'Harry & Meghan: Un amor real', amor de película

'Harry & Meghan: Un amor real', amor de película

Días antes de la boda real entre el príncipe Enrique y Meghan Markle, hoy llega a la TV una cinta basada en su romance

Nota y foto: Excélsior

CIUDAD DE MÉXICO.

Él pertenece a la monarquía británica. Ella es una actriz estadunidense. Ambos han generado expectación desde que se anunció su noviazgo y, después, la fecha de su boda.

 

Sin embargo, para los acto­res que interpretan al príncipe Enrique y a Meghan Markle en la cinta Harry & Meghan: Un amor real, lo que quisieron re­tratar fue su lado alejado del glamour, para que el especta­dor pueda indentificarse con ellos.

“La gente podrá ver el ro­mance, pero también los re­tos y los obstáculos que han tenido que sortear para seguir con su romance, nos pode­mos identificar con eso por­que todos pasamos por algo así en nuestra vida, porque es ingenuo creer que alguien tie­ne las cosas resueltas gracias a su trabajo o por ser realeza, las personas podrán reconocerse y sus relaciones con esta pa­reja”, dijo Parisa Fitz-Henley, quien da vida a Markle.

Para Murray Fraser, quien interpreta al príncipe Enrique, lo importante es lo que ambos hacen a nivel filantrópico y la manera en que pueden inspi­rar a muchos.

Esta relación se sale a lo establecido en la familia real, tiene una proyección a futuro muy interesante, que puede incluso cambiar maneras de pensar, gracias a la labor de ella en su blog o con Naciones Unidas, seguramente tendrán una boda espectacular, pero lo interesante será ver lo que pueden hacer como pareja en el futuro”, agregó Murray.

Para la actriz, de origen americano—jamaicano, dar vida en la ficción a quien fuera la protagonista de la serie Suits fue una oportunidad intere­sante para poner en la mesa el origen de Markle —padre blanco, madre negra—, con lo que ella se identifica con la fu­tura esposa del príncipe.

Tanto en Estados Unidos y Europa ha habido discusio­nes del respeto por su raza y el asunto étnico, es importan­te que se dé en la sociedad de nuestros días, ya que Meghan es afroamericana. Esta situa­ción también hace que las personas se sientan intrigadas y atraídos por ella”, señaló.

Por su parte Fraser, esco­cés de nacimiento, da vida al sexto en la línea de sucesión al trono británico, fue la opor­tunidad para entender más un estilo de vida que no cual­quiera podría soportar, ya que la exposición a la opinión pú­blica y el escrutinio en la vida privada son el día a día de es­tas figuras.

Creo que lo más difícil de afrontar fue la presión, el es­crutinio que tuvimos desde el día uno, de cómo teníamos que ser o interpretarlos, y no tener demasiadas expectati­vas, sólo ser lo más honestos y apegados a la realidad que se pueda, apegarnos al guión y a la historia, y también tratar de tener diversión en el proceso sin que lo de afuera nos afec­tara”, dijo el actor.

Sin embargo, reconocen que es interesante ver cómo tienen que lidiar con los pro­blemas de cualquier familia o pareja y después mostrar­se como parte de la institu­ción, ser responsables de su comunidad y conscientes de la influencia que tienen sobre otros.

Al verlos siempre en el ojo público, nos podemos hacer la ingenua idea que así son en realidad, pero al final son se­res humanos, como el resto de nosotros, sólo que tienen vidas más públicas, pero hay que mostrarlos así, con sus defectos, con las cosas que los apasionan y eso queríamos explorar, y mucha gente se puede identificar más allá de que sean una actriz y un prín­cipe, y nos gusta imaginarlos haciendo cosas normales”, concluyó Fraser.