Analizan el papel de las niñas y adolescentes en la sociedad

Analizan el papel de las niñas  y adolescentes en la sociedad

Santiago López

San Cristóbal de Las Casas

 

En el marco del día internacional de la niña que se celebra el 11 de octubre, 33 mujeres de 9 a 19 años, representantes de la escuela Telesecundaria Amado Nervo 997, Pablo Neruda 211, Aldeas Infantiles SOS Comitán, Sueniños A.C, World Vision México y Melel Xojobal, llevaron a cabo el 5to encuentro de “Las Niñas Y Adolescentes También Cuentan”.

 

Lo anterior, con la finalidad de reflexionar y fortalecer sus capacidades de participación protagónica y liderazgos para poder influir en un contexto y tener una buena vida, haciendo el llamado a todas las niñas y adolescentes unirse en una sola voz y no tener miedo, a no rendirse y a expresar lo que siente, “creer en nosotras mismas, a no rechazarnos, apoyarnos entre nosotras, a defender nuestros derechos, a dialogar y decir que ¡hombres y mujeres somos iguales!, ¡a amarnos y por qué no, decirnos a nosotras misas lo bellas que somos!”.

En un comunicado explican que se dividieron en cinco grupos para platicar y analizar sobre sus dificultades que  se presentan al querer participar en los diferentes espacios.

“Nos dimos cuenta que la sociedad nos enseña sobre los estereotipos, el hombre tiene derecho a decidir y la mujer no, los mandatos sociales las mujeres calladitas se ven más bonitas” para ser niñas de bien. Eso nos genera rabia, tristeza, temor a la burla, timidez, frustración, inseguridades y miedo a que nos hagan algo como usar la violencia para quedarnos calladas”, citan.

En la educación, por el hecho de ser mujer reflexionan algunas se enfrentan a la desigualdad de no poder asistir a la escuela o terminar sus estudios “¡no se nos permite estudiar por las creencias! Y si logramos hacerlo nos enfrentamos al racismo, al machismo y al bullying”.

“En el trabajo, por el hecho de ser mujer, nos piden más requisitos de presentación en el arreglo personal, nos pagan menos, piensan que somos débiles y no valemos. Nos enfrentamos a riesgos tales como ser molestadas y abusadas. ¡No se nos permite expresarnos y alzar la voz!, en ocasiones hacen uso de la violencia hacia nosotras. Son pocos los espacios de trabajo, donde nos preguntan, sobre las mejores condiciones para trabajar. Nos prohíben salir a buscar un trabajo por el miedo a una violación o acoso”, añaden.

Por lo anterior y muchas inquietudes más, exigen que su voz sea visibilizada al expresarse y participen con sus propias ideas, sin ser juzgadas, sin que se burlen por lo que expresamos.

Exigen además que la participación de ellas sea incluyente, “es decir, que mujeres y hombres tengamos derecho a tomar decisiones por igual y cambiar situaciones que nos afectan. Exigimos que se dé la importancia a nuestra libertad de expresión para tener una buena y sana convivencia social”.

“Exigimos no haya discriminación por ser lo que somos: mujeres, indígenas, trabajadoras, niñas y adolescentes. Exigimos espacios, donde podamos expresar lo que sentimos, observamos y sobre todo vivimos. Exigimos que nuestros derechos se garanticen”, concluyen.

Comentarios