Incursiona la CFE en nuevos negocios; entrevista con Jaime Hernández

Incursiona la CFE en nuevos negocios; entrevista con Jaime Hernández

CIUDAD DE MÉXICO

La venta, transporte y almacenamiento de combustibles como gas natural, gasolinas y diesel es una de las principales apuestas de negocio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lo cual conjugará con sus actividades actuales para ser una empresa de energía rentable.

 

Durante una entrevista con Excélsior, Jaime Hernández, director de la firma, explicó que tras la creación de 13 nuevas subsidiarias y filiales, podrán concentrarse en el desarrollo de nuevos mercados y su competencia con los nuevos participantes del sector.

Entre ellas destacan CFEnergía y CFE Internacional, concentradas en el comercio de combustibles para el suministro de la propia CFE, lo que redundará en ahorros en la generación de electricidad, aunque el objetivo principal es proveer de estos servicios a terceros.

La empresa anunció esta semana la liberación gradual de la capacidad de almacenamiento por más de 10.7 mil millones de barriles que tiene en al menos 60 centrales de generación; 41 de ellas están en el norte del país y las 19 restantes en el sur.

La capacidad de los primeros tanques de almacenamiento de combustibles, estará disponible a partir de julio de 2018, en su etapa piloto, en Baja California y Sonora, pues estos serán los primeros en donde se liberen los precios de las gasolinas y del diesel.

La empresa buscará asociaciones con firmas privadas para adaptar su infraestructura, aunque aclaró que los tanques seguirán siendo propiedad de la CFE.

PLANEACIÓN

Explicó que el “plan de negocios para los próximos cinco años incluye inversiones por alrededor de 250 mil millones de pesos entre capital público y privado. De ese monto cerca de 170 mil están orientados hacia el área de generación con el objetivo principal de que México y la CFE puedan tener un servicio de energía eléctrica de mayor calidad, a precios competitivos y más amigables con el medio ambiente”.

Como parte de esta estrategia, la CFE deberá retirar la capacidad de 140 unidades generadoras de energía, la mayoría de ellas termoeléctricas, que serán modernizadas o sustituidas por plantas mucho más eficientes en un periodo de 14 años, y que utilizarán combustibles amigables con el medio ambiente como el gas natural.

Se prevé el retiro de capacidad de 15 mil 819.5 megawatts, asociada a 140 unidades generadoras. De éstas 69 por ciento son centrales termoeléctricas, 13 por ciento de ciclo combinado, 8.8 por ciento carboelétricas y 8.4 por ciento, turbogas, entre otras. 

Recibe permisos de importación

La filial de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), CFEnergía, obtuvo tres permisos del gobierno federal para la importación de gasolinas y turbosina, equivalente a 8 mil 223.2 millones de litros.

CFEnergía solicitó la autorización para traer al país gasolina Magna por un volumen máximo de 3 mil 46.6 millones de litros, el cual le fue otorgado el pasado 31 de enero de este año, de acuerdo con datos de la Secretaría de Energía.

También le aprobaron importar 3 millones 56.6 millones de litros de gasolina Premium, cuya vigencia termina el 25 de enero de 2018.

En el caso de la turbosina, se trata de 2 mil 120 millones de litros, que podrá traer al país, en un periodo de un año, contado a partir del 7 de febrero.

No se precisa si los combustibles que traerá CFEnergía serán para el autoconsumo de la empresa productiva del Estado o para su venta a terceros.

La empresa tiene como uno de sus principales objetivos el convertirse en una firma de energía, es decir, ya busca incursionar en la venta, transporte y almacenamiento de gas natural, gasolinas y diesel, entre otros.

El pasado martes, la CFE dio a conocer la capacidad de almacenamiento de combustibles que quedará disponible de manera gradual, una vez que deje de utilizar combustibles contaminantes para la generación de electricidad y se enfoque en el consumo de gas natural.