con su moco de guajolote.

Querido Duque de Santo Ton:

Quiero saber si mi novio aún es virgen. Antes de conocerme, él  me decía que era muy bueno en la cama, pero ya llevamos dos años y todavía no tenemos sexo. Cuando empiezo a besarlo y espero que pase algo más,  él corresponde igual, me empieza a subir la falda y a la hora de que me tiene que penetrar ya no puede. No sé si sea virgen aún, lo hemos intentado muchas veces y siempre pasa lo mismo, o no sé si tenga un problema de disfunción.

Ana

Tuxtla Gutiérrez

Querida Ana:

Tu novio ni es virgen ni padece de disfunciones, más bien es gay y le gustan los hombres. Termina con él o preséntale a un amigo.

Duque de Santo Ton:

Mi problema es que soy tímido con las mujeres; no me salen las palabras ante una dama cuando se trata de tener sexo, por eso me gustan las prostitutas, porque no tengo que conquistarlas ni hablarles al oído, tampoco tengo que ser romántico ni cambiar mi personalidad en absoluto; es curioso porque ahí me siento seguro y cobijado, ¿crees que soy pervertido?

Adrián

Tuxtla Gutiérrez

Querido Adrián:

No eres un pervertido, más bien eres un acomplejado, al que le enseñaron que el sexo es algo sucio y por eso solamente te permites tenerlo con prostitutas, con mujeres sucias que no merecen respeto porque cobran por bajarse los calzones. 

Duque:

Odio el aliento a alcohol. Me recuerda cuando era una niña y mi padrastro me besaba. Nunca abusó de mí y siempre me trató como si hubiera sido su hija, pero su aliento al besarme siempre tenía un resabio de alcohol y me daba asco. Mi marido comenzó hace unos meses a tomar cerveza para relajarse antes de meterse a la cama conmigo. Dice que con unos tragos le dan más ganas de hacer travesuras conmigo. ¿Qué me recomiendas, Duque?

Clarisa

Tuxtla Gutiérrez

Querida Clarisa:

Te recomiendo que empieces a beber cerveza junto con tu marido. Ya estás casada, estás en edad de beber con moderación. Se te quitará el asco y estoy seguro de que también a ti se te alborotará la hormona con un poquito de alcohol.

Querido Duque de Santo Ton:

Mi mamá y mi suegro comenzaron a andar. Ella es divorciada y mi suegro viudo. Todo se dio en una comida en la que yo serví un cochito delicioso a los invitados. Cuando al final de la fiesta se dio el romance entre mi madre y el papá de mi esposo, a todos nos gustó la idea de que salieran juntos. Hace poco se pelearon y para todos ha sido muy difícil, especialmente por un asunto íntimo del que mi madre no quiere hablar. El desgraciado de mi suegro le contó a mi marido que mi madre practica mal el sexo oral. ¿Verdad que es una majadería que mi suegro ande diciendo esas guarradas sobre mi madre?

Karen

Tuxtla Gutiérrez

Querida Karen:

Más bien yo creo que la guarra es tu madre.       

 

Comentarios