Grupos animalistas rompieron acuerdos: Facultad de Veterinaria

Grupos animalistas rompieron acuerdos: Facultad de Veterinaria

En primer lugar, entraron a la escuela sin autorización, acusa director Alfonso Ruiz 

Por ENRIQUE GUTIÉRREZ

Tuxtla Gutiérrez 

Si el caso de los grupos protectores de animales que denunciaron hace dos semanas el maltrato de perros en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach), no llegó a buenos términos, “fue porque ellos mismos rompieron los acuerdos”, informó Alfonso Ruiz Moreno, director de esa escuela.

 

En entrevista, aceptó que dicho caso fue especial porque no es el manejo adecuado para los animales, “y aún no tenemos claro el asunto, creo que fue una incoordinación entre alumnos porque los metieron en jaulas que no correspondían, pero son animales (como cinco) que llegaron en donación, y sirvieron para diversos estudios”.

De hecho, resaltó que cuentan con una clínica veterinaria de pequeñas especies, la cual dio la instrucción de colocar esos canes en las perreras “muy cómodas para tenerlos (…) Además no fueron sacrificados, y quien los donó llegó a la Facultad para llevárselos a su casa, porque se preocupó al ver todo lo que se generó en los medios de comunicación”.

Sobre la actitud de quienes se dicen animalistas, recordó que en primer lugar no solicitaron un permiso para entrar a la escuela, “caso que atendió nuestro jurídico, e hicimos una minuta de acuerdos para tener un acercamiento con ellos; en nuestro caso, nos limitamos a hacer comentarios en redes sociales, porque creemos que afecta mucho”.

Lamentó de hecho que hicieran pública la situación, “lo que queríamos era acercarnos, y que esas organizaciones nos colaboren con la donación de perros, y también que nos lleven otros para atención médica en la clínica que tenemos”.

Aunque puntualizó que desconoce cuántos animales requieren al mes o al año para las prácticas estudiantiles, subrayó que a la Facultad llegan animales “muy enfermos, que entran en un proceso de atención médica”.

Asimismo dijo que la educación veterinaria tiene cuatro décadas en la entidad, “y en todo este tiempo se avanza, se mejora, y en la actualidad, con todo el tema de bienestar animal, se ha dado paso a esta práctica. De hecho, insisto, los ejemplares que entran son donados, es parte del protocolo”.

Luego de que en la administración que encabezó Jaime Valls Esponda se prohibió la práctica con perros en Medicina Humana de la Unach, respondió: “Ahorita estamos en el proceso de checar los protocolos y reglamentos que rigen a la universidad, y el derecho del estudiante de tener la formación académica, y no podemos limitar su preparación”.

No obstante que supuestamente existen alumnos que no están conformes con este tipo de acciones de enseñanza-aprendizaje, comentó que carecen de las condiciones para imitar modelos como el europeo, “en nuestro medio, en nuestra situación, no estamos en condiciones de tener esas prácticas con animales robotizados, o programas de esa índole, porque sus costos son muy elevados”.

Comentarios