El poco conocido escudo de las finanzas públicas se fortaleció como nunca

El poco conocido escudo de las finanzas públicas se fortaleció como nunca

Nota y foto: Excélsior

CIUDAD DE MÉXICO

El escudo financiero para proteger los ingresos públicos se fortaleció en el primer trimestre del año y todo apunta a que el próximo gobierno lo recibirá en cifras históricas.

 

El Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), es un fideicomiso destinado para proteger las finanzas públicas ante choques que ocasionen reducciones en los ingresos públicos.

El FEIP registró un saldo de 259,301.3 millones de pesos en el primer trimestre del año, el mayor monto de la historia desde que se creóeste instrumento en 2001, y que equivalen a 1.1% del Producto Interno Bruto.

En los tres primeros meses del año, el Fondo recibió recursos por 38,330 millones de pesos.  63.3% fueron por los ingresos excedentes del sector público, el 26.2% por transferencias del Fondo Mexicano del Petróleo y el restante 10.5% por intereses generados por el fideicomiso.

Para el cierre de 2018 se espera que el saldo aumente, debido a que Hacienda proyecta que los ingresos presupuestarios sean superiores en 76,100 millones de pesos respecto a lo estimado en la Ley de Ingresos; parte de ellos deberán destinarse al fideicomiso por ley.

Funcionamiento

Según las reglas de operación del FEIP, su finalidad es aminorar el efecto sobre las finanzas públicas y la economía nacional cuando ocurran disminuciones de los ingresos del gobierno federal respecto a lo aprobado en la Ley de Ingresos. Con ello se podrá cubrir el gasto previsto en el Presupuesto de Egresos de la Federación correspondiente.

Según la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, los ingresos del FIEP se integran a partir de los ingresos presupuestarios excedentes, una vez que se hayan hecho las compensaciones por incrementos en el gasto no programable (servicio de la deuda y participaciones), Fondo de Desastres Naturales (Fonden), el incremento en apoyos a tarifas eléctricas por alzas en el costo de los combustibles y por las disminuciones que existan en alguno de los rubros aprobados de la Ley de Ingresos.

Si una vez hechas estas reservas aún quedan remanentes, la ley determina que 65% de dichos recursos debe destinarse al FEIP.

El FEIP también recibe ingresos de las transferencias del Fondo Mexicano del Petróleo. 2.2% de los ingresos petroleros estimados en la Ley de Ingresos, y puede recibir hasta 30% de los recursos del Remanente de Operación del Banco de México cuando éstos ocurran.

Otros ingresos del FEIP pueden ser los de las coberturas o instrumentos de transferencia de riesgos que el gobierno haya contratado, así como los rendimientos financieros de la inversión de los recursos del fondo.

En cuanto a los usos, los recursos del FEIP deben destinarse para compensar la disminución de ingresos estimada en la Ley de Ingresos del año correspondiente, así como para cubrir el costo de la contratación o adquisición de coberturas e instrumentos de transferencia de riesgos (como las coberturas petroleras), que contribuyan a la estabilidad de los ingresos del Gobierno Federal.