Videos que discriminen o humillen no monetizarán en YouTube

Videos que discriminen o humillen no monetizarán en YouTube

Estas nuevas directrices se han realizado para que los socios publicitarios vuelvan a anunciarse en YouTube sin temer que sus productos sean anunciados en videos que no desean

Nota y foto “Excélsior”

MADRID.

YouTube ha anunciado que denegará la monetización de videos con contenidos que discriminen o humillen, una decisión que se incluye en la actualización de las reglas que determinarán los videos subidos a la plataforma que puedan gozar de anuncios para su monetización.

 

Estas nuevas directrices se han realizado para que los socios publicitarios vuelvan a anunciarse en YouTube sin temer que sus productos sean anunciados en videos que no desean. Una de las primeras medidas que YouTube será denegar la monetización de videos con contenido que discrimine o humille a individuos o grupos debido a su raza, etnia, nacionalidad, religión, género, orientación sexual y más parámetros.

La plataforma de videos también ha querido dejar claro que el uso inapropiado de personajes de entretenimiento familiar -por ejemplo, de dibujos animados- será también una de las razones para no monetizar los videos. Aunque si el video es cómico o satírico, no recibirá ingresos si relaciona a estos personajes de entretenimiento con comportamientos violentos, sexuales o inapropiados.

YouTube también pretende ayudar a los creadores de contenido a subir videos que sean atractivos para los anunciantes. La plataforma ha prometido dar más detalles sobre los tipos de contenido que las marcas no quieren anunciar, aunque también reconocen que no es posible cubrir todos los escenarios.

Para cumplir con este objetivo, YouTube impartirá nuevas lecciones en su página de Academia para Creadores con el objetivo de instruir a los usuarios sobre cómo crear videos atractivos para las marcas. En este sentido, la plataforma recuerda que, aunque los videos cumplan con la normativa de monetización, su temática puede que sea correcta para un anunciante, pero no para otro. Por ello, la meta es hacer que el contenido sea adecuado para un amplio rango de anunciantes.

Con estas medidas, YouTube pretende recuperar la confianza de los socios publicitarios. Ariel Bardi, vicepresidente de gestión de productos de Google, reconoce en el comunicado que "las fluctuaciones de ingresos han sido inquietantes", aunque también asegura que la plataforma está hablando con los anunciantes para que YouTube "siga siendo un lugar donde los creadores puedan ganar dinero".