Fincas resguardan parte de la historia de Chiapas

Fincas resguardan parte de la historia de Chiapas

AGENCIA

Cintalapa

Antes del movimiento insurgente Zapatista, las fincas se mantenían en manos de terratenientes, eran extensiones de hasta 500 hectáreas y se sembraba café, maíz, frijol, entre otros granos; con el levantamiento armado de 1994, estas tierras se repartieron y por unos 10 años se asentaron algunas comunidades, sin embargo ante la falta de recursos para siembra, producción y almacenamiento estos lugares quedaron en el abandono.

 

Hace al menos 30 años estas fincas funcionaban muy bien, porque ahorita después del 94 acabaron todos esos ranchos, explicó un encargado de una de las fincas que aún se mantiene en funcionamiento, al tiempo que menciona que la finca San Joaquín era de 300 hectáreas, pero se fueron vendiendo partes a los campesinos y ahora cuenta con unas 50 hectáreas.

Sin duda una de las cosas que afectaron a estas propiedades es que, como van creciendo las comunidades la gente invade y el gobierno compra el terreno y se lo da a los campesinos, algunos les toca de a dos a tres hectáreas, depende del tanto de la gente que haya en la comunidad se reparte. Por ejemplo la finca Guadalupe era de 200 hectáreas, pero ahora ese territorio está repartido entre los ejidatarios. 

Hoy muchas de estas propiedades han quedado en ruinas y en el olvido, han dejado atrás los tiempos de gloria y productividad, pero dentro de cada una de ellas aún se esconden historias y el paso del tiempo. 

Comentarios