El retorno de Salvador Cabañas a Chiapas

El retorno de Salvador Cabañas a Chiapas

El exgoleador paraguayo asegura recordar lo ocurrido aquel 25 de enero de 2010. Desde aquel día, vive con una bala en la cabeza, 'lo único que no me han arrebatado'

 

 

Agencia Excélsior

Tuxtla Gutiérrez

 

Salvador Cabañas tiene rato viviendo en Itauguá (Paraguay), en casa de don Dionisio y doña Basilia, sus padres. Hace tiempo que no usa celular, pues dejó de interesarle todo lo que llega del exterior. Sin embargo, una llamada desde México, en el teléfono local de la vivienda paterna, volvió a llamar la atención del Mariscal. ¿La propuesta?, regresar a Tuxtla Gutiérrez y jugar un partido amistoso a beneficio de los damnificados por el sismo del pasado 7 de septiembre en Chiapas y Oaxaca. Pisar de nuevo la cancha del estadio Zoque y ponerse la camiseta de Jaguares, aquel equipo mexicano que lo trajo por estas tierras.

Cabañas tiene una bala en la cabeza desde hace siete años, la que le recuerda a cada momento lo que ocurrió aquel 25 de enero de 2010 en el Bar Bar, la que lo alejó profesionalmente de las canchas y la que, sin querer queriendo, le hizo perder esposa, hijos, amigos, propiedades, un contrato en Inglaterra y un Mundial en Sudáfrica. Dice con cierta ironía que “lo único que no he perdido es la bala en la cabeza”.

Y, a pesar de que argumenta que no le gustan las entrevistas, platica unos minutos con Excélsior. Explica que la poca visión en el ojo izquierdo lo sacó definitivamente del profesionalismo, pero además confiesa que éste podría ser su último partido. “Ya estoy cansado del futbol. Ya no quiero hacerlo más”.

Cuando le propusieron venir a Chiapas, ¿qué pasó por su mente?

Mucha alegría, pues una parte de mi familia es mexicana. Ahí nació mi hija Ivonne, ahí me abrieron las puertas los aficionados mexicanos y ahí me hice goleador.

¿Qué pasó con los amigos de Jaguares y el América?

Les estoy agradecido, pero hace tiempo que no nos hablamos, les he perdido la pista.

El partido del 7 de octubre en Tuxtla Gutiérrez servirá para el reencuentro con algunos futbolistas.

Me dará gusto verlos y recordar viejos tiempos.

Ese verbo (recordar), ¿lo utiliza con frecuencia? Se lo comento porque en un tiempo los doctores dijeron que la bala en la cabeza le robó parte de la memoria.

Lo recuerdo todo, el día que me apuntaron con una pistola en la cabeza y lo que aquel sujeto me dijo, palabra por palabra.

¿Fue el J.J.? ¿Qué le dijo?

Me apuntó en la cabeza y me preguntó que si no tenía miedo y que pidiera un último deseo. Que ya no iba a robar más en México.

¿Hay miedo o pesadillas?

Ya es pasado y no tengo miedo por lo que ocurrió aquel día.

Pero aquel día le arrebataron muchas cosas.

Casi me cuesta la vida y me arrebataron la oportunidad de seguir jugando futbol, de ir al Mundial de Sudáfrica con la selección de Paraguay y de irme a jugar a Europa.

También perdió mucho dinero, propiedades y la familia.

Perdí todo el dinero y las propiedades. Aunque estoy por recuperar la casa de Asunción (con valor de cinco millones de dólares), sólo es cosa de sacar a la gente que la ocupa, pues la pusieron en renta.

¿Y los hijos?

Los veo a cada rato y los llevo tatuados en el cuerpo. A mi hija Ivonne, la mexicana, llevo tatuado su nombre en el brazo izquierdo. En el otro llevo el nombre de Santiago, el hijo que nació mientras jugaba en Chile. También llevo tatuado el rostro de Cristo.

No perdió la memoria, pero esa bala le quitó visión en el ojo izquierdo.

No puedo dominar el balón del lado izquierdo, porque no lo veo. Eso y que he perdido la condición física, además de las ganas de seguir jugando. Ya no más. Estoy cansado.

Fue una rehabilitación muy larga y dolorosa.

Llegue a tomar hasta 19 pastillas al día y poco a poco recuperar los movimientos en el cuerpo, sincronizar las extremidades. Lo importante es que estoy con mis padres, con mi familia.

¿Guarda playeras del América, Jaguares y de Paraguay, trofeos y fotografías?

Aquí en la casa de mis padres tengo algunos cuadros, pero lo demás, uniformes y trofeos, me los robaron en mis propiedades. Me robaron muchas cosas. Lo único que no me pudieron arrebatar fue la bala que tengo en la cabeza.

Su padre (Dionisio Cabañas) me contó que usted se levantaba a las cuatro de la mañana para ayudar a repartir el pan que hace la familia.

Ya no. Ahora me dedico a entrenar a niños.

¿Les da consejos?

Les digo que estudien, porque la escuela les va a ayudar cuando sean futbolistas profesionales.

¿Qué le hizo falta a Cabañas, el futbolista?

Jugar en Europa. Tenía el nivel y existía la posibilidad de mudarme a Inglaterra.                                                                                

¿Y al ser humano?

Nada. Tengo a mis padres y a mis hijos.

¿La gente lo reconoce en las calles?

Claro, me miran y me preguntan qué cuándo regreso a la selección. También me preguntan si aún tengo la bala en la cabeza. Yo les digo que la voy a llevar en la cabeza hasta el último día.

¿Y los medios, lo siguen buscando?

De muchas partes. Por eso dejé de usar celular. No me gustan las entrevistas. Tampoco tengo contacto con excompañeros de futbol. Estoy bien con la familia.

¿Guarda un cariño especial por alguno de sus equipos?

Por todos siento agradecimiento, pero tengo que reconocer que por Jaguares tengo un sentimiento especial, pues fue en Chiapas donde me abrieron las puertas en México.

¿Algo que me quiera decir en guaraní?

Ahasejey México-pe.

¿Qué significa?

Ya quiero regresar a México.

Comentarios