ST inoperante ante aumento de unidades piratas en Tapachula

ST inoperante ante aumento de unidades piratas en Tapachula

Transportistas exigen que se refuercen los operativos

 

 

Agencia

Tapachula

 

Transportistas concesionados adheridos a la Cooperativa Soconusco que cubren la zona alta de Tapachula exigieron a la Secretaría de Transporte (ST) refuerce operativos ante el incremento de unidades piratas cobijados por la CTM, las cuales generan una competencia desleal, y al circular fuera de la ley es necesaria su detención.

El secretario de la Cooperativa Soconusco, Saulo Sánchez, señaló que la ST ha sido omisa y hasta tolerante de grupos que han puesto a trabajar unidades piratas, sin seguro de vida del pasajero y que no pagan impuestos y mucho menos se hacen responsables de daños en caso de accidentes.

Dijo que por ello iniciaron con la pega de calcas en las que solicitan sacar de circulación a las unidades piratas y es que tan solo en las rutas que por años han trabajo se tienen identificadas más de 16 unidades de la CTM, que son supuestamente protegidos por personajes identificados con la diputada Olvera, como Jorge Cortés y Beatriz Rivera.

Detalló que la petición que se hace a la ST es de manera pacífica, ya que como concesionarios la ley les asiste, sin embargo existe un hartazgo y un malestar por la manera como la autoridad permanece ante el crecimiento del pirataje en la zona.

Puntualizó que en la zona media alta de Tapachula son muchas las unidades piratas que dan el servicio, por ello piden exigen que se refuercen los operativos para combatir el pirataje que en los últimos meses se incrementó bajo la complacencia de las autoridades en la materia.

“Nosotros nos conducimos en el marco del derecho y respeto a la ley, sin embargo de parte de las unidades piratas hay gente violenta, además de aquellos que han sido engañados por líderes que les venden la protección y la promesa de futuras concesiones” añadió.

Finalmente sentenció que es necesario que los operativos que den resultados visibles, toda vez que esta práctica ilegal genera desestabilización social, el problema se hace más grande y los riesgos de enfrentamientos en la zona son cada vez más latentes.

Comentarios