Giovanni Sartori, politólogo italiano, fallece a los 92 años

Giovanni Sartori, politólogo italiano, fallece a los 92 años

Sartori era uno de los intelectuales contemporáneos más importantes a nivel mundial, en especial por sus teorías sobre la democracia, la política y el derecho constitucional

Nota y foto “Excélsior”

ROMA. 

El politólogo y sociólogo italiano Giovanni Sartori, uno de los intelectuales contemporáneos de mayor relevancia a nivel internacional y premio Príncipe de Asturias para las Ciencias Sociales 2005, falleció a los 92 años, publicó ayer el diario italiano Corriere della Sera, del que era columnista.

 

Sartori falleció ayer lunes por complicaciones respiratorias aunque la noticia fue comunicada apenas ayer.

Nacido en Florencia el 13 de mayo de 1924, Sartori era conocido por ser uno de los pensadores más importantes de los últimos tiempos y también por ser autor de numerosos libros sobre teorías de la democracia que han sido traducidos en diversas lenguas.

Entre ellos destaca Homo Videns. La sociedad teledirigida (2002), obra en la que el pensador reflexionaba sobre el poder de la televisión en las sociedades modernas.

En los años cincuenta entró como profesor en la Universidad de Florencia y de ahí saltó, en los 70, a Estados Unidos, donde primero enseñó en la Universidad de Stanford, en California, y después en la de Columbia, de Nueva York.

Pronto comenzó a ser considerado una de las personalidades de mayor prestigio internacional en el ámbito del Derecho Constitucional; en 2005 fue laureado con el premio Príncipe de Asturias para las Ciencias Sociales.

Diez años más tarde, en 2015, fue distinguido con el Premio FAES de la Libertad 2015 por su “firme defensa de los valores de la libertad y su importante papel internacional en el estudio de la democracia representativa”.

Polemista cáustico, como le describe el diario italiano, lanzó en las columnas del Corriere términos fundamentales para el ámbito político transalpino como “Mattarellum”, el nombre con el que se conoce al sistema electoral vigente entre 1994 y 2001 y que fue cambiado por el primer gobierno de Silvio Berlusconi.

Ateo convencido, a lo largo de su vida profesional también dirigió mensajes mordaces contra la Iglesia católica y su control sobre la natalidad. Su trayectoria fue merecedora de numerosos premios, entre ellos la Medalla al Mérito Cultural y Educativo del Presidente de la República italiana, el Comendador de la Orden de la Cruz del Sur, que otorga el Presidente de Brasil, y la Gran Cruz de la Orden de Bernardo O’Higgins.

En México

La relación de Sartori con México tuvo tres momentos destacados. El primero fue el 8 de junio de 1996, cuando la Universidad de Guadalajara le otorgó el doctorado Honoris Causa, ceremonia en la que aseguró que México se había alejado del sistema hegemónico dominado por el PRI, para llegar a un sistema de partidos predominantes. “¿Están ustedes listos constitucional e institucionalmente para que suceda eso, para tan importante evento? Mi percepción es que no lo están. Y conforme se va debilitando el PRI, la Presidencia mexicana como institución también se debilita... así, el tren que podría representar a México se aleja del autoritarismo, pero hasta este momento no veo que surja un mecanismo alternativo que tome su lugar”.

Después en 2007, cuando la UNAM le concedió un segundo doctorado Honoris Causa; y cerró el 16 de julio de 2015, cuando el presidente Enrique Peña Nieto le impuso, en Roma, la Orden Mexicana del Águila Azteca, que es la máxima distinción que se otorga a extranjeros por sus servicios prominentes a la nación mexicana y a la humanidad.

 

Comentarios