HOSPITAL DEL ALMA 12/05/17

HOSPITAL DEL ALMA 12/05/17

Por El Duque de Santo Ton

(Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)

Querido Duque de Santo Ton:

Mis padres son divorciados y yo vivo con mi mamá y mi hermano menor. Mi papá nos mantiene a los tres, nos compró una casa que está a nombre de los tres y mensualmente nos otorga una pensión a cada uno para que podamos enfrentar nuestros gastos sin trabajar ni bajar nuestro tren de vida. Sin embargo, mi madre es alcohólica y ninfómana, y según ella se dedica a pintar, pero sale de su estudió borrachísima, pues se bebe una botella diaria de vodka.

Lo peor de todo es que sale muy caliente y trata de buscar hombre. Ya tuvo sexo con todos los novios que he tenido, y ya me da miedo presentarle hasta a mis amigos porque estoy segura de que se los va a coger. Cada vez que la acuso con mi papá, él me contesta que por eso se divorció de ella, porque nunca se le quitará ni lo puta ni lo borracha ¿qué puedo hacer?

Beatriz

Tuxtla Gutiérrez

Querida Beatriz:

Para mí lo único que puedes hacer es negocio. Cóbrales a tus amigos por ir a visitar a tu mamá y de paso vigilas con quien se relaciona y te cercioras de que siga todas las medidas profilácticas que se necesitan en los encuentros sexuales de ocasión, porque las enfermedades contagiosas están a la orden del día. 

Duque de Santo Ton:

Tengo 19 años y aunque soy hombre, mi ilusión en la vida es hacer carrera en el mundo del modelaje. Soy alto y aunque soy delgado, mis facciones son muy finas y la ropa me sienta muy bien, tanto los trajes como la ropa sport y la interior. Hace poco estaba en una fiesta y un señor me dijo que era fotógrafo y me preguntó que si quería que me hiciera un portafolios de fotografías fashion, pero que a cambio quería que yo posara desnudo para un proyecto que tiene planeado para entrar a un concurso. Yo no le resolví y lo estoy pensando mucho porque sin fotos prácticamente no tengo herramientas para buscar trabajo como modelo, pero eso de debutar desnudándome me hace sospechar que hay algo sucio detrás de todo.

Ramón

Tuxtla Gutiérrez

Querido Ramón:

Se necesita tener 19 años y ser muy ingenuo para no darte cuenta de que el hombre no solamente te quiere encuerar sino que también te quiere encamar. Necesitas ver más películas, amigo, eres más inocente que una quinceañera.

Querido Duque:

Aunque mi esposo ya cumplió cuarenta años y está pelón, panzón y ya no tiene nalgas, a mí me produce mucha excitación sexual, quiero tocarlo y besarlo todo el tiempo, solamente al verlo u olerlo me mojo todita y quiero hacer el amor con él, pero yo a él no le atraigo nada, me lo hace sentir, me lo demuestra y yo me siento humillada, aunque eso no me hace dejar de querer hacer de todo con él. Dime qué me pasa.

Esther

Tuxtla Gutiérrez

Querida Esther:

Lo que te pasa es que además de tener el amor propio lesionado, eres una mujer compulsiva y obsesionada. Si el desnalgado de tu marido ya no te hace caso, puedes buscar entre las decenas de hombres que pueden darte la satisfacción que tanto necesitas. Eso sí: recuerda siempre usar protección porque uno nunca sabe dónde puede brincar el conejo.

Duque de Santo Ton:

Cuando me casé hace cincuenta años, mi familia política estaba muy encumbrada económicamente y mi suegra, como regalo de “pedida”, me entregó un cofre con joyas de familia: diamantes, zafiros, rubíes y esmeraldas, todos engarzados en oro y platino, lo que se dice una fortuna. Ahora mi hijo mayor está a punto de casarse y me pidió que la noche en que vamos a ir a pedir la mano de su novia, yo también lleve para ella el mismo cofre y que se lo entregue a su futura esposa  pero yo no quiero, Duque, porque esa muchacha es de un nivel socioeconómico muy inferior al nuestro, y estoy segura de que no sabrá valorar el regalo. Por otra parte, nadie puede asegurarme que ese matrimonio va a durar para toda la vida.

Eloísa

Tuxtla Gutiérrez

Querida Eloísa:

Me parecen razonables tus argumentos, aunque tal vez eso mismo pensó tu suegra al tener que regalarte sus alhajitas a ti. De todas maneras, si tienes una hija que lleve tu sangre y que esté más o menos cuerda, mejor obséquiale en vida a ella tus joyas, antes de que vayan a caer en manos de una macuarra que como bien lo dices, solamente Dios sabe si va a durar casada con tu hijo de por vida.

Duque de Santo Ton:

He notado que las mujeres tienen muchas más libertades que antes en el terreno sexual, y por eso quisiera conseguir a un chico que me diera la satisfacción que yo no tengo y que me es difícil conseguir a causa de mi trabajo. Yo tengo 55 años y me gustaría relacionarme de planta con un muchacho que tuviera entre 19 y 22 años y que no estuviera casado ni tuviera querida ni hijos.  Yo podría ayudarlo económicamente pero tendría que ser un joven guapo, aguantador y que estuviera siempre disponible para mí.

Zulma

Tuxtla Gutiérrez

Querida Zulma:

Al cuerpo lo que pida.

Querido Duque de Santo Ton:

Soy lesbiana, me gustan las mujeres, no soporto tener relaciones sexuales con los hombres, pero no tengo tipo de machorra, más bien soy femenina. En el gimnasio conocí a un muchacho muy masculino y guapo pero al que le encantan los hombres. Eso nos identificó mucho, nos hicimos amigos y ahora vamos a casarnos para dar gusto a nuestras familias y a la sociedad. Ya tenemos todo listo, hasta la ropa que vamos a usar el día de la boda. Obviamente yo me pondré un vaporoso traje blanco y él un sobrio traje de etiqueta. Habrá misa, ceremonia civil y un gran banquete para 500 invitados. Tendremos luna de miel, viviremos juntos, pero no vamos a tener sexo jamás, sería como tener sexo con una hermana ¿qué opinas?

Diana

Tuxtla Gutiérrez

Querida Diana:

A estas alturas, aunque tú te vistas de blanco y él se disfrace de macho no lograrán engañar a nadie, podría jurar que ya todos los conocidos de ambos saben de sus planes secretos y les siguen el juego para que ustedes se sientan tranquilos fingiendo que son “normales”. 

Querido Duque de Santo Ton:

Mi hermano mayor se hizo novio de una de las niñas más “exquisitas” de Chiapas, famosa por la fortuna de su padre, por su facilidad para gastar el dinero y por ser una interesada. Mi mamá puso el grito en el Cielo y se la pasaba regañando a mi hermano, hasta que él se cansó y terminó con ella. Como para vengarse, mi hermano se fue a vivir una temporada a Veracruz y regresó casado con una negra que había trabajado de teibolera en el Puerto.  Por si fuera poco, la negra tiene un hijo de otro fulano, igual de feo que su madre, que le dice papá a mi hermano porque el muy idiota lo adoptó legalmente y le puso nuestro apellido.  A mí a veces me quiere decir “tía”, pero yo lo mando a la chingada.

Gloria

Tuxtla Gutiérrez

Querida Gloria:

Nadie tiene derecho a interferir o a molestarse por la vida sexual o conyugal de los demás, ni siquiera los padres o hermanos, así que acepta a la colocha de tu cuñada y a su engendro, porque aunque no lo quieras ya forman parte de tu familia. 

Querido Duque de Santo Ton:

Estaba pensativo el otro día, y me di cuenta de que tengo 90 años y que todos mis hermanos y amigos se fueron muriendo poco a poco, sin darme cuenta de que me estaban dejando solo porque yo no tuve mujer ni hijos. Por fortuna vivo en una casa de asistencia al anciano, a la que pasan a dejar el periódico en el que escribes y por eso quise comunicarme para preguntarte qué debe hacer una persona como yo.

José

Tuxtla Gutiérrez

Querido José:

Lo que debes hacer es dar gracias a Dios por cada minuto que respiras y rogarle que vengan muchos más. Ni se te ocurra, por favor, pensar en las leyes de la lógica.

 

Comentarios