HOSPITAL DEL ALMA 09/05/17

HOSPITAL DEL ALMA 09/05/17

Por El Duque de Santo Ton

(Consultas gratis: santapiedra@gmail.com)

Querido Duque de Santo Ton:

Fui a San Cristóbal y me compré unos huipiles bordados de Zinacantán, de Magdalenas y de Tenejapa. Desde que los vi se me hicieron estupendos para combinarlos con pantalones negros y accesorios de ámbar y plata, los cuales también compré, en una joyería que está por el centro. Sin embargo, en cuanto mi mamá me vio puestos mis nuevos outfits me dijo que parecía criada. A mí la ropa étnica se me hace de buen gusto y además está de moda.

 

Lucrecia 

Tuxtla Gutiérrez

Querida Lucrecia:

El problema de ese look que describes es que solamente les va bien a las mujeres europeas o con tipo europeo, ya que a las mexicanas solamente les alborota la parte autóctona de su personalidad. 

Duque:

Mi marido tiene tan buen empleo en el gobierno, que le asignan varios choferes para su uso personal. Todos ellos tienen título profesional y cuando mi esposo me preguntó que si quería que uno se dedicara a servirme a mí en exclusiva, escogí a uno joven, muy blanquito, con cuerpo atlético y que se deja hacer de todo y me hace lo que yo quiero en el plano sexual. Mi marido y yo desde hace tiempo no tenemos relaciones y entonces el chico también lo libera de esa carga. El caso es que mi chofer y yo estamos muy compenetrados sexualmente pero a pesar de todo el no deja de halarme de usted y de llamarme “señora” ¿lo puedes creer?

Sonia

Tuxtla Gutiérrez

Querida Sonia:

Existen ciertas barreras que nunca deben romperse por más confianza que se tenga. Aunque tu marido sabe, y de eso estoy seguro, que te acuestas con el muchacho, ante la sociedad eso debe permanecer oculto o lo obligarías, por honor, a despedir a ese pobre licenciado-chofer, y hasta a divorciarse de ti. No hay peor infidelidad que la que se hace pública.

Duque de Santo Ton:

Mis bisabuelos eran unos campesinos españoles que emigraron a Chiapas a mediados del siglo XX y ahora mi familia es una de las más encumbradas de todo el Sureste Mexicano. Tenemos inversiones en Estados Unidos, en Suiza y en varios paraísos fiscales. Yo estoy en edad de casarme y mis padres insisten en que me vaya a España a conseguir un buen marido castizo. A mí se me hace un atavismo idiota pues seguramente los parientes que todavía tengo por allá tienen una ínfima condición social mientras que aquí podría casarme con un príncipe del subdesarrollo, millonario en dólares como yo.

Mireya

Tuxtla Gutiérrez

Querida Mireya:

La verdad es que si eres rica y no necesitas a alguien que te mantenga puedes casarte con quien se te dé la gana. Solamente debes tener cuidado para que no te vayan a desplumar. Naciste rica y así debes morir.

Querido Duque:

Quiero que me digas quién crees que será el próximo gobernador de Chiapas.

Artemio

San Cristóbal

Querido Artemio:

Creo que escribiste al buzón equivocado.

Duque de Santo Ton:

Estoy enamorada de un hombre joven, guapo, honesto y trabajador pero que no tiene más ambición en la vida que vender hamburguesas. Ha tenido muy buenos empleos en gobierno pero siempre renuncia porque le gusta atender personalmente a sus clientes. Ya le dije que soy una mujer muy cara, cuyo tren de vida vale mucho más que lo que pueden redituar unos expendios de hamburguesas pero él insiste en dedicarse a eso ¿qué puedo hacer?

Marina

Comitán de las Flores

Querida Marina:

Si te gusta ese muchacho y realmente lo amas, bájale de precio a tu tren de vida. Si no es para tanto, pídele una doble con queso, unas papas a la francesa, una coca cola y búscate otro novio.

 

Duque de Santo Ton:

Vivo en la colonia El Mirador y mi vida era de lo más normal, hasta que algún maniático empezó a envenenar a todos los perros de la zona, una verdadera masacre, no tienes idea. Entre las víctimas se fue nuestra querida perrita “Puppy” y desde entonces mi esposa enloqueció. Empezó a “adoptar” a todos los perros callejeros que se le pusieron enfrente, les puso nombres de seres humanos y la casa apesta todo el día a mierda y a orín porque la señora quedó tan tocada con la muerte de la “Puppy” que no le importa limpiar las porquerías de sus animales. Si sigue en ese plan la voy a tener que abandonar.

Juventino

Tuxtla Gutiérrez

Querido Juventino:

Creo que te conviene más ponerte en contacto con la banda mata-perros de El Mirador para que te ayuden a que esos animalitos encuentren el camino del cielo. 

Duque de Santo Ton:

Pasé un fin de semana en Cancún con mi hermana y con los hijos de ambas, y una noche que salimos a tomar un trago ella se vistió guapísima, con un vestido de lentejuelas blancas y plateadas que hacían resaltar su piel bronceada y su cabello teñido de rubio. Yo iba mucho más sencilla, pero como todo lo que me pongo es caro para la media común de la sociedad, pues nos veíamos muy monas las dos. Estábamos bebiendo unos martinis, cuando después del tercero ella se armó de valor y me confesó que es lesbiana, que siempre lo ha sido “¿entonces para qué te casate con un hombre y tuviste hijos?”, le pregunté, y ella me contestó que porque era su deber. Yo estaba a punto de echarme a llorar y a ofrecerle mi ayuda, cuando ella se puso a platicar con una negra vestida de anaranjado con la que ligó de inmediato y hasta un beso en la boca se dieron. Yo le dije que no fuera puerca, que la iba a acusar son su esposo, pero ella me pidió que fuera buena hermana, que cuidara a sus hijos esa noche y que nos veíamos al día siguiente en el hotel ¿cómo pudo ser tan cochina?

Cynthia 

Tuxtla Gutiérrez

Querida Cynthia:

Hay gente que siente especial atracción por la raza negra pero no es como para hacer tanto escándalo.

Querido Duque de Santo Ton:

Mi prima hermana era tan exigente con su marido, que éste, quien era en verdad un inútil, prefirió ahorcarse y la dejó sola con sus dos hijas. Cuando a ella le dieron la noticia, en lugar de hacerse cargo del funeral y de recibir los pésames, se fue con las niñas a Acapulco, dejándole todo el paquete a su suegra. Al regresar de Acapulco ya la esperaban para su firma las escrituras de una casa gigantesca en un barrio residencial carísimo de Tuxtla. Obviamente mis tíos le preguntaron que de dónde provenían los recursos con los que se había pagado esa mansión, y la muy cínica contestó que de les valía madres. Hasta la fecha ella vive ahí, las niñas asisten a colegios carísimos, las atiende un ejército de criadas y del padre ahorcado ya ni se acuerdan.

Lourdes

Tuxtla Gutiérrez

Querida Lourdes:

Sería una babosada acordarse del padre ahorcado teniendo tantas cosas bonitas que disfrutar.

Duque de Santo Ton:

Yo soy una alta funcionaria y me considero muy guapa pues mi trabajo y mi dinero me ha costado mantenerme así, pero la otra noche me fui a una reunión con puro picudo y un funcionario de un nivel más alto que yo me pidió que hiciera el amor con él. Yo le dije que se acordara que estaba tratando con una dama y él me respondió que yo recordara que si él quería tendría que firmar mi renuncia al día siguiente por lo que terminé teniendo sexo con él. Lo peor del caso es que su esposa es una de mis mejores amigas.

Regina

Tuxtla Gutiérrez

Querida Regina:

No, lo peor del caso es que el licenciado va a querer repetir, y sólo Dios sabe cuántas veces. Le quedan dos años para satisfacer su antojo.

Duque de Santo Ton:

¿Verdad que si soy viuda puedo casarme de blanco por la Iglesia por segunda vez aunque tenga tres hijos? Mi novio es soltero.

Andrea

Tuxtla Gutiérrez

Querida Andrea:

Si eres viuda no existe alguno para casarte por la Iglesia de nuevo pero ¿de blanco? Por favor ¿a quién quieres engañar? 

Duque:

¿Sabes por qué ya no existen vuelos directos entre Tuxtla Gutiérrez y Houston?

Laura

Tuxtla Gutiérrez

Querida Laura:

Seguramente porque quienes los usaban ahora ya viajan en su avión privado.

 

Comentarios