HOSPITAL DEL ALMA 30/05/17

HOSPITAL DEL ALMA 30/05/17

Por El Duque de Santo Ton

(Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)

Querido Duque:

Tengo 17 años pero desde que tenía 15, mis senos se volvieron descomunales, son realmente grandes y no van de acuerdo con mi edad, me hacen ver como si estuviera muy gorda y no lo estoy. Dime qué puedo hacer porque la verdad sí me siento muy mal, quisiera que mi cuerpo fuera coherente con los años que tengo.

 

Alejandra

Tuxtla Gutiérrez

Querida Alejandra:

No eres la primera niña que conozco con este problema, varias adolescentes desarrollan el tamaño de las glándulas mamarias más de lo normal, generalmente por cuestiones hormonales. Uno podría pensar que las chicas son más felices entre más grandes son sus pechos, pero tienes razón, dependiendo de la estatura, el talle, la forma de cara y el largo de las piernas, entre otras cosas, los senos de mayor volumen dan la impresión de gordura. Te sugiero que cuando tengas 18 años, consultes a un cirujano plástico para ver si puede reducirte algunas tallas, no creo que sea tan difícil ni tan caro.

Querido Duque de Santo Ton:

Estoy muy preocupado. Tengo 44 años de edad y sólo me he sentido atraído por hombres mucho más jóvenes que yo, de entre 17 y 25. No he podido tener una relación estable desde hace alrededor de 12 años, muy a menudo deseo poder sentir esa atracción por señores de mi edad, pues creo que sólo así podré tener una pareja madura y definitiva. Lamentablemente no siento ninguna atracción por mis contemporáneos. Nota: soy homosexual asumido y conforme.

Alexis

San Cristóbal

Querido Alexis:

Eres lo que se dice un viejo degenerado y rabo verde. Espero que tengas dinero, pues a los hombres ricos jamás les falta la carne fresca. Si no es así, y además de gay eres viejo y pobre, vete resignando a la soledad y a la casi nula o nula actividad sexual.

Duque:

Mi esposa no es güera pero se tiñe el cabello de rubio y me encanta, me gusta mucho más así que con su color de pelo natural. Lo malo es que yo quisiera que fuera güera por completo y que también se pintara el pelo púbico, pero la muy bruta dice que eso no se puede y que hasta peligroso es ¿verdad que está idiota?

Paco

Tuxtla Gutiérrez

Querido Paco:

Yo no digo que esté idiota, pero se me hace que tu esposa es medio ignorante. Tal vez el peróxido le arda un poco porque antes de pintarla la tienen que decolorar, pero dile que la belleza tiene su precio.

Duque de Santo Ton:

Mi familia se fue a vivir a la Ciudad de México, y desde la primera vez que tuce comunicación con mis hijas, me dijeron que allá está mucho mejor, que Tuxtla Gutiérrez es la capital del subdesarrollo, que ya ni árboles tiene, que huele a caca y cosas así. A mí, la verdad, me dio mucho coraje que se expresaran así de su tierra, pero son mis hijas y las dejo manifestar su opinión. Al poco tiempo, mi hija la mayor, me anunció que su primogénito iba a venir a Chiapas para presentarme a su prometida, que dizque pertenece a la aristocracia de Morelos. Ilusionada, arreglé mi casa, compré pastas e hice café, y el día que vino mi nieto me trajo a una mujer cuarentona con tipo de secretaria, hasta medio prieta, que orgullosa me mostró su anillo de compromiso. Me entregaron la invitación para su boda y cuando les dije que ya había mandado a arreglar una recámara para cada uno, mi nieto me salió con que se estaban quedando en un hotel. Es decir, mi nietecito y la lagartona ya viajan como marido y mujer, y todavía le van a hacer al  cuento del vestido blanco con velo y todas esas cosas que son más bien apropiadas para niñas decentes y no para zorras de cuarta categoría. Por supuesto que eso  de la aristocracia de Morelos no me lo creí ni tantito, la fulana más bien tiene tipo de criada.

Rebeca

Tuxtla Gutiérrez

Querida Rebeca:

Seguramente tu futura nuera tiene los millones que ustedes nunca han tenido, y eso le permitirá a tu nieto subir uno o varios peldaños en la escala social. Obviamente, la tipa podrá tener todo el dinero del mundo pero si algo le hace falta es un poco de clase.

Duque de Santo Ton:

Sin saber cómo ni por qué, me aficioné a lamer, besar y succionar los pezones de mi marido. Al principio a  él le encantaba que lo hiciera, pero cuando notó mi obsesiva predilección por esa práctica ya no me permite que le bese  ni que le toque el pecho.  

Marisa

Tuxtla Gutiérrez

Querida Marisa:

Ninguna perversión sexual debe verse con malos ojos ni ser criticada, a menos que a una de las partes que intervienen no le guste, como en el caso de tu marido, que ya se cansó de que te prendas como chuchito recién nacido.

Duque de Santo Ton:

¿Es cierto que en Tonalá ya existe una playa nudista en la que la gente puede nadar sin nada de ropa?

Asunción

Tuxtla Gutiérrez

Querida Asunción:

Sí, pero los que la usan son los gays y sus mayates, aunque si te quieres encuerar, te dejan.

Duque:

No sé qué pensar de mi madre. Tengo 16 años y ella dormimos en el mismo  cuarto, en diferente cama, y ya van varias veces,  de madrugada,  que la he cachado masturbándose. No sé cómo decirle que ya la he visto y que me incómoda mucho. Sé que es normal y que tiene derecho a hacerlo, pero el solo hecho de pensar que se encuentra cerca de mí haciéndolo me da asco. Si fuera por mí, desearía no haber visto nada jamás.

Manuel

Tuxtla Gutiérrez

Querido Manuel:

Si tienes 16 años, creo que ya estás en edad de dejar ese cuarto libre para tu mamá y buscar tú mismo un lugar propio para dormir. Ambos tienen derecho a tener intimidad, y en este caso ella tiene preferencia para quedarse con ese cuarto ya que no solamente es mujer sino que además es tu madre. 

Querido Duque:

Me ofrecieron un trabajo de bailarina en Tokio, Japón. Se trata de hacer coreografías pop un poco eróticas y me entusiasmo mucho poder irme de aquí para poder ganar dinero. Me citaron una mañana en una casa de  la Primera Norte y cuando llegué ya había varias muchachas. Ya que estábamos todas, un fotógrafo nos pidió que nos quitáramos la blusa y el brasier, porque el primer casting iba a ser para ver si teníamos bonitos pechos. Yo dije que no estaba dispuesta a hacer eso, y una mujer como de 60 años me jaló del cabello y me dijo que no la iba a hacer perder su tiempo a lo pendejo, y ella misma, de un tirón, me dejó con los pezones al aire. Después nos pidieron todos nuestros datos y nos dijeron que a las que escogieran las iban a llamar para hacer otro casting, pero yo no quiero que me llamen porque no me gusta que sean violentos conmigo.

Paty

Tuxtla Gutiérrez

Querida Paty:

Si no fuera porque pondría tu vida en peligro, te pediría que denunciaras a esa gente, pues ellos no están organizando un grupo de baile, a todas luces se nota que quieren reclutar mexicanas para ejercer la prostitución en el Lejano Oriente, esclavitud sexual. Ni se te ocurra regresar.

Duque:

Mi esposo tiene una empresa en la que le va muy bien y por eso no necesito trabajar. Tenemos sirvientas y por no tener nada que hacer me hice muy amiga de un vecino 5 años menor que yo. Él tiene 25 y yo 30 años. Es un hombre muy guapo, se cuida mucho, hace mucho ejercicio y esas cosas. Me decía que era una mujer muy linda y que mi marido era un suertudo por tenerme. Este joven trabajaba de taxista, andaba por las calles, pero cuando no tenía mucho trabajo me llegaba a visitar. Poco a poco me empezó a gustar mucho su compañía, hasta que terminamos teniendo sexo. Durante un año fuimos amantes y como sé que económicamente no les va muy bien a los taxistas, cuando él tenía problemas económicos yo lo ayudaba. Sin embargo, un día que no le pude dar dinero, se enojó tanto que le contó lo nuestro a todos sus amigos. No entiendo cómo pudo ser tan cruel cuando yo le di todo mi amor, mi cariño, y hasta cuidé de él. Ahora sólo ruego a Dios que mi esposo no se entere, yo soy su vida, lo destruiría si supiera todo lo que pasó con el taxista.

Marcia

Tuxtla Gutiérrez

Querida Marcia:

Lo peor de todo es que también te podría poner de patitas en la calle.

 

Comentarios