Pianista de once años; soplo de aire fresco

Pianista de once años; soplo de aire fresco

Sergio Vargas Escoruela no tiene antecedentes musicales en casa. Hoy debuta como solista en Bellas Artes

CIUDAD DE MÉXICO.

Él es Sergio Vargas Escoruela (Torreón, 2005). Tiene 11 años, es pianista y hoy debutará como solista en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, 20:00 horas, acompañado por la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), dirigido por el español Pablo González. Ya ha ganado concursos, ha capturado la atención del pianista Alberto Cruzprieto, del cantante y cuentacuentos Mario Iván Martínez, y se convertirá en uno de los solistas más jóvenes en debutar en el recinto de mármol.

 

Su historia es un sueño que empezó en la Navidad de 2013, cuando pidió un piano, una batería y una guitarra. A cambio recibió un teclado que más tarde se convirtió en un piano, que lo llevó a su primer recital en junio de 2013 en el Teatro Nazas de Torreón, donde le dio un ataque de hipo y un temblor de piernas que todavía no olvida.

¿Nerviso por el concierto de mañana?, se le pregunta a Sergio. “No, estoy muy alegre; nervioso no, porque la música te hace feliz y estoy contento porque la OSN toca muy bonito”.

¿Cómo recibes las indicaciones del director Pablo González? “¡Muy bien! Porque siempre se puede tocar mejor”.

¿En qué piensas cuando tocas? “Cuando uno toca se encierra en una burbuja imaginaria: la música te envuelve, te encierra; y si escuchas a un bebé llorando mientras estás en el escenario... lo escuchas pero la música te arropa”.

¿En verdad pediste un piano de Navidad? “Sí, a Santaclós. Y luego le pedí a mamá que me llevara a clases de piano, y me gustaron hasta que llegué con la maestra Mariana Chabukiani, a los siete años”.

¿Has dejado las fiestas por el piano? “Cuando hay fiestas me voy más temprano, porque tengo clases, tengo que estudiar. Pero es un sacrificio necesario para mejorar; me gusta mucho tocar el piano”.

¿Qué dice tu maestra? “A mi maestra le gusta como toco, pero es muy exigente. Entonces cuando me dice ‘¡Excelente!’, es como si ganara las Olimpiadas”.

¿Quieres ser pianista profesional? “No lo sé. Tal vez pueda ser pianista y algo más, pero todavía no lo sé”.

El recorrido de Sergio para llegar hasta aquí, lo cuenta Sergio José Vargas García, el papá del niño artista: “Una vez que tuvo su teclado, de inmediato pidió que lo lleváramos a clases de piano. Lo apuntamos en la Academia Tchaikovski de Torreón, pero no se sintió muy contento, así que en septiembre de 2012 lo llevamos con Mariana Chabukiani, pianista de la Camerata de Coahuila”, comenta.

Para junio de 2013, Sergio tocó su primer recital en el Teatro Nazas, con otros pianistas; y para febrero de 2014 participó en el Concurso Nacional de Jóvenes Pianistas Parnassós, donde fue el más pequeño en su categoría y obtuvo un segundo lugar. Al siguiente año volvió al mismo concurso y obtuvo el primer premio. Ese mismo año fue inscrito en el II Concurso Infantil de Piano Cedros UP-Yamaha, se llevó el primer premio y el reconocimiento a la mejor interpretación de la pieza obligatoria.

En esa ocasión, Alberto Cruzprieto fue uno de los jurados y destacó el trabajo del niño. Después, en abril de 2016 actuó en el concierto De duendes, música y prodigios, con la Camerata de Coahuila y Mario Iván Martínez, donde interpretó el cuento sinfónico ¿Conoces a Wolfie?.

En esa ocasión, Mario Iván lo grabó y le envió el video al director de orquesta Carlos Miguel Prieto y a Marco Parisotto, de la Orquesta Filarmónica de Jalisco. Poco después fue invitado a llevar el mismo cuento sinfónico al Palacio de Bellas Artes.

Una semana después repitió la misma obra en el Festival Internacional Cervantino y en el Palacio Nacional. Finalmente, en 2017 apareció en el programa Grandes Chicos de TV Azteca; en marzo pasado volvió al Parnassós, donde obtuvo el primer lugar, y hoy se presenta como solista en Bellas Artes, recital que repetirá este domingo a las 12 horas, en el mismo escenario.

Hacia el futuro, cuenta su papá, ya tiene programado un recital en la Sala Nezahualcóyotl, en abril, donde repetirá el programa ¿Conoces a Wolfie?, con Mario Iván Martínez, el 30 de julio; y participará en el ciclo jóvenes en la música en la Sala Manuel M. Ponce, donde tocará la pieza Mamá la Oca, de M. Ravel, a cuatro manos con Cruzprieto.

Por último, comenta a Excélsior que Antonio Pompa Balbi ha invitado al pianista a un festival de música en Italia, para agosto de 2017, pero no sabe si será posible llevarlo, dado que hasta el momento no cuenta con subsidios financieros de las instituciones culturales que le permitieran hacer el viaje.

No hemos recibido apoyos, pero es algo que tenemos que buscar para que se le puedan ampliar los horizontes al niño, como en este viaje donde recibiría clases magistrales de pianistas muy prestigiados... Definitivamente el niño necesita apoyo, porque viajar cuesta”, concluye.

VIDA COTIDIANA DE UN PRODIGIO

Nombre: 

Sergio Vargas Escoruela.

Nacimiento: 

31 de agosto de 2005.

Estudiante: Cursa quinto de primaria en el Colegio Inglés de Torreón.

Primer recital: 

Junio de 2013

Hermana: 

María del Pilar (14 años).

Mascotas: 

Tres perros: pomerania, 

un alaskan malamute 

y un husky siberiano.

Aficiones: 

Bicicleta, ping-pong 

y basquetbol.

 

Comentarios