Celebran con opal, velas y música de tambor el Carnaval de Tenejapa

Celebran con opal, velas y música de tambor el Carnaval de Tenejapa

Agencia

San Cristóbal de Las Casas

 

Entre las montañas de la Sierra Madre de Chiapas, en el municipio de Tenejapa, habitan indígenas maya-tseltales que, a pesar del paso del tiempo y de la modernidad, mantienen su identidad, cultura y costumbres.

 

Su cosmovisión es regida aún por el calendario maya, el cual está vinculado con los tiempos de fertilidad de la tierra, por lo que sus rituales los realizan con el cierre o inicio de un ciclo anual.

El Carnaval de Tenejapa tiene su especial belleza y simbolismo; es una de las ceremonias religiosas con más significado que se inicia antes de las fiestas del calendario litúrgico, siendo el único de los carnavales de la región de los Altos de Chiapas que se extiende durante 13 días, y es en honor a Manojel (Jesucristo).

Durante las festividades anuales, los sacerdotes tradicionales, ataviados con sus trajes regionales, realizan rezos por el bienestar de cada familia y la naturaleza, y para pedir abundantes cosechas.

El incienso de copal, las velas, la música de tambor y pito (flauta de carrizo) y el posh (aguardiente de caña) envuelven el misticismo de los tseltales.

Este año el carnaval comenzó el domingo 4 de febrero con la presentación de banderas, acto que marca el comienzo de las festividades. Cada uno de los organizadores de esta fiesta, llamados por los lugareños “alféreces”, dirigidos por “Bankilal” (hermano mayor o guardián), portan una bandera en el hombro hasta el altar de la iglesia.

Frente a ellas rezan, para luego salir a ondearlas por las calles, haciendo paradas en las casas de cada una de las autoridades religiosas, donde rezan y danzan por el bienestar de la comunidad.

El Carnaval de Tenejapa se celebra entre bromas, alegría y diversión en compañía del personaje principal “el Torito”, el cual es elaborado de petate y que acompaña a los alféreces, a Bankilal y a los cantores y músicos por todas las calles.

Esta tradición centenaria está latente desde principios de año en Tenejapa, localidad donde los indígenas tseltales se preparan con las comparsas, la comida tradicional el aguardiente de caña.

Es el Carnaval de Tenejapa, donde el folclor y la expresión cultural convocan a miles de chiapanecos, turistas nacionales y extranjeros, para conocer una de las manifestaciones más llenas de color, música, alegría y religiosidad de una cultura viva.

Alfonso Guzmán Jiménez, director de Cultura de Tenejapa y participante en el carnaval, refirió por su parte que el calendario maya es lo que guía a los residentes.

“Nos dice cuándo se tiene que hacer la fiesta” porque “el que tiene en su corazón, en su mente, este calendario maya son nuestros principales, nuestro Tatic Nail (guía espiritual), el que dirige todo”, señaló.

A su vez, Enrique Pérez López, director del Centro Estatal de Lengua, Arte y Literatura Indígenas, explicó que los danzantes “recuerdan parte de la mitología de la creación de los mayas”.

Añadió que los participantes recrean pasajes del Popol Vuh, libro sagrado de los mayas. “Recuerdan a los padres, madres ancestrales. Y dentro del sincretismo religioso, esta mezcla de creencias entre el catolicismo y la tradición, pues se ha asociado esta festividad a Jesús el Nazareno”, acotó.

Comentarios