Empresarios exigen subir el salario mínimo a casi 100 pesos

Empresarios exigen subir el salario mínimo a casi 100 pesos

Nota y foto: Excélsior

CIUDAD DE MÉXICO

Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), aseguró que sí existen condiciones para incrementar el Salario Mínimo General a 98.15 pesos diarios.

 

Señaló que es posible, debido a que la inflación comenzó a reportar una tendencia a la baja y sólo 476,000 trabajadores formales perciben esta cantidad.

La propuesta del sector patronal es que el salario mínimo en el país permita alcanzar la línea de bienestar, lo que significa que un trabajador pueda cubrir el costo de su alimentación, vestimenta, cuidado de la salud, transporte público, educación, recreación y otros rubros básicos.

Conforme a los datos disponibles del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), al mes de marzo de 2018, la línea de bienestar se ubica en 2,985.48 pesos mensuales, por lo que el salario mínimo actual de 88.36 pesos diarios alcanza para cubrir 90% de la misma.

El dirigente recordó que en noviembre de 2017 el pleno de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) se comprometió en emitir, antes del 30 de abril, una convocatoria para revisar las condiciones económicas para ajustar el Salario Mínimo General.

Por lo que insistió en que hay condiciones económicas para acordar un movimiento al alza del salario, no en porcentaje sino con base en un incremento nominal.

Sostenemos claramente que llegó el momento de que por primera vez en los últimos 30 años el país pueda tener un Salario Mínimo General que se ajuste a la línea de bienestar”.

El presidente de Coparmex formalizó la petición de iniciar el proceso ante la Conasami, además exhortó al titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Roberto Campa Cifrián, para que en el marco de sus facultades convoque a la revisión del mínimo.

De Hoyos Walther confió en que el tema no sea utilizado con fines políticos y electorales, pues son decisiones que no deben interrumpirse por las campañas.

Mencionó que la ley es clara para que una acción de política pública no se interprete como proselitismo en tiempos de campañas.

Apuntó que la decisión de la Conasami es de carácter tripartita, por lo que una modificación al salario se acuerda con los representantes de los trabajadores, del gobierno y del sector empresarial, de manera que no recae en una sola persona el resultado alcanzado en las negociaciones sobre el tema.