Un fraude, jurado del concurso de altares

Un fraude, jurado del  concurso de altares

Santiago López

San Cristóbal de Las Casas

 

Alumnos de la especialidad de Mecánica y Preparación de Alimentos y Bebidas del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CBTis), numero 92 denunciaron de fraude como jurado calificador de un concurso de Altares, al director de Fomento a la Cultura y Desarrollo Económico, Adrián Amador Navarro; Oscar Takeshi López Moreno, regidor y Karla Paola Aguilar Muñoz, directora del DIF en esta ciudad.

 

En un comunicado explican que el pasado martes 31 de octubre “nos sentimos agredidos, defraudados, estafados, engañados y abusados por los organizadores del Concurso de Altares de Muertos del Municipio. A las 7:30 de la mañana nos presentamos al centro cultural del Carmen muy ilusionados, con la finalidad de elaborar los altares de muertos que representarían a nuestro plantel”.

Los mencionados en su calidad de jueces realizaron el recorrido correspondiente para calificar los altares, y al finalizar se retiraron a la Oficina de Amador Navarro, para posteriormente llamar a los representantes de cada altar, montándose únicamente cinco altares, entre ellos dos que correspondían al CBTis 92.

Dejan ver que uno de los altares fue realizado por los integrantes de la organización JCI altos, asociación a la cual Adrián Navarro y Karla Aguilar pertenecen, “estos dos últimos altares hechos no más que con una mesa cada uno, juncia y unas cuantas flores mientras que los altares desarrollados por los alumnos del CBTis eran los más vistosos y grandes”.

Citan que los jueces informaron que únicamente un altar cumplía con los requerimientos para ser ganador y que los demás estaban muy por debajo de las expectativas y que se encontraban llenos de contradicciones, esto a pesar de que los jueces antes mencionados no son expertos en el tema y que además la convocatoria solo mencionaba cinco puntos los cuales nunca fueron violados como para ser motivo de descalificación.

Los “jueces”, informaron que únicamente entregarían un premio que sería al primer lugar mientras que el premio del segundo y tercer lugar se lo quedarían ellos “para regresarlo al DIF” y con ese recurso comprar sillas de ruedas, por lo que la molestia no se hizo esperar y se exigió se cumpliera con la convocatoria que premiaba tres lugares y no solo uno.

“Nos invitaban como jóvenes a investigar con mayor profundidad ya que éramos nosotros quienes más presionábamos se respetara la convocatoria, esto a pesar de que la documentación que realizamos fue muy ardua y estaba apegada en no solo archivos si no en entrevistas hechas a personas de edad avanzada de la localidad quienes conocen mejor que nadie las tradiciones ya que son ellos quienes las transmiten, aun así el discurso de ellos continuaba en solo entregar un premio ya que ellos buscaban excelencia en ese momento se hizo notar que si buscaban excelencia empezaran por ellos ya que la convocatoria lanzada es una copia de la hecha por la Universidad Politécnica de Tapachula del 2013 y que solo la copiaron y cambiaron el fondo”, añaden.

“Posteriormente los jueces quisieron cambiar lo expuesto y dijeron que los demás premios no se los quedarían ellos si no que mejor repartirían el total entre los cinco altares tocando la cantidad de 2 mil pesos a cada grupo, eso tampoco fue de nuestro agrado ya que seguíamos presionando para que se respetara la convocatoria, no obstante en una muestra de autoritarismo dijeron que ya habían tomado su decisión y que saliéramos para que la comunicaran a todos los presentes”, sumaron.

En el escrito detallan que en los pasillos iniciaron con el mismo discurso de antes diciendo que prácticamente ningún altar estaba a la altura de las expectativas y que el premio se repartiría entre todos, e indicando que el público compuesto por más alumnos, padres de familia y transeúntes exigía se respetara la convocatoria y nuevamente defendían su  postura.

Denunciaron que el regidor Takeshi amenazó en tomar medidas mucho más severas, algo que a los presentes no agrado en lo más mínimo y fue así como Karla muy molesta dijo que premiaría a los tres lugares los cuales eran “1ro Huixtán; 2º JCI Altos y 3º el altar de Colombia”, dejando así a los altares más vistosos sin ningún lugar en represalia por las exigencias realizadas.

Amador Navarro y Karla Aguilar, salieron huyendo del recinto, quedando únicamente el regidor Takeshi quien en una forma, “altanera dijo tanto a nuestros compañeros como a muchos padres de familia que la decisión estaba tomada y que no se cambiaria dejando a muchos con la palabra en la boca quienes le vociferaban por tan descarado fraude y por la huida que emprendió dejando a todos muy molestos”.

“Queremos externar nuestra impotencia, coraje y lo humillados que nos sentimos ya que solo buscábamos participar y disfrutar de esta hermosa tradición, sin embargo las artimañas perpetradas nos hacen estar muy desilusionados, aun así no permitimos el fraude que se estaba cocinando y hoy nos vamos con algo mucho más importante que un premio, nos vamos con la dignidad intacta y con la experiencia de no dejar que nadie pase por sobre nuestros derechos”, concluyen.

Comentarios